“Peñarol tiene un gran futuro”

“Peñarol tiene un gran futuro”

Nuestro entrevistado de hoy, es depositario de una vasta experiencia y trayectoria en lo que refiere al fútbol y a la dirigencia en el histórico Club Atlético Peñarol de Salto, fundado el 6 de marzo de 1915. Enrique Antonio Vidal, supo ser compañero de juego de glorias como Pedro Virgilio Rocha, y en su actual condición de dirigente, reivindica la necesidad e importancia de la participación de la gente joven, como sucedía en tiempos en los que él y tantos otros, se arrimaron al aurinegro.AL DORSO ENRIQUE ANTONIO VIDAL

1) ¿Qué significa el fútbol para usted?
Creo, en primer lugar, que las personas nacen con determinadas condiciones. Yo, nací con condiciones para jugar al fútbol, además de gustarme dicho deporte. Claro, en aquella época, los años 50, la única distracción que teníamos, era jugar en el campito. De esa forma, fue apareciendo la pasión, con la cual adquirimos cierta capacidad para el juego, conocimiento que luego fuimos perfeccionando. En fin; es un sentimiento que nace desde adentro, por eso, miro todo partido que me sea atractivo, sea nacional, regional o internacional. También leo y escucho todo aquello relacionado, que me permita ver de qué forma podemos ayudar a nuestro amado Peñarol.

2- ¿Desde cuándo forma parte del Club Atlético Peñarol?
Me acerqué a Peñarol por una invitación de Bellagamba, viejo dirigente del club; yo en ese entonces, le hablo de 1950, cuando cursaba 3er año del liceo, ni sabía de qué color era la camiseta de Peñarol (risas). Enseguida le dije que quería jugar, ya que me defendía bastante bien en el juego; así, empecé a jugar en la 4ta; en 1951 salimos campeones, y en 1952 ya jugué en 1era, durante 17 años, siendo el primero en hacerlo, de ese cuadro de la 4ta que había salido campeón.

3- ¿Cómo era jugar en el Peñarol de ese entonces?
En esa época Peñarol tenía un cuadro muy rejuntado; el que, había bajado a la B por primera vez, en 1942. Venía, por lo tanto, de un desgaste, habiéndose quedado sin jugadores, siendo que en ese entonces era un cuadro muy importante a nivel local.
Lo formaban muchos veteranos, con pocas virtudes, digámoslo así. Luego, se armaron tres sectores: de la Zona Este, llevamos a algunos jugadores compañeros, Parodi, Dávila, García; del Cerro, se sumaron los Rocha, los Quintana, los Suárez y los Medina; y, del Lazareto, unos cuantos más. De ese grupo, salió el Peñarol campeón del 58. Pero qué pasó; en esa época el ascenso no era directo, por lo que tuvimos que jugar un partido con Almagro, que había salido último en la A, ganándonos 2 a 0 en el Dickinson, y tuvimos que quedarnos en la B.
En 1959, a consecuencia de lo que nos ocurrió, que fue una injusticia, porque, que un cuadro que había salido campeón en su división, tuviera que jugarse el ascenso con el que salió último en la suya…; fue que se hizo la modificación para que el ascenso fuera directo. Y ese año, salimos campeones invictos; ya jugaba Pedro Virgilio Rocha, el hermano “Coco” Rocha y Dávila.

4- ¿Podemos decir entonces, que supo pasar momentos difíciles y gloriosos del club?
Como no. En 1960, ya se fue Rocha a Montevideo, y en ese año, salimos Vicecampeones y Campeón Ferro, quien nos sacó tres puntos de ventaja. La verdad, es que en esos años, teníamos un muy buen cuadro, muy bien armado. Después, las cosas se fueron dando, a veces bien, a veces no tanto, pero, siempre estuvimos al pie del cañón. Creo que la mala racha ha sido causa de que no hemos podido o sabido formar a nuevos directivos como se hacía antes. En mi caso particular, además de jugador, tuve la oportunidad de ser directivo e ir aprendiendo de aquellos dirigentes.

