Ser transexual y no morir en el intento

Michelle Suárez Bertora

al dorsoEl pasado lunes 7 de marzo concurrimos a una charla referida al derecho a la identidad de género y al cambio de nombre  y sexo en los documentos identificatorios. La persona a cargo de la misma fue la abogada Michelle Suárez Bertora, que se dirigió a un público que atentamente siguió su exposición y participó con preguntas que fueron evacuadas con total solvencia, por una profesional que sabe del tema. Es que mas allá de su condición de abogada Suárez es transexual que ha obtenido de la justicia su cambio de nombre. EL PUEBLO procuró aproximarse a su historia de vida, que sin dudas puede ser valorada desde distintas ópticas humanas, tantas como lectores puedan transcurrir las siguientes líneas. La persona centro de este espacio reconoció el valor de la familia en su joven vida, de la amistad, de los derechos de todos los hombres a ser tratados dignamente, y sin dudas reivindicó un trato igualitario para los transexuales. Quizá esta historia pueda ser trasladada a nuestro diario vivir, para que de esa forma cada uno sepa compartir el amor y el cariño que debe de cultivarse en nuestras familias, y que la soledad y la discriminación empiecen a emprender su definitiva retirada.

NACIÓ EN SALINAS

Nació en Salinas, en la Costa de Oro, departamento de Canelones y acaba de cumplir 28 años hace pocos días. Es un lugar muy cercano a Montevideo (a 38 kilómetros) en donde “viví toda mi vida, fui a la escuela y al liceo de acá”.  Pertenece a una familia de clase trabajadora, con una madre de origen italiano, católica ortodoxa, aunque con una gran sensibilidad. Su padre trabajó toda su vida como empleado público y junto a su madre tenían una pequeña empresa de jardinería y demás ya que la zona de Salinas es muy turística. Salinas tiene un balneario donde “la mayoría de las casas son de gente extranjera o de Montevideo que viene a veranear”. Tuvo una niñez y adolescencia ligada al mar, “siempre la playa fue parte cotidiana de mi vida”. Es hija única y se considera “una muy buena alumna desde la escuela, y en el liceo fue abanderada del pabellón nacional”. Esta situación trajo mucha polémica, porque mucha gente decía como puede ser abanderada una persona trans, y desconocían que me correspondía por mis calificaciones”.

DE FAMILIA TRABAJADORA

Fue el hijo que soñaron sus padres y que habían anhelado y esperado tantos años, y que criaron con todas las oportunidades.  Pero un día, ante una pregunta directa le confesó a su madre lo que sentía, ya que no podía estar actuando, desempeñando un papel, sino que necesitaba ser ella misma: no más “el” sino “ella”. Su madre reaccionó bien, le manifestó su miedo a que sufriera demasiado. Su madre siempre fue muy presente en su vida, y “se daba cuenta del proceso que yo estaba atravesando y me lo preguntó directamente. Yo estaba en ese momento evaluando si le iba a decir, cómo lo se lo trasmitiría. Tenía 15 años”. Después de decírselo a su madre Michelle se sintió liberada por la reacción que tuvo su madre: “el hecho de que mi familia me aceptara me liberó muchísimo, y me quitó un gran peso de encima porque yo pensaba que quizá iba a ser un obstáculo”.

La mayoría de sus amistades en el momento en el que confesó su sentimiento como mujer, “nos conocíamos prácticamente desde jardinera (4 o 5 años), y de alguna manera se imaginaban, sospechaban y estaban esperando que yo un día se los dijese. El día que lo exterioricé me dijeron que por fin lo había hecho. No me pasó esa cosa traumática de que mis amistades se alejaran, y esas personas son como los hermanos que no tuve, a tal punto que hasta el día de hoy sigo manteniendo la misma relación que mantenía antes con todos”.

SITUACIÓN PENOSA DE LAS CHICAS TRANS

Su físico siempre fue bastante similar al de una mujer, y esa característica le implicó “no pasar experiencias extremadamente agresivas en la calle. Eso te ayuda mucho pero comparto con otras chicas trans un montón de experiencias traumáticas como puede ser presentar la documentación, que te llamen por el nombre de la lista siendo masculino cuando tienen una identidad femenina, tener que ir al sistema de salud y te griten tu nombre cuando no tenés cambiada la identidad. Estas son situaciones penosas y hasta humillantes para la persona, son muy difíciles de enfrentar y traen consecuencias catastróficas, como por ejemplo que la mayoría de las personas no se renuevan la documentación (como la cédula de identidad)  porque tienen miedo a que peguen el grito y les digan por el nombre masculino. Yo enfrenté la situación y preferí soportar la humillación, porque no quería quedar marginada de un montón de ámbitos, y considero que tengo que tener los mismos derechos que los demás y que mi identidad no podía ser un impedimento.

MUJERES ORIGINALES Y MUJERES COPIAS

Lamentablemente en nuestra sociedad sigue existiendo la imagen de que “hay mujeres originales y mujeres que son copia, entonces las copias somos las trans. Esa copia tiene que parecer a la original y cuando no se parece fielmente a esa imagen estereotipada de mujer sos agredida, y eso es porque no se concibe que existen tantos modelos de mujer como mujeres hay, que hay muchísimos modelos de mujeres distintos y que todos son respetables y válidos”.

