Con La Licenciada en Comunicación Social Leticia Pou: Una cordobesa que recaló en Salto

Desde su Córdoba natal a Salto: “Aquí el ritmo de vida nos permite valorar muchas cosas”, nos dijo  Leticia Pou, proveniente de una urbe bastante más grande que la nuestra. Formó familia con un joven biólogo del departamento de Treinta y Tres; luego la vida y los aconteceres laborales los llevaron a radicarse en nuestra ciudad y desarrollarse en el seno de la Udelar, ambos en sus sendas especialidades.
Leticia Pou Paredes (33) nació en Córdoba capital, ciudad donde el cantante Rodrigo declarara en sus canciones, la credencial más genuina de sus lugareños es la peculiar entonación que le imprimen a cada palabra.
Se graduó como Licenciada en Comunicación Social, un estudio que realizó convencida de una vocación que vislumbraba desde sus tiempos de adolescencia.
La contactamos en su marco inspirador – su espacio de trabajo  – en donde confiesa sentirse realizada y le planteamos las 10 preguntas que compartimos seguidamente.
Desde su Córdoba natal a Salto: “Aquí el ritmo de vida nos permite valorar muchas cosas”, nos dijo  Leticia Pou, proveniente de una urbe bastante más grande que la nuestra. Formó familia con un joven biólogo del departamento de Treinta y Tres; luego la vida y los aconteceres laborales los llevaron a radicarse en nuestra ciudad y desarrollarse en el seno de la Udelar, ambos en sus sendas especialidades.
Leticia Pou Paredes (33) nació en Córdoba capital, ciudad donde el cantante Rodrigo declarara en sus canciones, la credencial más genuina de sus lugareños es la peculiar entonación que le imprimen a cada palabra.
Se graduó como Licenciada en Comunicación Social, un estudio que realizó convencida de una vocación que vislumbraba desde sus tiempos de adolescencia.
La contactamos en su marco inspirador – su espacio de trabajo  – en donde confiesa sentirse realizada y le planteamos las 10 preguntas que compartimos seguidamente.
¿Es la primera vez que se radica en una ciudad del exterior?
- “En realidad, antes de venirme a Salto, estuve viviendo tres meses en Río de Janeiro.Fue por motivos personales, pues mi pareja estaba en ese entonces allí y estuve haciendo una capacitación en otra área en la cual trabajo que corresponde al Teatro del Oprimido.
Posteriormente retorné a Córdoba y luego sí me vine a Salto.
¿La especialidad Comunicación Social difiere mucho de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación que se promueven en nuestro país?
-“En realidad la Licenciatura en Comunicación Social es muy similar a la LICOM que está instaurada en Montevideo.
En la Universidad Nacional de Córdoba donde estudié está enfocada en la comunicación y sus diferentes áreas.
En los tres años básicos pudimos ahondar en las diversas teorías de la Comunicación y algunas teorías sociológicas y en el cuarto año pudimos hacer la elección para especializarnos.
Existen tres propuestas vinculadas a medios (radio, televisión y gráfica) y opté por la radio.
También se promueve un enfoque desde la Comunicación Institucional y también la Investigación”.
¿De alguna forma la inquietud investigadora fue la que la trajo aquí?
- “No…  en realidad el motivo primario de mi radicación fue porque mi novio Matías Victoria es uruguayo – nacido en Treinta y Tres pero está trabajando también aquí en Regional Norte; es biólogo y desarrolla su actividad en el Laboratorio de Virología. Estuvo trabajando mucho tiempo en Río de Janeiro y luego se trasladó aquí. Tuve la suerte de que salió un concurso en mi área y aquí estamos”.
¿Cómo se siente en tierra salteña?
-“Ya hace poco más de un año que estoy instalada y me he adaptado muy bien. Considero que con los uruguayos tenemos muchas cosas en común, al menos con los cordobeses (sonríe). Estoy muy cómoda y nunca me sentí extraña aquí… sí por allí algunas costumbres son diferentes pero no me costó adaptarme en ese sentido. La ciudad es mucho más pequeña pero igual es algo a  favor  porque el ritmo de vida de Salto nos permite valorar otras cosas.
Lo que extraño es el entorno familiar.
En Córdoba tengo mis padres, dos hermanos (una hermana mayor y un hermano menor) y dos sobrinas”.
¿Su proyección apunta a continuar trabajando aquí en Salto?
-“Sí pues de hecho ya tengo la residencia transitoria, que se les brinda a las personas que vienen a trabajar.
Así que la idea con Matías es seguir aquí.
