Mercado Laboral: Lo que se viene y nos toca (III)

En los artículos anteriores comprendíamos qué a pesar del nivel de inversión qué se ha dado en Salto y a nivel del país todo, no se logra generar significativo número de nuevos empleos de calidad.
Gran parte de las nuevas inversiones, muchas de ellas desarrolladas a partir de tecnología de punta, demandan empleo poco calificado y en forma transitoria durante el período de construcción o montaje, manteniendo luego para su operación muy poca mano de obra especializada, no contribuyendo al real desarrollo económico local y territorial, generando poco empleo genuino y de calidad para la población.
A su vez, varios análisis a nivel mundial, vaticinan un severo impacto de la automatización en el mercado productivo y laboral1. Los trabajos manuales y rutinarios, los empleos poco calificados, principalmente en el sector Comercio y Servicios tenderán a mermar.
El nuevo escenario nos demanda un cambio y un compromiso como sociedad, pero en primer lugar nos exigirá un Proyecto de Desarrollo integral del territorio. Una visión integral del territorio, como sistema de relaciones sociales y económicas enmarcadas en un entorno que determina ciertas potencialidades y restricciones, las cuales no son uniformes en todas las zonas del país.
¿Cómo nos preparamos para hacer frente a lo que nos toca?
El reciente estudio del Instituto de Economía de la UDELAR2 realizó una caracterización de los departamentos de nuestro país en base a la importancia que para el desarrollo económico departamental tiene un adecuado balance entre capacidad productiva para la creación de valor, el desarrollo empresarial local y las condiciones de entorno. Los resultados para Salto fueron los siguientes:
Estos tres indicadores se sintetizan en un solo Indicador de desarrollo económico departamental que para nuestro departamento no sólo fue bajo, sino que presentó un deterioro respecto a los resultados obtenidos en estudios realizados en el año 2006.
A partir de esta caracterización el estudio discute estrategias que permitan el desarrollo de sistemas productivos territoriales competitivos. En particular para Salto, caracterizado por ser uno de los departamentos con menor PIB per cápita y uno de los territorios que presenta menor densidad de MIPYMES por habitante, dicha investigación deja muy claro que las estrategias productivas deben superar el límite de las jurisdicciones político-administrativas para qué realmente sean potentes.
Un enfoque territorial más amplio es el único que permitirá contar con una masa crítica de empresas locales que puedan funcionar en lógica de redes, donde se combine confianza y cooperación para competir, que puedan participar en la apropiación del excedente generado y brinden oportunidades de empleo y actividad económica local.
En ese sentido el estudio propone considerar los departamentos del litoral noroeste (Río Negro, Paysandú y Salto) que muestran un perfil productivo similar, de base primaria y agroindustrial. En estos departamentos habría que promover el desarrollo de cadenas productivas agroindustriales con una lógica regional, es decir con políticas e instrumentos que trasvasen los límites departamentales, como en verdad sucede con la lógica productiva y empresarial de estas cadenas de valor. No es casualidad que varias de las especializaciones productivas se repitan entre estos departamentos, ya que varias de las actividades son compartidas y localizadas en más de una administración jurídica departamental.
Por promover cadenas productivas nos referimos a potenciar todas las actividades de soporte, servicios productivos, servicios auxiliares, logística, insumos e industrias auxiliares que estas cadenas requieren. Hay capacidades empresariales locales, al menos en potencial, para desarrollar estas actividades, lo que sería una muy buena forma de ampliar el margen local de “derrame” del excedente económico producido por los sectores primarios y agroindustriales que ya existen.
Entendemos que, en algunos temas que así lo merecen, la política nacional debe decidirse a actuar en clave regional (supra departamental). Un vivo ejemplo de ello es “El Corredor de los Pájaros Pintados”.
En posterior entrega trataremos lo imprescindible que nos es el consensuar “políticas de estado”, elaborando estrategias que excedan los periodos de gobierno municipales y así aprovechar al máximo estas 12 entidades nacionales:
1) ANDE
2) Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional – INEFOP
3) URUGUAY XXI
4) Centro de Extensionismo Industrial (CEI)
5) Instituto Nacional del Cooperativismo
6) Corporación Nacional para el Desarrollo (CND)
7) Sistema Nacional de Respuesta al Cambio Climático
8) INIA
9) LATU
10) CIU
11) OPP
12) MEF

 Profundizado en la Conferencia de inicios de este mes a la que nos invitara la Fundación SALTO GRANDE, “El Cambio Tecnológico y el futuro del trabajo” 2 Instituto de Economía, Facultad de Ciencias Económicas y Administración, Universidad de la República, Uruguay, Serie Documentos de Trabajo, DT 07/2017, Rodríguez Miranda, A. et al. (2017) “Especializaciones productivas y desarrollo económico regional en Uruguay”







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...