José Baldassini

Hoy por: Por: Dr. Adrián Báez

Nuestro entrevistado emigró a los Estados Unidos hace 47 años, lugar que adoptó como suyo y donde se perfeccionó en el plano académico, lo que lo llevó a ser honrado con el título de Profesor Emérito por la Kean University de Nueva Jersey. Con su vasta trayectoria como Doctor en Educación, nos

brindó su visión respecto a la situación educativa nacional y su convicción que sin la formación, peligra la libertad.

1- ¿Salteño de pura cepa?
Nací en Salto, en la zona de Corralito, pero hace 47 años que estoy en Estados Unidos. Luego de ejercer la docencia por más de 30 años, ahora estoy retirado de la Universidad.

2- Dicho retiro ocurrió con un importante galardón, ¿es así?
La Kean University de Nueva Jersey, que forma parte de siete universidades, me designó Professor Emeriti en Latín, que se lo dan a aquél que ha hecho algo extraordinario o fuera de lo normal en la Universidad. Y, este señor de aquí, de Corralito, parecería ser que hizo algo extraordinario, si no, no se lo hubiesen dado. El homenajeado tiene que ser nombrado por otros profesores, luego la propuesta pasa al Consejo de la Universidad y, después, es firmado por el Presidente. Es interesante la historia de dicha Universidad, y el por qué lleva ese nombre. Sucede que, el dueño de esos grandes campos entre 1850 y 1870, aproximadamente, regaló una parte y, ahí, se fundó la Universidad. Por eso lleva el nombre Kean.

3- ¿Doctor en Educación?
Sí, exactamente, por la Rutgers University. Mis logros académicos son los siguientes: Instruction and Educational Leadership, B.A., Instituto Miguel Rua, Uruguay; M.A., Pontifical University, Rome; M.A., Montclair State University; Ed. D., Rutgers UniversityAL DORSO José Baldassini
La Universidad que me condecoró, es una de las más importantes; ahora tiene unos 52 mil estudiantes. La línea de ómnibus de la universidad, para que se trasladen los estudiantes, para que tenga una idea, es más grande que la de Salto. Tiene todo, desde investigación científica en medicina, hasta arquitectura, ingeniería, matemática, etc.

4- ¿Qué opinión tiene sobre la educación uruguaya?
Le voy a ser sincero; no sé mucho de la educación de aquí, pero, por lo que he visto a través de los diarios y aquí en Salto, me permito decirle una frase: “juventud sedienta de saber, un poco desorientada”. Esto, no es una propiedad de Uruguay, el estar desorientado, sino que lo es del mundo.

5- ¿Observa muchas diferencias con la mentalidad que sobre el tema existe en Estados Unidos?
Hagamos distinciones para entender. No se olviden que, hace muchos años atrás, pasó por el Uruguay y por Argentina, una persona que se llamaba Albert Einstein, a quien le gustó más Montevideo que Buenos Aires. ¿Y saben por qué? Porque Argentina, según él, se parecía a Estados Unidos. Uruguay, en tanto, tenía buena educación, buena cultura, y mucha libertad. Por lo tanto, no todo ha sido malo.
Primero, por qué pagan mejor en países como Estados Unidos; porque hay más dinero. Segundo, porque tienen un gran concepto de lo que es la investigación. Por qué Estados Unidos es tan grande; qué diferencia hay entre su cabeza y la mía, ninguna. Usted es tan inteligente como yo o cualquiera. Pero si a un niño se le da el poder de investigar, ese niño va a descubrir cosas que el otro, que no usa la cabeza para investigar y estudiar, no va a descubrir. Estados Unidos le ha dado mucho poder a la enseñanza y ha invertido muchísimo en ella. ¿Saben cuántas universidades hay en Estados Unidos? Más de 3000. Con 20 a 100 mil estudiantes, la cantidad de ciudadanos que tiene Salto. En nuestro caso, la universidad uruguaya es mediana. Allí todos quieren estudiar. Y hay posibilidades que quien egresa, pueda hacer mucho dinero. Lamentablemente, aquí, se reciben de tal o cual carrera y se preguntan a dónde van a trabajar y piensan en emigrar. Esa es la gran distinción.
Tercero. Estados Unidos es lo que es, aunque en estos momentos es como un avión que está pasando por turbulencias, por el gran poder creativo que tiene, esa es su gran fortaleza. Y, de dónde proviene; de las universidades y del estudio de las mejores cabezas del mundo. Por lo tanto, recomiendo tres cosas: potencia, dinero y el poder de la creatividad.

