Santos Doroteo Ferrari Maferre: un salteño con raíces en la Toscana italiana

Del tiempo que Salto era el mayor productor de vino del país

Santos Ferrari nació en Salto el 5 de junio de 1920, es descendiente como muchos salteños de inmigrantes italianos que se afincaron en nuestra ciudad (este caso en particular) en la segunda mitad del siglo 19.

Actualmente tiene 90 años, está casado con Olga Castro de 82 años, tienen dos hijas Verónica y Mónica, y dos nietas, Janine y Ximena.

Nos recibió en la sala de su casa. Allí lo encontramos  sentado junto al televisor viendo el partido mundialista entre España y Honduras, serían alrededor de las 4 de la tarde.

Al entrar observé la casa en sus distintos planos, y llamaron mi atención  los diferentes cuadros familiares, y en particular uno que estaba sobre la mesa, aún sin ser colgado, como esperando algo, un cuadro sobre el origen y la historia del apellido Ferrari.

Creo que cada historia de vida debe ser contada, cada historia tiene formas originales, formas que merecen ser plasmadas en papel, porque merecen ser inmortalizadas.

“Eladio Linacero” sostenía en una de las más grandes novelas de Juan Carlos Onetti, “El Pozo”, “Porque un hombre debe escribir la historia de su vida al llegar a los cuarenta años, sobre todo si le sucedieron cosas interesantes”.

Por lo antes dicho considero fundamental que don Santos Ferrari a sus 90 años nos cuente su historia, o por lo menos parte de ella. Historia que a continuación desarrollaré.

- ¿Sus abuelos formaron parte del grupo de familias italianas

que emigraron a nuestra ciudad?

– Sí según dicen fue así, ellos eran de Massa Carrara, una zona montañosa enmarcada por el mar de Liguria y los Alpes Apuanos, una región de 200 mil habitantes aproximadamente, ubicada en la zona de la Toscana italiana.

Mi abuelo era Vicente Ferrari y mi abuela  Anunciada Ferrari, paradójicamente eran primos. Vinieron a Salto en la segunda mitad del siglo 19, y se instalaron como la mayoría de las familias italianas que llegaban, en la zona de quintas y campos.

Llegaron al Uruguay casados pero sin hijos, y aquí tuvieron 8 hijos, 4 varones y 4 mujeres. Vivieron además en varias zonas, pero yo nací específicamente entre el hipódromo y la Colonia 18 de Julio, en una casa ubicada en la entonces Avenida Zapicán.

- Cuénteme sobre sus padres

– Mi padre se llamaba Pedro Antonio Ferrari, un hombre que se dedicó durante toda su vida al trabajo de campo, y mi madre se llamaba Paula Maferre, una mujer que acompañó muy bien a mi padre en esas tareas.

Yo fui a la escuela 13, ubicada en Apolón y Concordia, hice solo Primaria, y después que terminé de estudiar me dediqué también al trabajo de campo con mis padres. Pero algunos años más tarde tuve una pequeña bodeguita, ya que por aquellos tiempos en esa zona había muchas viñas, incluso puedo decirle que había más viñedos que citrus.

En esa época la mayoría de las quintas tenían sótanos, y por lo tanto mucha gente se dedicaba a hacer vino, o para consumo propio o para vender, mi padre fue uno de los que se dedicó durante algunos años a hacer vino para vender.

Toda esa tradición y esa inspiración en la Vitivinicultura proviene de Italia, en esa zona había muchos italianos que de alguna manera recordaban su tradición o sus raíces mediante la elaboración de vino.

Según datos que tengo, Salto en una época llegó a ser el departamento con más producción de vino del país.

Recuerdo que en cada cabecera de vid se plantaba un rosal, con el fin de proteger a la uva de las hormigas, es decir, a las hormigas les gusta mucho la rosa y por lo tanto si aparecían las rosas comidas por las hormigas, eso indicaba que muy pronto atacarían la vid, y se podía eliminar la plaga anticipadamente.

- ¿Desde hace cuánto tiempo

vive en la zona Este?

