Un hombre con vocación por su país

Con Carlos Bruno, un uruguayo que defiende los valores de la vida

Carlos Bruno es coronel retirado. Su trayectoria en el Ejército Nacional marcó su vida, pero su actual desempeño como profesor universitario y su estrecho vínculo con la Iglesia Católica lo hacen defender valores en todos los ámbitos de la sociedad. Desde que se retiró de la institución militar se radicó en Salto, es floridense de nacimiento y uruguayo por sobre todas las cosas. Defiende valores e ingresó a la arena política para hacer su aporte. Con él, nuestra sección semanal.

1- ¿Dónde nació como se integra su familia y dónde estudió
1. Nací en Florida, mi señora también, nacimos en el año 1960, estudié en Florida los primeros años, luego estudié en Durazno, en el Liceo Militar e hice los cursos de la Escuela Militar en Toledo (Canelones). He estado en varios lugares del país como Colonia, Mercedes, San José, Durazno, Salto (fue el último destino) en el cual nos radicamos por acá porque nos gustó. Evidentemente hemos conocido bastante el Uruguay gracias a la actividad militar, hemos estado viviendo junto a los 4 hijos que tenemos y naturalmente tenemos alrededor de 15 mudanzas. Eso nos hace conocer el país de una manera diferente.

2- ¿Qué recuerda de su infancia y su adolescencia?
Fue una infancia muy, muy humilde, de mucha pobreza material, pero de una gran riqueza espiritual, junto a la familia, mis padres que nos dieron todo con un esfuerzo enorme para poder seguir adelante, es decir que conocimos muy de cerca lo que es la pobreza extrema en algunos casos y eso nos hace ver de otra manera el actual factor psicosocial del momento, es decir que eso me está ayudando a poder entender de alguna manera esta situación. bruno al dorsoRecuerdo que en Florida me gustaban mucho los desfiles del 25 de Agosto, disfrutaba mucho los desfiles militares, y también disfrutaba los juegos, con mis compañeros al fútbol en toda la vuelta el barrio. Todo eso me lleva a tener una nostalgia de mi infancia que fue muy bonita en ese sentido por los vínculos barriales donde se creaba un buen vínculo de amigos.
Mientras que la adolescencia fue alejada de mi familia naturalmente por la formación militar y por lo tanto veíamos poco el tema, veía poco a mis padres, fui interno 6 años, por lo tanto los veía poco.

3- ¿Por qué decidió unirse al ejercito?
El ejército fue mi vocación toda la vida, obviamente que encontré en el Ejército los valores que consideré iban a regir mi vida, por eso me decidí seguir la vida militar, recuerdo con mucha alegría los primeros pasos, fueron muy duros por supuesto, me recibí en el año 1980 y recuerdo esos primeros momentos que me marcaron mucho en cuanto a ver la institución militar como lo que era; una escuela estoica de moral, de muchos valores que me formaron como persona, como ciudadano y que me permiten hoy tenerlo vigente.

4- ¿Cómo vivió esa etapa trabajando y conformando una familia?
Me casé muy joven, con 21 años, ya enseguida vinieron los hijos; con mi señora la cual reconozco y le doy el valor que merece por ser la compañera indiscutible que siguió todos los pasos y me acompañó en todos los destinos, incluso aquellos más alejados, siempre estuvimos juntos, siempre con los hijos a cuestas -como el caracol la casa- y ahí estuvimos siempre unidos en ese aspecto, sea cual fuere el destino; ella estaba conmigo. Era dura la etapa de conformar una familia y arrancar el Ejército porque no se olviden que oficial joven, tiene mucho más responsabilidad en algunos aspectos operativos que llevan a tener un sacrificio muy grande de la familia.

