Postergarían el crecimiento presupuestal comprometido para el 2017 en la Universidad

El Consejo Directivo Central (CDC) de la Universidad de la República expresó su profunda preocupación por la eventual postergación para 2018 del crecimiento presupuestal comprometido en la Ley de Presupuesto para 2017.
Los montos otorgados en 2015 ya eran “muy inferiores al pedido universitario elaborado estrictamente sobre la base de los compromisos asumidos públicamente por el gobierno nacional de 6% del PBI para la educación y 1% para la investigación e innovación”, señala la declaración que se publica en la página web de la UdelaR. “El panorama se vuelve más complejo cuando los montos, aunque se mantengan iguales, se dilatan en el tiempo”, agrega.
Según el documento “el gasto social debe atender las urgencias del presente pero también constituir una inversión social a largo plazo. En este contexto, la investigación, la educación superior y la atención en el Hospital de Clínicas no deberían ser pospuestos sino priorizados”.
El CDC solicita que el Poder Ejecutivo revise esta posición, “que conspira contra la calidad del gasto en educación superior”, y en caso de que así no ocurra, “confiamos en que el Parlamento Nacional no acompañe las postergaciones a que se sometería en particular a la Universidad de la República”.
POSTERGACIÓN GENERA GRAN INCERTIDUMBRE
En conocimiento de la información contenida en el documento del Ministerio de Economía y Finanzas -Evolución económica y perspectivas 2016- publicado en el sitio web del Ministerio (https://www.mef.gub.uy/innovaportal/file/18502/3/presentacion-lineamrendiccuen tas.pdf), de que el crecimiento presupuestal de la Universidad de la República comprometido en la Ley de Presupuesto para el año 2017 (más de 500 millones de pesos) se postergaría para 2018, el Consejo Directivo Central expresa su profunda preocupación y hace algunas consideraciones.
La institución universitaria, por su naturaleza, debe planificarse a sí misma con horizontes de al menos 10 años. El presupuesto vigente ya causa problemas de planificación por asignar incrementos sólo para los años 2016 y 2017 (dos de los cuatro años para los que se debe elaborar el Presupuesto Nacional).
La actual propuesta de postergación de los incrementos genera una gran incertidumbre y compromete asignaciones ya realizadas por la Universidad, que se habían decidido en el contexto de conocerse los montos disponibles para 2017. Por ejemplo, se atendió estratégicamente la creación de cargos en 2016 con la perspectiva de atender más vigorosamente la función de investigación y estudios de postgrado en 2017.
Los montos otorgados en la Ley de Presupuesto votada en 2015 eran ya muy inferiores al pedido universitario elaborado estrictamente sobre la base de los compromisos asumidos públicamente por el gobierno nacional de 6% del PBI para la educación y 1% para la investigación e innovación. El panorama se vuelve más complejo cuando los montos, aunque se mantengan iguales, se dilatan en el tiempo.
Se comprende que la coyuntura económica presenta elementos desfavorables, como lo confirma el Instituto de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración. Sin embargo, dada la intención de preservar el gasto social y educativo, sorprende la postergación de la Universidad, junto con otras instituciones que se ocupan de la investigación o innovación. Según datos oficiales, la Universidad es responsable de aproximadamente el 80% de la investigación y de una proporción similar de la educación superior del país. “Entendemos que el gasto social debe atender las urgencias del presente pero también constituir una inversión social a largo plazo. En este contexto, la investigación, la educación superior y la atención en el Hospital de Clínicas no deberían ser pospuestos sino priorizados. Solicitamos que el Poder Ejecutivo revise esta posición, que conspira contra la calidad del gasto en educación superior. En caso de que así no ocurra, confiamos en que el Parlamento Nacional no acompañe las postergaciones a que se sometería en particular a la Universidad de la República”, esgrimen desde el CDC.