Para Suárez las construcciones hegemónicamente impuestas y estereotipadas tienen no solo un reflejo estético sino hasta de que trabajo tenés que hacer, de que forma te tenés que comportar, de que forma tenés que hablar, a que lugares tenés que ir. Se suele catalogar a ciertas actividades que no son femeninas  o que no son propias para una mujer al día de hoy, cuando en realidad las actividades no tienen sexo. Las imágenes estereotipadas lamentablemente traen todo eso aparejado.

¿Por qué es tan contundente o rompe los ojos en el caso de una trans? Porque desnuda todo ese aparato social, que de otra manera permanece invisible.

Desde que nacemos a todos nos dicen que si nacemos con cierta genitalidad te corresponde un género, y a ese género un tipo de orientación sexual, y se te impone la heterosexualidad obligatoria. Entonces cuando hay una persona que nace con una genitalidad masculina, pero en realidad el género  que desarrolla es femenino, te empieza a demostrar que esa relación no es causal sino histórico y contingente: a veces puede ocurrir y otras puede que no, y que el desarrollo de cada subjetividad es muy particular y no se los puede clasificar o encasillar de una forma tan brutal, como que siempre tiene que ocurrir de una forma dada.

LA FACULTAD DE DERECHO

La decisión de seguir la carrera de Derecho fue “una vocación que la tenía desde que era muy chica, siempre pensé en serlo. Y cuando entré al liceo y empezaron las primeras materias de derecho, como Educación Social y Cívica, me daba cuenta que realmente era lo mío y afirmaba esa vocación. Cuando entré a la facultad me di cuenta que no había tomado una decisión equivocada, sino que todo lo contrario: era el camino que tenía que seguir”.  Cuando comenzó la Facultad de Derecho nunca se mudó a Montevideo, “viajaba todos los días”. Es la primera egresada transexual de la Universidad de la República. Michelle realizó la carrera de abogada en seis años y cuando la decana Esc. Dora Bagdassarian le entregó el título el año pasado la nombró de acuerdo a su género, pero reconoce que hubo muchas personas que la lastimaron, y que fue un proceso duro. Por suerte “ese momento ocurrió de esa manera sino hubiese sido el peor momento de humillación pública”

En la facultad fue muy buena alumna y “además tenía muy claro desde que entré que con muchos profesores la única herramienta que yo tenía para lograr vencer el rechazo con el que yo contaba desde el comienzo era ser buena alumna. Entonces tenía que conquistarlos desde el lado académico, y mi estrategia era sentarme en los primeros lugares, estudiar mucho, participar en clase y mostrar que era buena y que realmente estaba ahí no para calentar un banco sino porque realmente quería aprender y estudiar y me interesaba. Esto conllevó a que incluso un profesor hiciera un comentario que ilustra la realidad que pasé, que llegó a decir “que brillante alumno es, lástima que tiene tantos problemas sexuales”. Por eso estudiaba “el triple y esforzarme mucho más, y eso explica porque a muchas chicas trans les es difícil estudiar, ya que un estudiante común y corriente de la media para abajo no pasaría los filtros que te ponen. Implica un esfuerzo académico, sino psicológico, porque soportás una agresión constante porque no se está preparado institucionalmente para contener una persona trans.

Durante seis años fui la rara y todo el mundo estaba esperando cuando iba a abandonar la carrera, con la sorpresa de que año tras año me volvía a inscribir.

EL COMERCIO SEXUAL ES UNA CONTINGENCIA

Indicó que en su caso “por más que revelé una identidad, seguí viviendo en la misma casa, con mis padres, estudiando. Si bien sufrí muchísimas discriminaciones seguí teniendo una vida que no era marginada e integrada a un ámbito familiar.

Pero en la realidad de la mayoría de las compañeras trans “sistemáticamente se repite que todas a muy temprana edad fueron echadas de sus casas cuando revelan su identidad. No tenían estudio, nadie las recibía, quedaron solas en la calle y tenían que sobrevivir, y para hacerlo terminaron en el mercado sexual.

Las que llegan a estudiar hasta el nivel terciario no han sido echadas de su familia, no quedaron en la calle, pudieron seguir medianamente estudiando, tuvieron un hogar al que volvían. Es muy importante, no solo por no vivir en condiciones marginales, sino por la contención familiar, un padre y una madre con quien poder conversar o quien te comprenda, con referentes y pares que te reciban. Es muy importante porque es una situación de desolación.

EL NOMBRE QUE QUIERO QUE SE PONGA EN MI LÁPIDA

En la charla que brindó el pasado 7 de marzo en el Instituto de Formación Docente, Suárez, relató una frase que le escuchó a una trans argentina, la que expresó que “lo más increíble de poder cambiar tu identidad es qué nombre va a aparecer en tu lápida”. Entiende que “por situaciones puedo tener una voz a través del colectivo Ovejas Negras, y que alguna que otra persona me pueda escuchar. Si a cualquier chica trans le sirve para inspirarse, para tener ánimo, para no bajar los brazos, o hay alguna persona que se sensibiliza con el tema y a darse cuenta que todos merecemos vivir dignamente, estoy más que satisfecha”.

Hoy por:  Wenceslao Landarín







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...