Discusiones viejas y actuales en el Encuentro Popular de Educación

Comenzó este viernes en el Paraninfo de la Universidad de la República y se desarrollará hasta la noche de hoy; recoge los aportes surgidos de talleres realizados durante mayo y junio con la intención de intercambiar acerca de qué educación se quiere. En medio de la discusión del proyecto de ley de Rendición de Cuentas, el tema presupuestal ha sido central, pero también se hizo énfasis en evitar reducir los problemas a ese plano y observar las tensiones provocadas por el sistema capitalista.
Los convocantes del Encuentro Popular de Educación del Uruguay son el PIT-CNT, el Movimiento en Defensa de la Educación Pública, la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay, el Centro de Estudiantes del Instituto de Profesores Artigas, el Centro de Estudiantes de Magisterio, la Coordinadora de Sindicatos de la Enseñanza del Uruguay y la Federación Uruguaya de Cooperativas de Vivienda por Ayuda Mutua (FUCVAM).
Se plantearon tres ejes temáticos: «Educación y mundo del trabajo desde una concepción emancipadora», «Educación, sociedad y construcción democrática» y «Bases materiales para un proyecto educativo de largo plazo». En torno a esos tres ejes se organizaron tres talleres en Montevideo (en el local del SUNCA, en el del programa Apex de la Udelar en el Cerro y en un complejo de FUCVAM) y uno en Salto. Los aportes recogidos en esas instancias están sistematizados en un documento disponible en el blog del encuentro.
Los tres panelistas que abrieron el encuentro fueron Seni Pedretti, docente de Idioma Español e integrante de la comisión de programa del Encuentro Popular de Educación, Danae Sarthou, maestra, profesora de Formación Docente y ex dirigente de la Asociación de Maestros del Uruguay, y Alfredo Falero, sociólogo y docente de la Udelar. La primera jornada contó con un buen número de concurrentes.
Presupuesto y autonomía
Pedretti se enfocó en la reivindicación de un porcentaje del Producto Interno Bruto para la educación. Indicó que a mediados de la década de 1990 por requerimiento del Sindicato de Magisterio «se estableció la idea de que una porción del presupuesto o una porción del PBI tenía que estar formando parte de una modificación de la Constitución de tal forma que obligase a los gobiernos a cumplir con ella y a darle garantías al sistema educativo desde el punto de vista jurídico». De allí surgió la propuesta de destinar 27% del presupuesto nacional o 4,5% del PIB. El expositor destacó que el Frente Amplio fue el único en defender esos números, pero marcó un error de las organizaciones: «en primera instancia fueron defendidos solamente los números, la idea del perímetro quedó en la oscuridad. Sabiendo que estábamos construyendo una idea no la construimos de forma acabada», reconoció. Dijo que dentro de ese porcentaje se han incluido sectores ajenos a la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) y la Udelar, y mencionó específicamente a la Universidad Tecnológica. Agregó que en 1996 el informe de la Educación para la UNESCO pautó que la inversión mínima para el sistema educativo debía de ser de 6% del PIB y esa proporción, en lugar de 4,5%, pasó a ser el objetivo.
Respecto a la autonomía, Pedretti se remontó al año 1946, cuando Justino Giménez de Aréchaga hablaba de las ventajas de la descentralización administrativa. Indicó que la autonomía que la educación alcanzó en la década de 1960 fue destruida durante la dictadura y terminó de lapidarse con las políticas neoliberales de los 90. Sostuvo que en ese momento el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo comenzaron a «planear» sobre la ANEP y que «sobre la Universidad [de la República] los vínculos se hacen de manera distinta pero también se hacen». Dijo que entre 1990 y al menos hasta 2011 los organismos internacionales firmaron convenios directamente con los presidentes de la República y no ya con los organismos de educación y opinó que eso lleva a que la política educativa quede en manos de instituciones internacionales.
El docente afirmó que los proyectos educativos «no son públicos», porque los convenios con organismos internacionales se apoyan en cláusulas de confidencialidad.