5- ¿Existe mucha diferencia entre el fútbol de antes con el de ahora?
Bueno. Los cuadros que había antes, todos, tenían muy buenas figuras, de primera calidad. Ferrocarril, Salto Uruguay, Nacional, Almagro, para hablarle de los cuadros grandes de la época.
Recuerdo que, también hubo cuadros que lamentablemente se fundieron, y los que, como Independencia, tenían un plantel fenomenal.
Ahora, hay una diferencia total entre los jugadores que conforman la selección, por ejemplo, con los que formaban la selección del 60 para adelante.

6- El futbolista actual, ¿juega por amor a la camiseta o exclusivamente por un fin económico?
Para ir a jugar a la selección, había que jugar; no era jugar como ocurre hoy, más por el amor al dinero que por el amor a la camiseta; era al revés; se jugaba pura y exclusivamente por amor a la camiseta.
Había jugadores muy buenos, pero, no todos quedaban en Montevideo. Le pongo el ejemplo de Rubén Grassi, quien fue a la capital, y después, volvió a Salto por asuntos familiares, y era el mejor jugador de esos tiempos.
Recuerde la anécdota que cuenta que después de ganar el Mundial del 50, los jugadores fueron a festejar a un carrito de cachorros quentes en Copacabana; hoy, el festejo sería muy diferente.
Por otra parte, es cierto que no había tanto dinero; y ahora hay una visión que parte desde el baby y sigue en juveniles, en los que todos quieren ser dueños de la verdad, y desean sacar buenos jugadores para asegurarse el futuro, lo cual es lógico, no lo critico. Pero, lleva la otra contra; antes, la formación del jugador era otra, más firme.
Ahora, es una vida más light, buscando en el fútbol, una salida laboral rápida.
7- ¿Cuántos años se desempeñó como Presidente del Club?
Yo estuve por primera vez en el período 1975 – 1976; luego, entre los años 2005 y el 2008 y, últimamente, en el período 2016 – 2017.

8- ¿Qué considera que le está haciendo falta al fútbol local?
Ahora hay cinco o seis cuadros que son los que dominan la situación, por la parte económica. Eso influye en la convocatoria de jugadores, porque, a lo mejor, le ofrecen un sueldo para jugar, y eso no se veía. Además, antes, no había tantos problemas como hay ahora en lo económico, en lo social y en lo deportivo. Ya no se ve al club como una cuestión social y deportiva, solamente; hay que verlo, también, como una empresa. Existe un presupuesto muy alto para mantener una institución así, y eso que actualmente estamos en la C. Eso, se hace, a veces, un poco cuesta arriba. Afortunadamente, Peñarol cuenta con una muy buena infraestructura que nos permite obtener determinadas ganancias para poder solventar los gastos y continuar para adelante. También, la falta de dirigencia, es un problema. Hoy en día, el tiempo es escaso, ya que trabajan el esposo y la esposa, y no queda tiempo para participar en una directiva; cuanto menor, colaborar económicamente como se hacía en otras épocas, cuando el club, era la segunda casa, por así decirlo. Ni que hablar del cambio de los valores y principios; me refiero al respeto, solidaridad, responsabilidad, etc. Peñarol, hoy, no tiene la organización ni la consistencia de un cuadro que debería estar en otra posición. De todas formas, estamos trabajando con Baby Fútbol, estamos en la C, con miras a superarnos y a continuar trabajando.

9- ¿Recuerda alguna anécdota en especial de todos estos años de peñarolense?
Recuerdo a un jugador que había venido de Almagro, que era muy bueno, quien puso como una de las condiciones, que se le arreglara la dentadura; bueno, se cumplió con el pedido, tras hacerse una colecta en la Comisión Directiva. A los dos años, pidió el pase de nuevo para Almagro; entonces, uno de los dirigentes veteranos, le dijo que muy bien, pero que primero dejara la dentadura en la mesa de la Directiva. Después de eso, fueron a hablar con la Directiva de Almagro, y ésta pagó los $ 50 que había costado la dentadura de la disputa, y así, tuvo el pase del jugador. Eran otros tiempos.

10- ¿Cómo divisa el futuro de su amado Club Atlético Peñarol?
Con la nueva Comisión Directiva, formada por gente joven y con personas con experiencia, a Peñarol le veo un gran futuro. Pero, siempre sostengo que, será a base de trabajo y compromiso.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...