Con Alejandro González Irrazábal, Presidente de la Comisión Honoraria de Discapacitados de Salto

Nació con un problema congénito y se enfrentó a la vida creyendo  en su potencial

-“Las comisiones deben seguir trabajando juntas, por un mismo camino”

AQuién puede entender mejor a otros sino alguien que ha vivido en carne propia una discapacidad y mediante la educación familiar y la convicción de que querer es poder tuvo la fuerza necesaria para llegar a estudios terciarios.

Alejandro González Irrazábal (39) nació con un problema congénito denominado espina bífida,(a nivel de la columna vertebral) afección que afectó gravemente sus extremidades inferiores, obligándolo a usar muletas para trasladarse.

Con el apoyo incondicional de sus padres y el entorno familiar directo, se mentalizó a que esta dificultad no iba a poder más que sus ganas imperiosas de cultivarse en todo sentido, sin victimizarse, creyendo en Dios y en el potencial personal con el que contó para enfrentarse con todo y de lleno a la vida.

Desde el 13 de septiembre del 2005, preside la Comisión Honoraria de Discapacitados en Salto, organismo que depende directamente del Ministerio de Desarrollo Social.

– ¿Cómo vivió su situación a partir de la niñez?

– “Mi familia siempre me trató como si fuera una persona sin ningún impedimento físico.

Me exigieron siempre como a cualquier niño, justamente para que me desarrollara integralmente y llegara a cumplir estudios terciarios.

Hoy puedo decir que mi nivel académico es bueno y tengo deseos de concluir con la carrera de abogacía, la cual inicié hace algunos años”.

Dentro de sus proyectos a futuro está continuar y culminar con su formación profesional.

“En la medida que uno se proponga a hacer cosas… nada es imposible… la fe en Dios y en uno mismo, mueve montañas… ese es el canal a seguir para poder lograr los objetivos”.

Su niñez transcurrió serenamente… pues desde su lugar siente que es una  instancia donde no tenemos mucha conciencia de las situaciones.

“Generalmente no participaba de los juegos con mis compañeros… era más bien espectador…no recuerdo gestos de discriminación.

También creo que influyó que fui a un colegio católico (Colegio Parroquial Santa Cruz, donde hice todo el ciclo escolar…me sentí muy querido siempre.

Fue más complicado en la adolescencia, al concurrir al liceo, donde sufría algunas bromas que me dolieron… pensé en desistir de estudiar, pero con el apoyo de mis padres y los profesores entendí que debía continuar en una formación que me iba permitir abrir el horizonte de mi futuro”.

“Es fundamental creer en uno mismo”

Alejandro es del tipo de persona que apuesta siempre al diálogo, que es la forma más efectiva de limar asperezas y desacuerdos.

-¿Le contó enfocarse en sus estudios?

– “Sí, bien no fui un alumno brillante, tampoco fui mediocre (sonríe)… no repetí ningún año… estudiar… felizmente nunca me costó.

Leo muchísimo y me gusta estar siempre informado, estoy permanentemente intentando cultivar los conocimientos, más en la realidad que atañe a la discapacidad.

Creo en mis propias capacidades… me he sentido vulnerable en algún momento, como suele pasarle a cualquier persona.

Ello me llevó a abandonar la carrera, pero siempre estamos a tiempo… los años nos permiten convencernos de que querer es poder; la mente del ser humano es muy poderosa”.

-¿Cómo llegó a ser el referente por Salto en la Comisión Honoraria de Discapacidad?

– “En lo personal siempre me atrajo la política… soy un convencido que es el instrumento con que contamos para contribuir con la sociedad.

Y es fundamental actuar de manera tal que la gente decida confiar en nosotros.

Pienso que cuando todas las personas que pertenecen al espectro político entiendan eso, muchas cosas van a cambiar y caminar.

– ¿Cree que esos cambios van a llegar, que vamos a lograr una sociedad más evolucionada? Muchas personas sentimos que es más de lo mismo.

– “La ciudadanía ha demostrado una necesidad imperiosa de nuevas políticas y oportunidades y en ello debemos trabajar”.

Alejandro González empezó a militar en la Lista 738 del Frente Amplio, y se le dio la oportunidad de ser edil suplente (del 2005 al 2010).

La Junta Departamental cuenta con comisiones asesoras.

«El ámbito político pide que se cree una comisión especial, para que pudiera desarrollarme en el área.

La Directora Departamental de Salud Dra. Cristina González me propuso presidir la Comisión Honoraria Departamental de Discapacidad.

Dicha entidad está creada por ley 16.095 y posteriormente por resolución de Presidencia, pasó a la órbita del Ministerio de Desarrollo Social.

Me sugieren – luego de un tiempo – continuar representando al MIDES en la Comisión Departamental.

Existe la posibilidad que siga por cinco años más, pero lógicamente estoy a la espera de la resolución oficial de la ministra”.

– Durante su gestión ¿Cuáles han sido las fortalezas  y vulnerabilidades?

– “Hemos fortalecido a la institución como tal… en los primeros tiempos prácticamente casi nadie conocía cuál era el cometido de la Comisión Departamental de Discapacidad.

Siempre hemos contado con el apoyo de los medios de comunicación para difundir nuestro accionar y ello ha permitido que la gente nos conozca.

Trabajamos con PROCLADIS (Programa de Inserción Laboral para personas con Discapacidad, organismo que funciona en la órbita del Ministerio de Trabajo y depende de la Junta Nacional de Empleo.

Ésta maneja capitales que son de los trabajadores del entorno privado”.

«PROCLADIS instruye a las personas con discapacidad para que se inserten en el ámbito laboral, lográndose 37 inserciones.

La ley indica que el 4% de los cargos fiscalizados por el Gobierno, deben ser ocupados por personas con discapacidad.

En Salto los logros han sido muy buenos, nombrándose funcionarios en OSE, en la Junta Departamental y en la Intendencia de Salto”.

La Comisión cuenta también con un Programa de Ayudas Técnicas que le brinda oportunidades y apoyo material a personas discapacitadas de bajos recursos (sillas de ruedas, prótesis, bastones, andadores, audífonos, etc.).


Buscando el fortalecimiento de las asociaciones

Una de las finalidades que se persigue es que las asociaciones se vean fortalecidas entre sí, con todo lo que ello implica.

“Reconocemos que existe un gran debe con el interior del departamento, nos queda hacer más por el Salto profundo… esos pueblos alejados de las ciudades que no tienen conocimiento de que existen posibilidades de desarrollo para las personas con discapacidad” – agregó el entrevistado.

En la administración anterior se firmó un acuerdo con el Ministerio de Salud Pública para la rehabilitación de personas ciegas y de baja visión que se lleva a cabo en el Hogar de Ancianos.

Antes era necesario trasladarse a la capital del país, lo que implicaban gastos para los familiares.

Actualmente las personas cuentan con la posibilidad de ser rehabilitadas en nuestro propio departamento.

La educación es otro tema de preocupación para la Comisión Departamental para que muchos jóvenes puedan culminar sus estudios.

La inminente reglamentación de la nueva ley es primordial para seguir avanzando, siendo ésta mucho más amplia que la Ley No. 16.095.

“Desde la Comisión Departamental debemos trabajar en conjunto con todas las asociaciones, contemplando la gama de discapacidades.

ACIMSA (Asociación de Impedidos de Salto) es la entidad más representativa del departamento y nuclea a discapacidades diversas.

Para seguir avanzando, es necesario que sigamos tirando juntos para el mismo lado”.

Hoy por: María Fernanda Ferreira