- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Un apasionado del caballo que comparte su pasión con el público

Con Mario Rossi

Mario Rossi, es el impulsor de las hoy conocidas Cabalgatas Guiadas en Termas del Daymán.
Nació el 7 de octubre de 1979, es nacido en Salto, pero se crió en Colonia Rubio, junto a sus padres y sus dos hermanos; Mary y Luis.
Se casó en el año 2010 -luego de once años de noviazgo- con Gabriela Dondo, con quien tuvo a sus hijos (gemelos) Genaro y Jesús.

¿Dónde cursó la escuela?
Fui a la escuela Nº 83 de Colonia Rubio, iba a caballo, y todos los días tenía que recorrer veinte kilómetros. La escuela sigue funcionando y ahora mi hermana es maestra allí.

¿Qué recuerdos tiene de esa época?
Lindos recuerdos; como soy el menor de los tres, cuando yo arranqué la escuela ellos ya iban, entonces cuando llegué a casa le conté a mis padres las picardías que ellos hacían, por ejemplo que saltaban alcantarillas y después vino la amenaza por parte de ellos de que si seguía contando, no me llevaban más, entonces me enganché a hacer lo mismo (se ríe).
La infancia en el campo fue muy linda.
Teníamos lugares donde hacíamos carreras y siempre había algún vecino que contaba.
Recuerdo que había lugares donde mamá no nos veía y ahí corríamos carreras con otros compañeros con los que nos juntábamos en el trayecto a la escuela.
En esa época todos aquellos que vivían lejos, iban a caballo a la escuela, alguno iba en bicicleta, pero por las condiciones de los caminos y la lejanía, todos iban a caballo, no existía la moto. Hoy muy pocos irán a caballo, pero esa era una época espectacular.

De ahí surge la actividad con los caballos
Sí, porque desde chiquito estuve conviviendo con los caballos.

-¿Cuándo comenzó con las cabalgatas?
Cuando comencé el liceo me vine a vivir a Salto y como la fracción de campo donde viven mis viejos es chica y obviamente los tres no nos podíamos quedar en el campo, hubo que buscar nuevos horizontes y empezamos a estudiar.

¿Algo vinculado al campo?
No, algo totalmente diferente, hice hotelería, y cuando estaba cursando los estudios una profesora me preguntó si quería trabajar, como estaba acostumbrado a trabajar desde chico, obviamente le dije que sí, y empecé a trabajar en la recepción de un hotel.
Trabajando allí, los clientes me preguntaban dónde podían hacer cabalgatas y así surgió la idea.
Eso fue en el 2003 o 2004, y durante un tiempo tuve las dos actividades ya que arranqué solo en la Semana Santa.
En ese momento arreglé con el camping, el encargado del camping (Domingo Carbone) me apoyó plenamente en la actividad, confió en mi y me abrió las puertas para comenzar el proyecto.
Comencé con cuatro caballos, de los cuales uno era mío y tres eran prestados.
Hicimos algo de publicidad con folletos en los hoteles, y la respuesta de la gente fue buena, como eran pocos caballos, yo hacía los recorridos caminando.
Así lo hicimos durante varios años; terminaba la Semana Santa y llevábamos los caballos para afuera.

Luego fue aumentando la demanda por las cabalgatas
Sí; muchas veces la gente me llamaba fuera de Semana Santa, analizamos el tema, probamos estar también en Carnaval, y anduvo más o menos bien entonces decidimos estar todo el año.
Pero como durante el año hay temporadas bajas en cuanto al turismo, decidimos anexar la actividad para Salto, eso nos costó bastante pero ahora ya tenemos un público fluido de alumnos.

Qué comprende la actividad para Salto
Tenemos una escuelita donde personas de todas las edades desde niños de dos años en adelante, hasta adultos, aprenden a andar a caballo, se preparan para hacer pruebas de rienda, así como también aprenden todo lo relacionado al caballo. De hecho este fin de semana tuvimos unas competencias.
Los niños salen un poco de todo lo cibernético y disfrutan de la naturaleza y el entorno del caballo.
No es equinoterapia pero han concurrido algunos chiquilines con problemas de autismo y les ha dado unos resultados bárbaros.
Para mejorar la atención de quienes concurren a la escuelita, hemos inaugurado un nuevo predio (La Buena Rienda), donde hay más espacio; allí cada tantos meses se va a hacer una actividad de prueba para que puedan competir. En este sentido próximamente haremos un campeonato entre los alumnos de la categoría menores, donde el premio será un potrillo y los niños están más que motivados.
Por otra parte en la categoría de mayores, se hará una competencia cuyo premio para el ganador será ir a competir a Cardona, fiesta donde se realiza el mayor campeonato de pruebas de rienda a nivel nacional, donde se anotan alrededor de 300 caballos. El ganador de la prueba tendrá todo nuestro acompañamiento, pago de inscripción y demás gastos.

A propósito de las pruebas de rienda, ha logrado ganar varios campeonatos…
Sí, con Hidalgo gané un campeonato de pruebas de rienda en el Parque Indígena, en Valentín Aparcero fue con otro ejemplar.
Gané tres veces el campeonato salteño y he ganado torneos en día con distintos caballos mostrando que el tipo de doma que hacemos sirve.
Hidalgo es un caballo tordillo al cual le tenemos mucha confianza, es muy manso, ha llevado a novias, a quinceañeras, y ahora ya no compite en pruebas de rienda, lo dejamos para que lo disfruten los chiquilines, tiene 13 años, yo lo crié y lo domé con doma racional.
Ya tiene varias reservas para llevar a quinceañeras, y este año fue modelo para el almanaque que hicimos.

También hace doma racional
Sí, porque la doma que hacia mi padre era un estilo de doma racional, y yo le fui agregando algunas técnicas como por ejemplo para domar en menos tiempo. También me traen caballos para corrección de doma, para corregir vicios que el animal adquiere como consecuencia de que los humanos los llevan a hacer cosas mal.

Cuál es su objetivo
El objetivo es perdurar en el tiempo con la actividad, seguir relacionado al caballo que aparte de mi trabajo es mi pasión, trabajar con los alumnos, poder enseñar lo que uno hace y que se vea reflejado en ese logro que han tenido por ejemplo el fin de semana, ganando las pruebas compitiendo con gente de afuera, para mi es un orgullo.