5- ¿Por qué decidió radicarse en Salto?
Cuando decido quedarme en Salto obviamente que la maduro mucho, luego que termino el comando de Brigada, veo en Salto un potencial muy grande para estudiar, desarrollarse, emprender, y eso me motiva a quedarme acá, el hecho de que era docente universitario me permitió hacer los posgrados, estudiar, lo que me lleva hoy a decir que el potencial que tiene Salto como ciudad universitaria entre otras cosas me sigue motivando a permanecer acá. Ésta es una ciudad que tiene un potencial enorme que tal vez no esté desarrollado en la justa dimensión.

6- ¿Qué actividades desarrolló cuando se retiró del ejército?
Sí, cuando me retiro del Ejército me dedico de lleno a la docencia, actividad de servicio y demás, obviamente estoy muy vinculado a la Iglesia (Católica), la parte de la religión católica apostólica y toda actividad a la iglesia y a la docencia, me llenan enormemente mi vida personal.

7- ¿Se siente mejor en un aula que en un cuartel o son sentimientos parecidos?
El cuartel y la docencia son dos cosas diferentes y similar a la vez, van de la mano en algunos aspectos y nos ayudan a crecer en cosas diferentes, pero cargadas de valores, de principios, que lo que hacen a uno hacer las cosas de la mejor manera posible, considero que ambas cosas tienen una disciplina, un procedimiento que llenan y hacen muy bien. El tema docencia es un acto de generosidad pero hay que capacitarse, yo he estudiado muchísimo desde que me retiré.

8- ¿Cuáles son los valores sociales que a su juicio hay que defender?
Lo primero que hay defender es la familia, desde todo punto de vista, la integridad familiar es el núcleo de la sociedad de la familia, defender la familia, los valores los principios que rigen la familia, el bien común, ser solidario con los más desprotegidos, todo eso lleva a que uno se sienta bien como persona, y pueda de esa manera seguir adelante en la vida encontrándole el sentido que se necesita. El valor de proteger al más desprotegido como decía Artigas ‘que los más desprotegidos sean los más privilegiados’, eso es importantísimo; mirar el bien común en el prójimo, en el que tiene problemas, eso nos hace a nosotros fuertes, solidarios y nos hace pensar que estamos haciendo las cosas como corresponde, no podemos mirar al costado, los problemas no son de la derecha ni de la izquierda, son de todos, el día que no lo miremos desde ese punto de vista, es que estamos haciendo las cosas equivocadas, por eso para mi este tema es importante, la educación básicamente. Cuando hablamos de inseguridad, hablamos que es una solución integral, lo que es seguridad va de la mano con la educación, no puede tomarse desde un punto de vista aislado.
9- ¿Por qué eligió hacer política?
Elegí hacer política porque no estaba en mis planes, estaba muy lejos de ello porque considero que hay cosas para cambiar, hay que mirar que realmente hay problemas, hay dificultades, hay cosas para arreglar y considero que no nos debemos quejar sin hacer algo, este es un punto que considero importante; hacemos política porque encontramos una propuesta clara, llena de valores, de principios de los cuales yo comulgo, entonces dije ‘este es mi candidato; acá sí me pongo a trabajar’, no es un voto solamente sino motivar a que todos voten o que recapaciten, que surgió un líder natural que es Manini Ríos.
Por qué se hace política, para quién, pero acá se hace política con el bien común, acá no es un problema de malos y buenos sino de mirar el bienestar de todos; todos tenemos una mirada diferente de la problemática social, por ejemplo, la seguridad, pero lo importante es que hay que construir un país mejor, un país que tiene un potencial enorme y que muchas veces no ha sido considerado o no ha sido valorado por una parte de los habitantes en el aspecto de que tenemos un potencial que hay que aprovecharlo, hay que mirar con optimismo el futuro; hay que construir, pero todos juntos, no puede haber una separación, hoy hay una fragmentación muy grande que nos hace daño y va por ahí el tema; hay que construir un Uruguay lleno de valores, positivos, basado en la familia, en los buenos principios de respeto de autoridad enmarcado siempre en el bien común.

10- ¿Volvería a hacer lo mismo?
Volvería a hacer lo mismo siempre y cuando aparezca el candidato que a mí me parezca que cumple con estos principios.

Hoy por:
Hugo Lemos