- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Con la Licenciada en Psicología Cecilia Casola Venturini:

Reflexiones y vivencias de una profesional de nuestro medio “Siempre he mantenido un muy buen vínculo con la gente”

María Cecilia Casola Venturini es psicóloga de profesión y vivió prácticamente toda su infancia en la zona de 8 de Octubre casi Blandengues. “Tengo muy buenos recuerdos… solía escuchar el sonido del tren” – comparte.
A partir de los tres años concurrió al Colegio y Liceo Crandon. Allí cumplió hasta el Ciclo Básico y posteriormente cursó su Bachillerato en el Liceo Ipoll. “Fueron años que experimente diferentes intensidades de mi vida, con recuerdos muy gratos y un muy buen grupo de amigos… muy compañeros y felizmente estos años nos hemos reencontrado con la mayoría y tenemos ese sentimiento como que nunca dejamos de vernos”.cecilia casola001 [1]

1- “HASTA EL DÍA DE HOY ME ATRAE TODO LO RELACIONADO CON LA ECONOMÍA”
¿Cómo fue su adolescencia?
-”Salíamos mucho… nos sentábamos a mirar automovilismo… nos juntábamos a ver fútbol… compartíamos diferentes instancias, realidad que era poco común en aquella época.
Organizábamos cóctels y las chicas llevábamos algo para comer y los varones las bebidas.
Luego pasé a estudiar en el Liceo Ipoll y aún en ese tiempo mi vocación estaba lejos de la Psicología. Pensaba ser economista. Me gustaba mucho la Matemática, las ciencias, las ciencias sociales y la decisión fue un tanto complicada”.
Cecilia llegó a ingresar a la Facultad de Ciencias Económicas y luego abandonó.
Psicología era otra disciplina que llamaba su interés pero Cecilia no se animaba a irse a la capital… “Fue un cambio muy importante en mi vida… me costó adaptarme a Montevideo y me venía a Salto todos los fines de semana y ello significó un gran sacrificio por parte de mis padres”.
Cuando surge en Salto la carrera se inscribió cuando su hija Martina tenía dos meses de nacida y concluyó su formación cuando su retoño Emiliano tenía ya siete meses y su otra hija Antonella tenía ya cinco años.
“Recibí mucho apoyo de quien era mi pareja en ese momento. Siempre mantuve un buen vínculo con la gente y ello me ha abierto muchas puertas en la Psicología. Soy buena escucha”.

2- ¿De qué manera fue desarrollando su instancia formativa?
-”Me fui formando en algunos temas de prevención y promoción de salud, los cuales me parecen fundamentales pues el primer nivel de atención de salud es una realidad no menor y nos acerca muchísimo a los Derechos Humanos. Siempre que veo un atropello o un suceso injusto me genera una frustración importante. No me puedo adaptar al hecho de que la gente para acceder a algunos servicios tenga que valerse de contactos. Me cuesta mucho aceptar a una sociedad sin igualdad de oportunidades.
Me genera malestares importantes si bien he aprendido a manejarlos. A partir de allí comencé a trabajar en cuestiones de Género y Violencia en forma voluntaria en la Intendencia. Y luego entré al equipo de Servicios Especializados donde estuve nueve años. Fue una etapa de gran trascendencia para mí. Fue el primer equipo que surgió en nuestro departamento a partir de IN Mujeres y fuimos construyendon, un nuevo camino.
Todo fue un gran aprendizaje y el protocolo de atención surgió sobre la marcha de trabajo.
Tuve dos muy buenas compañeras en la atención directa en el 2009. Logramos que las mujeres pudieran cumplir sus procesos en la salida de la violencia, realidad que es muy compleja. Comenzamos a desarrollar varias tareas con diversas instituciones. La Psicología nos permite llegar desde otros ángulos, más allá de lo clínico.
En pleno siglo veintiuno, no todo el mundo accede lamentablemente a la atención de salud mental. A un psicólogo no se accede fácilmente y ello me parece muy injusto.
Si se diera lo contrario, la sociedad en su conjunto podría contar con mayores herramientas, haciéndoles la vida más fácil.
Todos contamos con diferentes mecanimos para afrontar las vicisitudes humanas. Claro está que aunque los padres crien de la misma forma a sus hijos, éstos son diferentes.
La realidad nos afecta con distinta subjetividad. Depende de muchísimos factores y pasar por un psicólogo es una buena promoción y prevención de salud.
Rescato también que desde muy niña fui al psicólogo y creo que ello marcó la diferencia en mi forma de ser. Era muy tímida y con la intervención de aquel momento pude experimentar cambios muy positivos.