Comenzó este viernes en el Paraninfo de la Universidad de la República y se desarrollará hasta la noche de hoy; recoge los aportes surgidos de talleres realizados durante mayo y junio con la intención de intercambiar acerca de qué educación se quiere. En medio de la discusión del proyecto de ley de Rendición de Cuentas, el tema presupuestal ha sido central, pero también se hizo énfasis en evitar reducir los problemas a ese plano y observar las tensiones provocadas por el sistema capitalista.

Los convocantes del Encuentro Popular de Educación del Uruguay son el PIT-CNT, el Movimiento en Defensa de la Educación Pública, la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay, el Centro de Estudiantes del Instituto de Profesores Artigas, el Centro de Estudiantes de Magisterio, la Coordinadora de Sindicatos de la Enseñanza del Uruguay y la Federación Uruguaya de Cooperativas de Vivienda por Ayuda Mutua (FUCVAM).

Se plantearon tres ejes temáticos: «Educación y mundo del trabajo desde una concepción emancipadora», «Educación, sociedad y construcción democrática» y «Bases materiales para un proyecto educativo de largo plazo». En torno a esos tres ejes se organizaron tres talleres en Montevideo (en el local del SUNCA, en el del programa Apex de la Udelar en el Cerro y en un complejo de FUCVAM) y uno en Salto. Los aportes recogidos en esas instancias están sistematizados en un documento disponible en el blog del encuentro.

Los tres panelistas que abrieron el encuentro fueron Seni Pedretti, docente de Idioma Español e integrante de la comisión de programa del Encuentro Popular de Educación, Danae Sarthou, maestra, profesora de Formación Docente y ex dirigente de la Asociación de Maestros del Uruguay, y Alfredo Falero, sociólogo y docente de la Udelar. La primera jornada contó con un buen número de concurrentes.

Presupuesto y autonomía

Pedretti se enfocó en la reivindicación de un porcentaje del Producto Interno Bruto para la educación. Indicó que a mediados de la década de 1990 por requerimiento del Sindicato de Magisterio «se estableció la idea de que una porción del presupuesto o una porción del PBI tenía que estar formando parte de una modificación de la Constitución de tal forma que obligase a los gobiernos a cumplir con ella y a darle garantías al sistema educativo desde el punto de vista jurídico». De allí surgió la propuesta de destinar 27% del presupuesto nacional o 4,5% del PIB. El expositor destacó que el Frente Amplio fue el único en defender esos números, pero marcó un error de las organizaciones: «en primera instancia fueron defendidos solamente los números, la idea del perímetro quedó en la oscuridad. Sabiendo que estábamos construyendo una idea no la construimos de forma acabada», reconoció. Dijo que dentro de ese porcentaje se han incluido sectores ajenos a la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) y la Udelar, y mencionó específicamente a la Universidad Tecnológica. Agregó que en 1996 el informe de la Educación para la UNESCO pautó que la inversión mínima para el sistema educativo debía de ser de 6% del PIB y esa proporción, en lugar de 4,5%, pasó a ser el objetivo.

Respecto a la autonomía, Pedretti se remontó al año 1946, cuando Justino Giménez de Aréchaga hablaba de las ventajas de la descentralización administrativa. Indicó que la autonomía que la educación alcanzó en la década de 1960 fue destruida durante la dictadura y terminó de lapidarse con las políticas neoliberales de los 90. Sostuvo que en ese momento el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo comenzaron a «planear» sobre la ANEP y que «sobre la Universidad [de la República] los vínculos se hacen de manera distinta pero también se hacen». Dijo que entre 1990 y al menos hasta 2011 los organismos internacionales firmaron convenios directamente con los presidentes de la República y no ya con los organismos de educación y opinó que eso lleva a que la política educativa quede en manos de instituciones internacionales.

El docente afirmó que los proyectos educativos «no son públicos», porque los convenios con organismos internacionales se apoyan en cláusulas de confidencialidad.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...