“El living de mi casa fue mi primer escenario”

Abril Pereira Beasley (22), joven cantante y actriz salteña formada en el EMAD (Escuela Multidisciplinaria de Arte Dramático), se encuentra hoy desempeñando su actividad artística en el Teatro Solís. “Me crie en una familia de artistas. Mis hermanos son bailarines, al igual que mis padres, que a su vez son docentes… así que me gusta decir que bailo desde la panza… desde allí viene mi amor por las artes escénicas” –compartió con “Al Dorso”.

1- ¿Con qué edad comenzó con el canto y la danza y cómo fueron sus primeros pasos?
-“A los cinco años ya bailaba, los domingos en mi casa me levantaba escuchando mucho folclore y bailando.
El living de mi casa fue mi primer escenario.
Si bien en Salto de chica realicé unos talleres de teatro donde pude hacer comedia musical, hasta los 18 años me considere enteramente bailarina, primero de danzas folclóricas, pero también incursioné en la danza clásica y contemporánea. Siempre intenté tener una formación artística lo más completa posible.
A los 18 años me mudé a Montevideo para audicionar para la carrera de actuación de la EMAD (Escuela Multidisciplinaria de Arte Dramático) y cantar no estaba en mis planes, pero a medida de que empecé a formarme como actriz descubrí las otras posibilidades que tenía mi cuerpo como por ejemplo el canto.
Hoy me considero por sobre todas las cosas actriz y cantante”.

2- ¿Cómo fue viviendo año tras año el aprendizaje de una disciplina que requiere de mucha constancia y dedicación?abril pereira 001
-“Desde muy chica supe que no se trataba de un hobbie, si bien siempre lo hice con mucho disfrute, entre familia y amigos siempre tomé al arte con mucho profesionalismo, entonces la disciplina ocupa un rol fundamental, son cosas que aprendí en mi casa desde chica, y que a la hora de enfrentar una carrera formal facilitan un montón de cosas.
Tener el apoyo de familia y amigos es fundamental cuando la cabeza de una se encuentra sumergida en cosas tan especificas….
Y ni que hablar de la vocación y el amor por lo que una hace que es fundamental”.

3- ¿En qué momento descubriste que también querías ser actriz?
– “Fue como a los quince, hasta ese entonces mi sueño era ser bailarina. Siempre fui amante del teatro y un día descubrí la existencia de la EMAD.
En ese entonces no estaba tan segura de querer ser actriz, pero en ese momento entendí que la escuela podía darme la formación que necesitaba”.

4- ¿Qué particularidades tiene la formación en la EMAD?
-“La EMAD es una escuela que este año cumple 70 años y que ofrece carreras de formación terciaria y desde hace unos años es una unidad asociada a UDELAR.
Está la carrera de Actuación, la de Diseño Teatral y en estos últimos años se crearon la Tecnicatura en Dramaturgia y nuevos posgrados en docencia en Expresión Corporal y en Dirección Teatral.
A nivel de actuación es la carrera más completa que existe en todo el Uruguay, con docentes de mucha experiencia como Levon, Norma Berriolo, Alberto Sejas, Sara Sabah, Flavio de la Cella, Bernardo Trias, Roberto Suárez, o Marianella Morena.
Muchos de ellos fueron maestros para mí.
La escuela es muy demandante, es difícil entrar y después también lo es sostenerse entera ahí adentro.
No hay lugar para descansar, es imposible no verlo todo con una mirada teatral, todo el tiempo se sacrifican cosas. Las emociones están a flor de piel y es un constante trabajo sobre tus posibilidades y frustraciones”.

5- ¿Cuántos años estudió allí y qué análisis hace de los conocimientos recibidos?
-“La carrera de actuación tiene una duración de cuatro años, donde la escuela pasa a ser tu lugar de residencia, es más mi casa que mi casa.
Es mucho el tiempo y son muchas las experiencias que los estudiantes vivimos ahí adentro.
Es una formación muy rigurosa para los actores donde se ofrecen múltiples lenguajes y estilos, es necesario tener el cuerpo y la mente disponible para habitarlos todos…
Y todo se vive con mucha intensidad.
La escuela me ha abierto un abanico de posibilidades enorme, como trabajar tanto en el medio teatral uruguayo, o en el audiovisual, o hasta incluso me he descubierto como presentadora de grandes eventos como puede ser el arte y juventud.
También en la escuela fue donde descubrí que podía cantar y entonces pude empezar a desarrollarme por ese lado, cantando en murgas como en Tute y Conga (murga joven) o también en Cero Bola (murga de mujeres), formando mi propia banda y también cantando en el Coro Rapsodia. El teatro en sí mismo es un camino de autodescubrimiento infinito”.

6- ¿Cómo estás viviendo la experiencia de trabajar en el teatro Solís?
“Es sumamente enriquecedora.
Empecé a trabajar en el teatro a principios de enero a través de una pasantía que ofrece la EMAD a 2 actores en un convenio con la Intendencia de Montevideo y el Teatro Solís.
El trabajo consiste en hacer intervenciones teatrales en las visitas guiadas que se realizan todas las mañanas en el teatro.
7- ¿Cómo es la dinámica del trabajo?
“Son tres intervenciones por visita, dos veces al día, por lo que a fin de cuentas realizamos unas sesenta intervenciones al mes. Es muy desafiante actoralmente sostener y mantener viva la escena después de tantas repeticiones y a la vez es muy divertido. Con mi compañero (Ezequiel Nuñez) y mi director (Alberto Sejas) creamos un hermoso equipo de trabajo”.

8- Cómo ve posicionada arte escénica en nuestro país?
-“El circulo de las artes escénicas uruguayas puede parecer chico y acotado, y de hecho medio que nos conocemos entre todos, y si bien existen varios programas de apoyo a la producción de las artes escénicas a veces son escasas para la cantidad de gente que trabaja en este rubro y ello hace que sea muy difícil sacar adelante todas las producciones que nos gustaría. Aún así hay muchos actores y directores jóvenes investigando y creando, buscando nuevos lenguajes que hablen un poco más de nosotros, así como también hay varios uruguayos que tienen mucho éxito en exterior.La sociedad vive un momento donde la gente está muy acostumbrada a consumir arte a través de plataformas digitales, y eso resulta muy cómodo. Esto significa un gran desafío para los que apostamos por el encuentro, ¿Cómo sacar a la gente de esa comodidad para que vaya al teatro?”

9- ¿Cuáles son sus proyectos futuros?
-“Me gustaría poder trabajar un poco más en lo que refiere a la murga y la puesta en escena en carnaval y desarrollarme en el ámbito musical. Tengo ganas de hacer muchas cosas, pero en principio seguir formándome y actuando. Apuesto a poder trabajar como actriz en Montevideo, en Salto, o en el exterior, que es para lo que me he formado todos estos años”.

10- ¿Qué obra está preparando en estos momentos y cómo es el clima que se vive en el Solís?
– “Actoralmente en este momento tengo ganas de seguir desarrollando un monoólogo que creé hace unos años que habla un poco de mí y de Salto. Musicalmente en este momento estoy en un proyecto de banda que fusiona la música electrónica con el rock y algunos ritmos más nuestros donde buscamos tener una propuesta escénica definida.
Y por supuesto que seguir cantando en murga que es un género que me apasiona y donde disfruto mucho el contacto con la gente”.

Hoy por: María Fernanda Ferreira