3- ¿Qué rescate hace de sus experiencias en el campo laboral y afectivo?
-”Muchas de las mujeres hasta el día de hoy se comunican conmigo… sigo recibiendo mensajes y ello para mí es muy gratificante. También pasa que tengo una actitud de vida y trato de que haya un movimiento en las personas. Cuento con una fuerza que tiende a movilizar al otro… me paro desde lo proactivo”.

4- ¿Qué le ha proporcionado el campo de la Psicología?
-”Realmente la Psicología es mi vocación… la ejerzo desde el amor y le pongo mucha garra.

5- ¿Cómo se involucró en el Plan Juntos y qué análisis hace de su aporte en el mismo?
-“Primeramente quedé en carácter de suplente y entré a cubrir una licencia maternal y luego me quedé. Aún sigo desarrollando allí tareas comunitarias con la gente. Me he podido acercar a la comunidad sin prejuicios ni preconceptos. A veces no es tan fácil dejar de lado los estigmas que tenemos. Plantearnos la vida desde el lugar del otro, escuchando y sintiendo las necesidades.
Es el desafío mayor, como profesional en territorio poder lograr un vínculo horizontal de confianza, ayudarlos a que se piensen a empoderar.
La persona tiene que quedar con herramientas para seguir moviéndose sino la intervención no sería valedera. Por otra parte la educación es la que nos brinda derechos.
La mayor parte de las personas está por fuera de las instituciones y eso es muy duro.
A veces lastimosamente el propio sistema expulsa y resulta muy doloroso”.

“CULTURALMENTE RESPONSABILIZAN A LA MUJER DE MUCHAS COSAS”
6- ¿Qué tipo de hechos la mueven a replantearse aspectos de su vida?
-”He podido advertir la realidad desde la complejidad. Nada es unicausal en la vida… Antes se pensaba desde una realidad mecanicista. Mi carrera me ha permitido ver que todo es más complejo y está interrelacionado.
Poder ver y ajustar la realidad y saber que va más allá de una causa… ello me ha aportado la Psicología y ha sido determinante en mi vida y cotidianeidad. Siempre tendemos ver la realidad desde un solo foco. Culturalmente siempre la mujer es responsable de muchas cosas. En muchas realidades la mujer tiente como una responsabilidad extra y ello nos impide avanzar como sociedad”.

7- ¿En cuáles proyectos continúa trabajando?
-“En el Plan Juntos y en la Policlínica de Salud Sexual y Reproductiva de Salto Nuevo, trabajamos en equipo y resulta muy beneficioso… es otra de las facetas de la profesión que nos permite replantearnos cosas… dejar algunos egos de lado, aprontar la escucha desde la interdisciplinariedad. Atendemos junto a un ginecólogo, un trabajador social y una partera. Se trabaja todo lo relativo a la salud sexual, derechos, salud sexual, métodos anticonceptivos, interrupción del embarazo con mujeres jóvenes y adolescentes. Hay otras propuestas laborales que están a confirmarse”.

8- ¿Cuáles son las mayores fortalezas y vulnerabilidades que advierte en la sociedad salteña?
-“Vivimos en una sociedad muy neoliberal… más tenés… más sos y a más pertenecés. Ello ha llevado a priorizar el egoísmo y el individualismo, más allá del intento de inclusión desde las políticas públicas. Hay mucha gente que está por fuera de los sistemas y de las instituciones. La gente se protege a sí misma y ésto hace que seamos menos solidarios con el otro. Nos estamos volviendo más primitivos… al ojo por ojo y diente por diente. A hacer justicia por mano propia. Existen episodios alarmantes en lo que corre del siglo que estamos viviendo. Se ve también en la discriminación”.

9- ¿Cómo proyecta su futuro?
– “Por el momento me veo trabajando en el área que estoy desarrollando en la actualidad”.

10- ¿Cómo podremos recuperar los valores perdidos y lograr una sociedad más humanizada?
-”Es necesario trabajar mucho sobre las emociones que es una de las fantásticas vetas de la Psicología… que el niño pueda expresar sus emociones desde niño. Que nos pueda importar realmente el otro. Debemos replantearnos muchas cosas. Debemos mejorar muchas cosa e interesarnos por los demás… por otra parte saber expresar qué nos pasa”.

Hoy por:  María Fernanda Ferreira