Gestionar con eficiencia a su equipo de trabajo

El éxito de las empresas depende, en gran parte, de la comunicación, compromiso y sentido de pertenencia que pueda existir entre sus colaboradores. Cuando se trabaja en equipo, las actividades se desarrollan de manera más eficiente.
Un equipo de trabajo puede que centre su atención exclusivamente en las personas, lo que resulta una desventaja cuando se necesita requerir una mayor productividad y mejora en los resultados; en las tareas, dejando de lado los resultados y sólo concentrándose en los procesos; o bien en los resultados, otorgando importancia a una mayor rentabilidad y productividad, que dejaría aparte la calidad por cantidad.
Resulta por lo tanto relevante una eficiente gestión de los equipos de trabajo en la organización, con la combinación de factores para el cumplimiento de los objetivos determinados en la planificación estratégica.
Un correcto desarrollo de los equipos: ayudando y haciendo crecer a cada persona, sea probablemente uno de los temas esenciales para gestionar equipos de trabajo de forma eficiente.
RECONOCER A SU EQUIPO
Es fundamental reconocer el poder que tienen los colaboradores en la contribución de los equipos para el logro de objetivos. En algunas ocasiones, las expectativas de algunos colaboradores se ven frustradas cuando son talentosos, capaces y están interesados por trabajar en la consecución de las metas y objetivos organizacionales, debido a que sus jefes, e incluso sus compañeros, limitan o desconocen, y por lo tanto no reconocen su potencial y su trabajo.
Cuando un integrante del equipo de trabajo entiende que sus aportes están siendo valorados y que su contribución apoya al logro de los objetivos, se incrementa su motivación personal y su desempeño comprometiéndose de modo significativo con la gestión que debe realizar y fortaleciendo su sentido de identidad con el equipo y la empresa.
Por eso resulta fundamental el creer en la capacidad de los colaboradores, otorgándoles la responsabilidad y confiando en su gestión. Esto resulta la mejor manera de construir equipos donde cada uno de los participantes siente que agrega valor con su trabajo, que su aporte es significativo para los resultados obtenidos. El jefe debería actuar con “director técnico” del equipo y diseñar y planificar las mejores estrategias para obtener los resultados deseados. Debe asignar las tareas a cada uno de los colaboradores involucrados, acompañar en la implementación y realizar seguimiento, de tal manera que cada uno entienda su rol y motivado en una visión compartida para obtener los resultados planificados.
María Belén Martínez Ambrosini