Una vida dedicada al deporte del pedal

Julio Gómez, entrenó a Milton Wynants y “lloró durante toda la carrera” pero trajo la Medalla de Plata

Hablar de Julio Gómez en Salto es hablar de ciclismo. Se lo recuerda quizás fugazmente porque él no era el gran protagonista de esa foto, pero sí está en aquella imagen que nos emocionó a todos, la Medalla Olímpica de Milton Wynants en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000, cuando fue su entrenador y preparador físico. “El día antes le dijimos a toda la delegación que íbamos a traer una medalla para Uruguay y se rieron, después yo lloré toda la carrera”, recuerda emocionado.
Dirige el Club Lazareto con el que se entusiasma al hablar de los convenios logrados y de que lo han cambiado e integrado a la comunidad con institucionalidad, al punto que desde hace algunos años allí funciona el comedor universitario.al dorso 001
Su vida transcurrió gracias a la bicicleta, como dice él mismo. Por ella conoció tres continentes, tiene un taller hace cinco décadas y estuvo en la cumbre del deporte del pedal, aunque hoy le duele que el ciclismo salteño y el uruguayo estén tan postergados. Trabaja como funcionario municipal, milita por el Frente Amplio y sigue siendo un consecuente con su forma de pensar. Con Julio Gómez, Las Diez Últimas de la Última.

1- ¿Nació en Salto? ¿Hace cuánto tiempo?
Nací en Salto, en mi querido barrio Lazareto. Hace 67 años. Yo ando en la calle desde los 10 años de edad. Fuimos una familia de 5 hermanos, re pobres, no pobres. Y tuvimos que salir a luchar y con la gran suerte de conocer la bicicleta, que me cambió la vida, y hace 52 años que aún tengo mi tallercito. Y gracias a la bicicleta tengo todo lo que tengo.

2- Estuvo vinculado al ciclismo y viajó mucho por el mundo…
Sí claro, conocí tres continentes, (América, Europa y Oceanía) y así pasé de estar muy mal sin nada de nada, a conocer varios países y obtener una medalla olímpica (como entrenador de Milton Wynants en Sidney 2000) que es lo más grande que existe. Porque hay gente que dice que el Mundial de Fútbol es esto o aquello, no, no tienen ni idea lo que es vivir los Juegos Olímpicos por dentro, es algo fabuloso que nunca más me voy a olvidar.

3- Pero en Salto ¿estudiaste?, ¿a qué te dedicaste?
Llegué hasta sexto año de escuela, no me gustaba estudiar. Estaba con mis padres y mis hermanos trabajando en los hornos de ladrillo, y después mi madrecita lavaba ropa y entonces repartíamos ropa en canastos entre las pensiones; y después los domingos íbamos a la cancha a vender bolas de fraile que mi madre hacía también. Mi vida transcurrió en la calle y entre la gente. El ciclismo es un deporte tan sacrificado que yo practiqué muchos años, te enseña un valor a la vida impresionante, cuando por otro lado hay que gente que se queja y no sabe ni por qué lo hace.

4- ¿Qué pensás de aquellos que no saben cómo encarar algunos problemas?
Mirá yo pasé mucho sacrificio y dificultades como pocos. Incluso cuando éramos ciclistas, que viajábamos arriba de un camión, tapados con un encerado. Ahora que desde hace tres años trabajo en la Intendencia, estoy en una repartición de servicios públicos que es la de alumbrado público y puedo decir que me encanta lo que hago, porque lo que hago es trabajar. Y cuando paso horas arriba de un camioncito con mis compañeros, cuando volvemos al taller pasados de hora muchas veces a entregar el turno, golpeo arriba del camión y canto ¡hoy me gané la plata, hoy me gané la plata! Porque la vida es agradecimiento.

5- ¿Pero cuánto tiempo estuviste vinculado de forma directa al ciclismo?
Yo corrí 15 años y después estuve como entrenador otros cuatro años, trabajé con el Club Ciclista Fénix y el Amanecer. Pero hoy me duele lo que es el ciclismo, porque no existe al lado de lo que supo ser. Yo hace 12 años que me retiré del ciclismo y en Salto hace 20 años o menos, ganábamos todas las carreras, la Vuelta, las Rutas de América, las 500 Millas, toda carrera y competencia que había la ganaba un salteño. Ahora no ganamos nada, no tenemos un atleta de élite en nuestro departamento y eso me duele.

