Analía Etchart: la educación como opción de servicio

Analía Etchart: la educación  como opción de servicio

“Cuando los docentes tienen proyectos, los alumnos tienen destino y cuando estos tienen proyectos, la Nación tiene destino”. “Recientemente jubilada luego de 40 años de docencia ininterrumpida, la Prof. Etchart continúa apostando a la educación, desde una óptica innovadora. Formada al lado de prestigiosos docentes, supo comprender la para nada fácil tarea de educar a las nuevas generaciones, como una verdadera vocación de servicio, y un verdadero compromiso con el futuro.
La ahora abuela, procura dejarle como legado a su pequeña nieta, la invalorable enseñanza de que con el mejoramiento personal, el conocimiento y el respaldo fundamental de la familia, soñar es posible, lo cual refleja al evaluar su carrera: “la intensa y extensa vida en la docencia, la hemos transitado en su mayor parte con felicidad”.

¿Cuándo y de qué manera surge la vocación docente?
Desde niña, mi madre Ita Peyró, Maestra de Primaria y Profesora de Español, fue mi primera referente; yo llegaba de la escuela y le daba clase a los muñecos. Luego la acompañé siendo adolescente, a algunas actividades, y a partir de Preparatorios di algunas clases particulares por un tiempo, para empezar luego formalmente como docente de Historia. Quien fue y ha sido mi principal referente es la Profesora Ofelia Piegas, a quien considero excelente investigadora e Historiadora, admirable mujer y amiga. También la Dra. Lidia Polto, quien me orientó y acompañó.

¿Cuáles fueron los destinos como educadora?
Comencé a la vez que estudiaba Notariado en Montevideo; mi primer Liceo fue el hoy Liceo Nº 4. También en los Liceos 1, 2, 5 y Nocturno; fui docente interina de Informática en la Escuela de Administración y Servicios, en el Liceo Nº 4 y en el Instituto de Formación Docente por algunos años. Luego como Directora efectiva por concurso, de 1999 al 2015. Anteriormente fui Subdirectora del Liceo IPOLL por tres años, 10 años como Directora del Liceo Nº 4, y culminé mi carrera docente en el Liceo Nº 5, dirigiéndolo desde el 2013 al 2015.

¿Le fue fácil el desempeño de una carrera tan compleja?
No fue fácil, pero eran otros tiempos, otro compromiso y visión, existía la idea de la capacitación permanente para el mejor desempeño de la actividad. El involucrarse es necesario, por eso participé como Delegada Nacional y Departamental por más de 20 años, encabezando una lista en su mayoría con docentes del Interior; integré comisiones permanentes, especialmente de educación en valores y de profesionalización docente. Desde el año 2007 al 2013, impulsé y trabajé en la participación juvenil, integrando el grupo permanente que publicó sus memorias y que dio nacimiento a los encuentros nacionales de estudiantes y a la formación de la mesa permanente. El cursar el postgrado y otros cursos me posibilitó la capacitación para el desempeño a través de la mejora continua.

¿Tuvo muchos retos como Directora de los centros de enseñanza que le tocó dirigir?
Muchos y variados, pero con optimismo se pudieron sortear. Recuerdo que dábamos la Copa de Leche, al ser un centro de contexto crítico, único alimento para muchos chicos. Se trabajaba en equipo, ayudaban las madres a preparar y servir; al panadero del barrio, le dábamos la harina que nos entregaba el Inda, y a diario nos proporcionaba el pan y una vez a la semana, bollos. También realizábamos Obras de Teatro como complemento, dirigidas por Yanely de Vecchi, excelente profesional y amiga. En el Liceo Nº 5, presentamos en el Larrañaga, «América entre luces y sombras» y por dos veces consecutivas ganamos el primer premio del Concurso de la Fiesta de la Juventud; en el Liceo Nº 4, realizamos la Comedia Musical basada en un libro del Conventillo del Medio Mundo.

¿Cómo ve el sistema educativo actual?
La Educación Pública necesita imperiosamente resolver problemas de formación docente, de carencias de infraestructura, de recursos humanos, de Equipos Multidisciplinarios, los que son imprescindibles en cada Liceo, los docentes, los adscriptos, las direcciones necesitan de su apoyo. Cada vez hay más democratización en el ingreso de más alumnos, pero, no es posible que todos egresen en tiempo y forma, presentando dificultades cognitivas, de aprendizaje, de los vínculos, de violencia en sus diversas formas. Nadie hoy puede sólo; precisa de otro, sea para aprender, enseñar, gestionar; es cuestión de agudizar el ingenio y la creatividad. Hoy a nivel secundario, se dan los mayores problemas, en la deserción, en la repetición, lo que se llama fracaso escolar.