A menudo tenemos la posibilidad de escaparnos un fin de semana tanto a Córdoba como a Treinta y Tres. Así que vamos alternando y la llevamos bastante bien”.  “Hoy me di cuenta que seguí el camino que quería… nunca tuve dudas”
Adentrándonos ahora en su historial laboral ¿Cómo descubre que le gustaba la Comunicación?
-“Siempre me atrajo lo vinculado a la expresión.
De chica sentí una atracción por la radio y la televisión y también me gustaba escribir. Hoy me doy cuenta que seguí el camino que realmente deseaba… nunca dudé.
Estaba entre realizar estudios de locución o comunicación social… mientras estuve estudiando se me dio la posibilidad de poder trabajar en algunos medios y se me alentó a seguir en ello.
A la vez mientras estaba estudiando también me di el gusto de cumplir una materia pendiente que me había planteado desde la adolescencia que fue poder hacer teatro… mi otra gran pasión. Pude vincular a la Comunicación con las actividades artísticas y culturales”.
¿Cuál fue su primera experiencia en su área?
-“Teníamos una cátedra dentro de la Universidad que era de Producción Radiofónica que nos daba como un período de práctica en una radio que era bastante importante en ese momento; NB2, una radio AM.
Estuvimos un mes haciendo práctica como Asistentes de Producción y justo en ese momento en la radio estaban necesitando más gente. Me propusieron quedar ad honorem un tiempo. Afortunadamente se fueron dando algunas otras cosas y fui ocupando otros roles. Lo bueno es que me relacioné en un principio con gente muy abierta y generosa que me dieron la oportunidad de diversificar mi trabajo y me aportaron muchas valiosas sugerencias.
También hice producción que es algo que me encanta y di con otra persona que hacía un programa humorístico e incluía elementos de guionado y dramatizaciones al estilo radioteatro.
En ese momento fue que empecé a perfilarme en la radio y en cuestiones más artísticas”.
Llevándolo a lo literal ¿Cómo es el trabajo de producción en el ámbito radial?
-“Para mí tiene que ver con gestionar los contenidos que van a salir al aire… qué es lo que hay detrás de lo que la gente está escuchando.
Es la tarea de armado previo a lo que luego el oyente va a escuchar. Desde pensar cuáles son los contenidos que van a encabezar el proyecto y qué fuentes se van a seleccionar para los mismos. Si se va a seleccionar música o se va a hacer hincapié en un punto específico”.
¿Cómo se lleva con el periodismo escrito?
-“Aún escribo artículos para una revista de Córdoba que es de una ONg y es algo que me llena, si bien es la parte que menos he desarrollado.
En esa revista tengo mi espacio para escribir artículos relacionados al Arte y a la Educación.
Me encanta leer, escribir y teniendo ese perfil dirigido hacia lo artístico y educativo, me lleva más a las cuestiones de opinión, a tomar una postura definida.
Creo que las realidades van cambiando y existen ciertas fórmulas que ya no sirven. Es necesario estar abiertos al pensamiento de los estudiantes… no estancarnos en teorías o acontecimientos que pasaron.
En la Udelar estoy dando clases de multiplicación del Teatro del Oprimido. Se trata de una metodología que fue creada por Augusto Boal; una corriente que busca hablar de problemáticas reales vinculados a la opresión, un derecho humano que no está siendo respetado.
Mediante técnicas teatrales primeramente conocer cuáles son las situaciones de opresión y luego llevarlo al diálogo, a la interacción… y que todo esto genere reflexión”.
Un proyecto que estén desarrollando en la Udelar…
-“Estamos aplicando esta metodología en algunos liceos, en la Obra Social Don Bosco y en la Cárcel Departamental de Salto con el Programa “Aprender Siempre, éste último apoyado por el Ministerio de Educación y Cultura.
También llevamos adelante talleres del Teatro del Oprimido con otro docente.
La experiencia es espectacular…  se vuelve muy significativa para las personas privadas de libertad porque no solamente les permite cortar con la rutina sino que pueden expresar otras cosas”.
En cuanto al futuro me veo “Con mi pareja y embarcada en este camino de la Comunicación y el arte teatral.
Ojalá sean en detalles que me hayan hecho crecer”.
Leticia Pou Paredes se siente una privilegiada porque ha podido desplegar sus dotes vocativas en todos sus emprendimientos… y sin dudas su temperamento empático la ha llevado a abrirse sus propias puertas.
Comunicarnos es comenzar a entendernos… y nos permitimos citar una frase de Paulo Freire: “el diálogo implica una mentalidad que no florece en áreas cerradas, autárquicas.
Éstas por el contrario constituyen un clima ideal para el anti diálogo. Para la verticalidad de imposiciones”.