– En esta zona vivo desde hace ya 40 años, y es una zona que me gusta mucho.

Le cuento que tengo 2 hijas, Mónica que es psicóloga y tiene una hija, Ximena; y Verónica, que trabaja en la Inspección de Escuelas, y en la Unidad Cardio Respiratoria Móvil. Su hija se llama Janine.

- Veo que tiene un cuadro en el

que fue homenajeado por bailar

el pericón, cuénteme sobre

esa actividad

– AJUPENSAL me realizó hace 3 años un homenaje, porque uno de mis hobbies era bailar el Pericón. Empecé a bailar el 15 de octubre del año 1941 en la colonia 18 de Julio, y después dirigí  durante 3 o 4 años un grupo allí en la Colonia también. Y posteriormente seguí enseñando en las distintas escuelas que me llamaban para que enseñara.

Después de 1992 y hasta hace 2 años, época en la que yo podía bailar, dirigí el Pericón de AJUPENSAL, y por eso me realizaron ese homenaje.

- ¿Es cierto lo que afirman algunos autores de que en la campaña aún queda gente buena?

– Yo siempre sostuve que en campaña la gente era más honesta y más buena. Con esto no quiero generalizar ni mucho menos, sé que hoy en día las cosas, la gente y todo lo que nos rodea ha cambiado mucho, pero confieso que en aquellos tiempos, a mí me gustaba mucho la campaña, la paz, la armonía, factores que en la ciudad con su movimiento y su andar mucho mas rápido no se distinguen a simple vista.

- ¿Tuvo algún otro trabajo

además del campo?

– Sí diría yo que referente al campo también pero con otra visión, me dediqué a las frutas y verduras, pero hacía de intermediario con los productores. Mi trabajo consistía básicamente en levantar las verduras en las distintas quintas, reacondicionarlas, y por último enviarlas al mercado modelo a consignación.

Hoy en día ya casi no existe más ese sistema, porque los productores grandes, casi todos, ya a esta altura se han hecho de un camión y lo llevan o regulan el embarque ellos mismos. Yo por ejemplo en ese tiempo tuve muchos problemas con los vendedores en Montevideo, porque se le consignaba la mercadería y yo desde acá no podía controlar el precio en el que vendían la misma.

- Cuénteme sobre la historia o

el origen del apellido Ferrari

– Bueno para mi 90 cumpleaños, que se festejó el 5 de junio pasado, me regalaron un cuadro con la historia de mi apellido, es decir como surgió, y sus distintas concepciones.

Parte de su historia es la siguiente: “el apellido Ferrari es de origen ocupacional porque es uno de aquellos apellidos que derivan del comercio y de la profesión del cabeza de familia. En este caso el apellido encuentra su origen en la palabra del italiano antiguo “Ferraro” que en italiano moderno significa “herrero”. “Ferraro” deriva del latín “ferrarius”, que a su vez deriva de “Ferrum” que significa hierro.

Por esto el nombre original fue dado a un artesano que trabajaba el hierro.

Actualmente el apellido Ferrari es muy difundido en Italia y especialmente en el norte, en su forma original y en sus variantes: Ferrari, Ferraris y De Ferrari.

El diccionario histórico Blasónico; una lista de la nobleza italiana cita, “el apellido Ferrari perteneciente en su mayor parte a la nobleza de Lombardia. En particular cita a la familia Ferrari de Milán, cuyos miembros en el año 1367 conquistaron el título de conde.

- ¿Como conoció a su esposa?

– Bueno mi esposa es nacida en la ciudad de Tacuarembó, de profesión maestra, hoy jubilada. Dio clases en Tacuarembó, y en  Paso de los Toros.

Su padre fue periodista, era dueño del diario “La voz del Pueblo” en Tacuarembo.

Lo que sucedió respecto a como nos conocimos es que ella tenía una hermana viviendo en Salto, y mediante distintos viajes de visita que realizó a nuestra ciudad nos conocimos y nos pusimos de novios. Después nos casamos y formamos este hogar que lleva ya muchos años, casi toda una vida, diría.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...