Si tuviera en sus manos el poder decidir el rumbo que debería tomar la educación, ¿cuál sería el mismo?
En la multiplicidad de planes y programas, en que verdaderamente los intereses de los alumnos van por otro lado, no hay posibilidad de currícula construida. Se debe potenciar la Educación a distancia, especialmente para los adultos; el Liceo Nocturno presenta un gran problema con la deserción, con la motivación. En Salto, hay que instalar un centro secundario que contemple la extra edad exclusivamente, con currícula adecuada y docentes capacitados para el desafío; qué hacer para que los padres asuman efectivamente su rol. Se añade que algunos docentes faltan mucho y ello incide negativamente en los aprendizajes y la motivación, con el plus que en algunas materias no se consiguen suplentes. Hay que continuar descentralizando la gestión administrativa y de supervisión. Los procesos de enseñanza y de aprendizaje cada vez son más complejos, la cuestión radica en cómo ayudamos a que aprendan, sin caernos de nuestro rol de padres o docentes, lo que nos desafía y compromete a diario.

¿ Qué evaluación hace de tantos años al servicio de la educación?
Esta profesión me ha permitido conocer muchísima gente linda, chicos y adultos, hacer amistades y vivir para compartir aprendizajes, proyectos, sueños, alegrías y tristezas, pero sobretodo aprendí a ser, tratando de dar lo mejor. Los desafíos fueron muy intensos, pero siempre construyendo pro activamente, sobre la misión de educar para la vida, creciendo en valores. Inolvidables los alumnos y su gran diversidad, sus trayectorias y sus competencias, hoy puedo decir que estoy feliz de haber compartido y acompañado sus logros. Por eso mi reconocimiento a tantos padres comprometidos y la invalorable acción de los docentes, por la oportunidad de compartir e intercambiar, por permitirme orientar, motivar, y soñar haciendo posible aquello de que «Cuando los docentes tienen proyectos, los alumnos tienen destino y cuando estos tienen proyectos, la Nación tiene destino».

¿Podría contarnos alguna anécdota que recuerde?
Muchas, que con el paso del tiempo se aquilatan y ponderan. En el Liceo Nº 5, como docente de segundo ciclo, organicé un seminario sobre derechos humanos y una mesa de debate sobre el derecho a la vida. Entre otros, concurrió la Doctora Marina Vinci, recientemente fallecida, que sólo mostrando los instrumentos explicó cómo se hace un aborto. La sala estaba repleta de padres y estudiantes. Días más tarde me llamó la madre de una alumna para decirme que su hija, que estaba embarazada, había decidido tener a su hijo. Hoy es una hermosa joven. En tanto en Liceo Nº 4, ya como Directora, hacíamos una muestra anual de actividades. Una querida alumna, quedó sin luz eléctrica en la casa, y terminó su trabajo con luz de vela. Al otro día su obra lucía en la muestra. Hoy es una profesional, y me da mucho orgullo recordarlo.

En estos momento se encuentra gozando de su jubilación, pero tenemos entendido que continúa con muchas inquietudes que la llevaron a comenzar otra actividad docente, ¿de qué se trata?
Ahora, me encuentro estudiando Programación Neuro Lingüística, haciendo el Practitioner, y espero el año venidero lograr el Master. Pienso que hay ideas, prácticas y contenidos muy buenos, que sería buen momento para incorporarlos tanto a Primaria como a Secundaria. Ayudaría a docentes y estudiantes, a desarrollar la inteligencia emocional, integrando herramientas poderosas para mejorar la comunicación intra e interpersonal, ya que se define a PNL, como la ciencia y el arte de la excelencia personal. Además también se pueden y tendría que incorporarse recursos prácticos, para desarrollar habilidades cognitivas, ejecutivas y de inteligencia emocional, tanto con las Neurociencias y la Bioneuroemoción.

Sabemos que su familia ha sido su apoyo inobjetable, háblenos de ellos.
Sin lugar a dudas. Mi familia se compone de mi esposo Walter Olhausen, con el que llevamos 42 años construyendo el camino del amor y la tolerancia; tuvimos 4 hijas, María Belén, que es Contadora; Anna Karen, Odontóloga; Larisa Sofía, Cosmetóloga Médica; y Helen Veronique, estudiante de Ingeniería de Sistemas. Tres de ellas viven en Montevideo y una en Paso de los Toros. Y ahora, una nietita de 20 meses, Larita, que nos colma de felicidad y alegría y que es nuestro sol. Mi esposo ha interpretado, acompañado mi vocación y trabajo, la pasión por el hacer y las ganas de involucrarme intensamente; muchas veces con santa paciencia y comprensión, ya que resigné horas de familia. Y mis hijas, a veces también, junto a mis yernos que han entendido y comprendido; otras, han sufrido, pero siempre compartido y diciendo, aquí estamos. Solo resta decir que esta intensa y extensa vida en la docencia, la hemos transitado en su mayor parte con felicidad.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...