6- Por lo tanto, desde su óptica, ¿nos falta mucho trecho por recorrer?
Muchas veces escucho decirse que el Uruguay no sirve. Al contrario; el Uruguay sirve, es muy bueno. Uruguay tiene centros de estudios muy buenos, grandes, medianos y pequeños. Un ejemplo, este, Mundo Nuevo. Ustedes no saben la influencia que institutos como estos tienen. Se los digo porque, nosotros, que venimos de afuera, podemos analizar las cosas de forma objetiva y comparar con los lugares en donde estamos. Este tipo de institutos acobijaron a muchísimos alumnos; en el caso de Mundo Nuevo, el número exacto es de 4.500 alumnos registrados desde el 2001. Y, desde que se fundó en la década del 70, pasaron otros tantos, llegando a la cifra de 12.000 alumnos. Este tipo de enseñanza ha dado oportunidades a muchos jóvenes y no tanto, de obtener formación a través de carreras que los prepararon para el hoy. Si eso se apreciara, el gobierno colaboraría económicamente con este tipo de lugares para que ahorraran dinero y así incentivarlos.

7- ¿No generaría polémica una propuesta así?
Sin lugar a dudas. Y, además, nos dirían, nosotros somos los encargados de educar. Pues, entonces, eduquen bien. La competencia no es mala, es buena. Les cuento un cuento que es verídico. Dos maestros se quejaban de que había un árbol de manzanas que les molestaba, ya que los niños solamente tocaban las manzanas. Un día, el Director se enojó tanto por el dilema de las manzanitas, que cortó el árbol de sopetón. Terminado el tema. Así se toman muchas de las soluciones en la educación. No señor. Así no debe de ser. El proceso de la educación es como subir una escalera, es despacio y lleva tiempo y, si uno lo quiere terminar rápido, se cae o no llega. El proceso de la educación, es como crecer.

8- ¿Cómo se hace para captar la atención de los jóvenes y que la educación se les vuelva atractiva?
Volvemos al punto de la creatividad. En este caso, la creatividad del maestro y del sistema educativo de buscar aquello que atrae al alumno. La educación no puede añorar el pasado; la educación tiene que utilizar toda la tecnología que está a su alcance para fomentar el entusiasmo en el joven.

9- La falta de una buena formación, ¿acarrea muchos males?
Hoy estamos completamente envueltos en las comunicaciones. Lo he dicho en varios grupos, los comunicadores, los periodistas, son absolutamente importantes, ya que el mundo está cambiando y hay una tendencia a gobernar olvidándose de la democracia. Cambian los nombres: socialismo-liberalismo-comunismo-populismo. Y que es esto último, es poner al pueblo en contra de su enemigo, que quién es, la élite; y quién es ella, nadie o todos; y quién es el pueblo, nadie o todos. Eso es un confusionismo. Por eso necesitamos que la prensa del mundo, sea tremendamente fuerte; muere la prensa, muere la libertad.
Turquía, Brasil Afganistán, Venezuela, Estados Unidos, países de Europa, son lugares donde hay una terrible tendencia a gobernar sin la ayuda de la democracia. Cuando uno quiere tomar una decisión rápida, es mucho más fácil gobernar sin el consentimiento de muchas personas y comisiones, por ejemplo, y, eso, es lo que está pasando en Estados Unidos, por ejemplo. Por lo tanto, este es el momento en que la prensa, la televisión, los investigadores, tienen que defender la libertad. Así tiene que ser; con investigaciones, con estudios.

10- ¿La política estadounidense se entromete en el área educativa?
Sí; y es malo en muchos casos. Cuándo es bueno; cuando se le da libertad al que sabe. Cuando el Estado le da a los maestros, que fueron los que estudiaron para enseñar, la libertad suficiente para actuar. Ahora, cuando ese Estado monopoliza los modos de enseñar a través de vouchers, eso, quita la libertad. Entonces, se pone a la escuela pública en contra de otros centros de estudios que están subvencionados por el Estado, porque se dice que la pública no marcha. La solución, como lo dijimos, no es cortar el árbol de raíz, no; la solución no es crear otras escuelas, sino que, hay que darle a las existentes otras herramientas para que puedan subir. Los problemas educativos se resuelven buscando los puntos más difíciles de los problemas, valga la redundancia, y actuando. Y, creo que, esas soluciones deben y provienen del sector educativo, de aquellos que saben, que se prepararon para la enseñanza. El Estado debe actuar en su margen, no pasarlo.