Una mirada social más abierta hacia el colectivo afro

Una mirada social más abierta hacia el colectivo afro

Con Alejandra Fernández Ramos

Alejandra Fernández Ramos es una joven perteneciente al colectivo afro descendiente denominado Matamba.
Alejandra nació en Montevideo el 15 de noviembre de 1990 en el Hospital Militar y por razones de la vida, se trasladó junto a su familia al interior del país. En ese ir y venir concurrió a varios centros de enseñanza, tanto de nuestro departamento como de la capital del país.
“Concurrí a la escuela 4 de Salto, luego a la No. 273 Dardo Ortiz en Pocitos terminando mi ciclo escolar en la escuela Evaristo Ciganda en Punta Carretas
A liceos fui a varios, comencé en el liceo No.7 Suárez de Montevideo luego lo seguí en Fray Bentos. A posteriori retornamos Montevideo y más tarde me inscribí en el Liceo No.5 de Salto., Volvimos más tarde a Fray Bentos y por motivos de salud debí abandonar, retomando mis estudios en el liceo No. 5 de Salto” – relató Fernández.
En cuanto al colectivo que integra vale destacar que éste colectivo busca defender y reivindicar su cultura y aporte al imaginario colectivo.
En su lucha buscan hacerse visibles en una sociedad que amalgamó a los diversos sectores a través del Estado, pero al costo de la homogeneización y la fidelidad obstaculizando otro tipo de lealtades como ser la étnica.
Al resquebrajarse esa hiper integración, que se basó en la homogeneidad, lealtad y amortiguación de los conflictos, éstos se reeditan en un nuevo contexto histórico.
Las tendencias hacia la homogenización social y hacia la heterogeneidad cultural y las tensiones resultantes de las mismas están presentes en el discurso de la colectividad afro-uruguaya, sobre todo de la organizada. Ya sea mediante el reclamo de
una mayor presencia de los afro descendientes- acorde a su peso poblacional general en las instituciones democráticas, en las espacios productores de conocimientos científicos y técnicos, en los medios de comunicación, así como también en la aspiración a un nivel de consumo que permita una calidad de vida de acuerdo a las pautas de valor de la modernidad. Los afro descendientes manifiestan querer ser definitivamente iguales al resto de la población.

¿Cómo se compone su familia?
-“Mi núcleo familiar se compone por mi mamá Nelsa, mi hermana y mi sobrino Emiliano. Mi papá vive en Montevideo. Mayte y Valentina son mis hermanas del corazón. Tengo una familia muy grande, son once tíos por parte materna y 13 por parte paterna. Fue hermosa, como en casi toda niñez, campo, caballos, vacas, ovejas, sol, aire puro, imposible no ser feliz con la naturaleza al lado.
¿Cuáles son sus impresiones de su primera etapa de vida?
-Cuando tenía dos años más o menos nos fuimos con mi madre con y hermana para Caraguatá (Tacuarembó) donde vivía mi abuela con dos de mis tíos, consiguiéndole uno de ellos trabajo como cocinera en una estancia acá por camino Sopa, estancia en la cual me crié y puedo decir con una sonrisa en el rostro que fui feliz. Aprendí muchas cosas, además de montar a caballo… con apenas tres años años, apartaba ganado, los agrupaba y hacía otras tareas”.
¿Y cómo sigue su historia en el interior del país?
-“Al tener la edad para comenzar el jardín y mi hermana el liceo nos vinimos para la ciudad, yendo todos los fines de semana al campo”
¿Cómo se da su vínculo con Mundo Afro?
-“En otro día justamente nos acordábamos con Mayte de cómo nos conocimos. Fue en el 2009… yo trabajaba en Arenitas Blancas y volviendo en el ómnibus se acercó Mayte a invitarme a adherirme al grupo que en ese entonces pertenecía ella y Omar, que era Mundo Afro Salto. Comencé a interiorizarme y ver de qué se trataba.
Y como todo, cuanto más se sabe del tema más atrapa y crea esa duda y ganas de saber más, pudiendo compartir varios encuentros y ser parte de grandes trabajos como lo fue el futbol callejero entre otras herramientas”.
¿Particularmente en algún momento de tu vida sufrió discriminación por ser de la colectividad afro?
-“Siempre fui de hacerme respetar tanto por ser una mujer y por ser afro, de niña lamentablemente sufrí bullying en la escuela pero siempre supe a quién recurrir. Sabía hacerme respetar pero no sabía hacer valer aun mis derechos, realidad que ahora al mirar para atrás advierto mi crecimiento como persona y mujer afro descendiente”.
¿En qué se ha ido avanzando y qué aspiraciones quedan aún en el tintero?
Se ha avanzado mucho, sino claramente no estaríamos festejando el Decenio Internacional de los Afro descendientes ni la ley 19.122 de acciones afirmativas para la población afro descendiente decretado por la ONU, este es un gran paso, pero es uno de unos cuantos de los que tenemos que dar juntos como sociedad, para seguir adelante .Debemos de dejar de ver el tema del racismo como un tema aparte, es un tema de todos”.
¿Qué actividades está desarrollando Matamba en la actualidad? ¿Cómo nació el grupo?
-“Matamba nació hace aproximadamente un año, lo que estamos haciendo junto con la Secretaría de Género y Generaciones de la Intendencia es abarcar la temática afro, por ejemplo el miércoles pasado en el marco del Decenio se realizó el lanzamiento del decenio en el Museo del Hombre y la Tecnología, con un muy buen marco de público interesadas en el tema”.
¿Qué actividades e han programado para la generación de conciencia hacia el colectivo afro?
El sábado 16 se realizaron las llamadas del Decenio también con un número muy bueno de espectadores, pudiendo contar con la presencia de la banda de rock local Mate Marquiño y desde Montevideo Suena Candombe, una banda de candombe fusión muy popular en la movida montevideana con varios de sus integrantes muy conocidos. Y el 29 y 30 realizaremos un encuentro de mujeres en Termas del Arapey
¿Qué objetivos tiene trazados para cumplir en el futuro desde su lugar?
Mi proyecto es seguir militando dentro de la organización y prepararme aún más para los desafíos que vendrán. Debemos de tomar conciencia y decisiones a largo o plazo, no sólo por ser julio,
Una reflexión para compartir…
-“Es necesario lograr que el mundo pueda tener una mirada social más abierta una comunidad más unida y con menos brechas de desigualdad, como lo subraya uno de los puntos de la Ley 19.122. Es preciso construir un mundo mejor para las generaciones que vendrán… que éstas puedan sensibilizarse con estos temas”.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...