Con Ivone Farías: A mediana edad cumplió el sueño de ser modelo

Edith Ivone Farías Núñez (51) nació en pueblo Belén y con tres años junto a su familia y hermanos se mudaron a barrio Artigas. Concurrió a la Escuela 14 de dicho barrio donde cursó toda la Primaria.
Su niñez fue muy humilde y la experiencia le brindó grandes herramientas para superarse a lo largo de la vida. Desde muy pequeña soñó con ser modelo y nunca pensó que a los cincuenta años iba a cumplir ese sueño junto a su hija Doménica, modelo profesional. Edith tiene cinco hermosos nietos… tres niñas y dos varones, que son su mayor tesoro.

1- ¿Qué imágenes mantiene hoy en su mente, de su niñez?
-«Íbamos a busca agua de una bomba cerca de casa. En barrio Artigas traíamos agua de la canilla de la plaza. Somos diez hermanos. Cuando tenía ocho años salíamos a pedir de la mano de un tío cieguito. Andábamos por todos los barrios.
Llegaba a casa y salía corriendo para la escuela
Por esa razón conozco cada lugar de Salto… cada casa y lo que nos daban.
Recuerdo a papá calentando naranjas en invierno que nosotros comíamos al solcito».

2- ¿Qué rescate hace de esa fuerte experiencia de vida?
Me siento muy orgullosa de todos mis hermanos que están todos bien, con sus familias armadas, gracias a Dios.
El pasado 5 de enero nos reunimos los diez hermanos y mamá.
Y damos gracias todos juntos unidos.
Mi papá falleció hace 27 años atrás… nosotros acostumbramos a rodear permanentemente a nuestra madre.
Solemos recordar todo lo que pasamos… nos reímos y le contamos las historias a nuestros hijos y nietos… todas nuestras vivencias de cuando éramos pequeños».

3- Una tierna anécdota para compartir…
-«Recuerdo a mi tío cieguito… nos dieron un pollo al horno esa vez… él bromeando dijo que era pescado y no quise comer aunque luego me dijo la verdad. Lo recordamos con mucho cariño… su nombre era Bernardo Farías… falleció dos años después que papá. Éramos muy pobres… no tuvimos nunca regalo de Reyes y usábamos las botitas marrones de goma todos los días… pero éramos muy sanos y felices».

4- ¿Y cómo siguió su vida?
-«Conocí a mi esposo en el baile que hacían en barrio Artigas. Estuvimos dos años de novios y nos casamos.
Fui la única hija que papá llevó al altar.
Hace 33 años atrás tuve cinco hijos… cuatro mujeres y un varón.
Pasamos mucho trabajo para criarlos.
Hacíamos de todo para llevar la comida al hogar.aldorso ivone001
Mi esposo hacía muchos kilómetros en bicicleta porque trabajaba en la Colonia 18 de Julio, en una chacra.
Yo venía comestibles y ropa.
Durante mucho tiempo me desempeñé laboralmente como empleada doméstica.
Luego un vecino le consiguió a mi esposo trabajo en el Cibarán donde estuvo veintidós años…
Actualmente trabaja en el Frigorífico Daymán. Yo también estuve en el Cibarán… renuncié y ahora atiendo un almacén en mi propia casa».

5- ¿Cómo se da su historia con el modelaje?
-«El sueño de mi hija Doménica era ser modelo y caminando por calle Uruguay vio un folleto y número de celular en una academia de modelaje.
Me comuniqué con la academia y la inscribí.
Cuando se organizó el desfile invitaron también a las madres que quisiéramos desfilar y lucimos los vestidos de Máxima Elisa.
Me sentí feliz… fue cumplir un sueño que tenía de niña y jamás pensé que iba a poder cumplirlo a mi edad».

6- ¿Qué otras cosas le regaló la experiencia?
-«Genial… Conocí muchas personas… fue una experiencia única… modelamos para tres tiendas.
La dinámica del desfile es adrenalínica… hay que cambiarse muy rápido para la siguiente pasada. Pero lo vivimos con mucha alegría y disfrute.
Soy muy observadora y siento que la experiencia me hizo crecer en varios aspectos.
Lo que viví en mi niñez me enseñó mucho también.
En turismo se llevará a cabo un desfile y entrega de diplomas donde Doménica mi hija recibirá el suyo.
Y allí también vamos a modelar las madres. Es probable que el evento se realice en la Costa.
Es el segundo diploma que recibirá Doménica, ya que el primero fue de FS Models, diploma de modelo profesional que le entregaron en Kibon, (Montevideo).
Personalmente también participé en Miss Beauty 2019″.

7- Cuéntenos sobre su hija Daniela Wilena… que recientemente cumplió su sueño de ser militar de la Fuerza Aérea, destacándose en la misma?
-«Desde niña le gustaban los aviones… les decía a todos que se iba a estudiar a la Fuerza Aérea. Siempre aseguraba que conduciría uno de esos aviones que de cuando en cuando cruzaban en el cielo.Culminó quinto año liceal… luego trabajó un año en la chacra arrancando chauchas, tomates, cargaba camiones con la hermana. Siempre iban juntas a trabajar. Luego arrancó naranjas en la cuadrilla de uno de mis primos y luego se fue a la Escuela Técnica Aeronáutica. Cursó tres años y se recibió de Cabo de Segunda de la Fuerza Aérea.
Ciertamente es un orgullo para todos nosotros verla allí. Casi no se puede creer todo lo que vivió y pudo cumplir con un sueño que acarició desde la niñez».

8- ¿Cómo arranca su hija Doménica a modelar?
-«Comenzó a los once años a estudiar modelaje en la Escuela Superior con Romina Alfonso en 2018.
En mayo del 2019 empezó a estudiar con FS Models en Guaraní Hotel Daymán.
Luego continuaron sus clases en el Hotel Daymán una vez al mes por tres horas con Roxane Machín que viajaba desde Montevideo a dar clases.
La llevábamos y la íbamos a buscar
Ahora está descansando, pues tuvo un año a full».

9- ¿Qué nuevos objetivos se ha trazado usted para el presente año?
«Continuar apoyando a mis hijos… seguir en la pasarela y disfrutarlo que día a día la vida me regala con salud, mucho amor y trabajo».

10- ¿Qué valores familiares le ha inculcado a sus hijos?
«En saludar y ayudar al prójimo sin mirar ni pensar… pedir permiso… sentarnos a comer respetando la mesa… conversar en la sobremesa… perdonar… no hablar mal de nadie.
Que primero nos miremos antes de hablar de los demás… llevarnos bien con todos y agradecer a Dios por todo y valorar lo que han hecho con tanto sacrificio».