6- ¿Por qué pasa eso?
Porque no estamos trabajando, pero la culpa no la tiene el gobierno, los que no estamos trabajando somos los dirigentes de los clubes. Yo al menos nunca dejé de estar, fui presidente de la Federación Ciclista durante 12 años, pero no hay nada. Nosotros íbamos a correr a Montevideo arriba de un camión y volvíamos en bicicleta, hoy esa pasión se perdió y ya nadie pasa por un club ciclista.

7- Estuviste en toda América, ¿cómo era recorrer esos torneos siendo un uruguayo y sin sponsor?
Si pude ir a varios países, prácticamente del continente nuestro fui a todos. Fui a tres Juegos Odesur (juegos olímpicos sudamericanos), dos campeonatos Panamericanos y un Juego Olímpico, el de Sidney en el 2000, después fui a las carreras en Chile, Paraguay y Brasil. Ahí estábamos a otro nivel. Pude viajar con la selección de ciclismo a varios países y siempre por las nuestras, nos daban lo justo y lo necesario, y a poner el hombro porque sin sacrificio no había logros, pero esas carencias a veces nos complicaban al lado de otros que venían con todo. Tuve la suerte de ir a muchos lados, lo que pasa es que a uno no lo reconocen.

8- Porque el ciclismo no es para hacer fama y fortuna…
No, es como te dije, no es para eso. Yo tengo varios cursos internacionales realizados, cada vez que podía ir al exterior hacía un curso de especialización para profesionalizarme y traer mis conocimientos acá, pero quedaba en eso, porque a la mayoría no le interesaba mucho.

9- ¿Cómo fue viajar con Milton Wynants a los Juegos Olímpicos y sobre todas las cosas cómo viviste esa carrera inolvidable donde gana la medalla de Plata?
Yo había viajado varias veces con él por todos lados, ya nos conocíamos de antes. Y el Comité Olímpico Uruguayo me designó a mí para ser su entrenador y preparador físico, y actualmente en la sede del Comité hay una foto de 2 metros por 1 metro y en esa foto estoy yo, nadie me saca de ahí. Porque pudimos traer una medalla Olímpica histórica para nuestro país y estuvieron 52 años sin ganarla y ahora hace 18 años que no la ganan. En competencias individuales nunca vamos a ganar otra medalla olímpica, acordate de lo que te digo, nunca. En mi caso lloré durante toda la carrera, porque sabía que nos iba a ir bien. El día antes tuvimos una reunión con Julio César Maglione y con toda la delegación uruguaya, y yo dije mañana (por el día de la carrera) vamos a ganar una medalla para Uruguay. Y todos se rieron, todo saben eso, todos se rieron. Pero al otro día, la ganamos y llorábamos antes y después de la carrera. Fue algo que solo hay que vivirlo, no se puede contar con palabras, se me inflama el pecho cuando pienso en eso, pero hay que estar ahí. No puedo explicarlo.

10- ¿Luchaste desde el club del barrio, después desde el ciclismo y ahora desde la política por cambiar las cosas, crees que se puede lograr lo que uno quiere en la vida?
Yo creo que se puede y me metí en política porque creo en este proyecto que es el Frente Amplio, yo siempre doy solo un ejemplo, 70 mil personas volvieron a ver y la operación no les salió un solo peso. Eso es muy importante, pero es solo uno de los tantos logros que hubo en todos estos años. Yo respeto a todos, tengo amigos en todos los partidos políticos y quiero mucho a mi barrio, y a mi club Lazareto en el que estoy en la directiva hace muchos años y hemos logrado varios convenios con el Ministerio de Transporte y Obras Públicas para mejorarlo. Ahora hasta tenemos un comedor universitario, yo creo que la gente que quiere hacer cosas por su barrio, por su deporte o por lo que cree en la política, siempre puede lograr lo que se propone, con humildad, sacrificio y honestidad. Siempre se puede.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...