NELLY MEDEN: UNA ARTISTA MULTIPLE

Una nota exclusiva de JUANJO ALBERTI, desde Montevideo

SE DIZFRAZABA CON ROPA DE SUS TIAS

De chica se dizfrazaba con la ropa que le daban sus tías, y vestida así personificaba a cantantes y actores, que escuchaba por la radio en radioteatros.

Su comedia favorita, Guillermo Bredeston,  Nelly Meden, Canal 9, 1969

Su comedia favorita, Guillermo Bredeston,
Nelly Meden, Canal 9, 1969

Con algunos años más, ya de adolescente sus padres la llevaban al cine en las funciones de matinés y continuados para ver películas de la época. Sumamente atraída por la actuación, casi con 17 años ya pasa a incorporarse a aquel radioteatro que escuchaba, y así años después, en una gira de una compañía por su ciudad, parte del elenco le recomienda que se traslade a Buenos Aires para tentar suerte. Una vez allí, en el año 1947, cubre una vacante actoral en la película «Los secretos del buzón», de Catrano Catrani, iniciando así su larga carrera en radio, cine, teatro, y televisión. Inmediatamente, llega al teatro de la mano de Narciso Ibáñez Menta, en Presidente Alvear, en la comedia musical «Luna de miel para tres», de Carlos Olivari y Sixto Pondal Ríos, que a su vez estelarizaban Gloria Marín, Jorge Negrete, Francisco Canaro y Blanquita Amaro. Se llamó Nelly Meden, una artista múltiple.

«EL ULTIMO PERRO»: MAGISTRAL ACTUACION

Nelly Meden o Nélida Mabel Medina, nació en Rosario, el 14 de marzo de 1928. En la capital argentina se catapultó como una verdadera profesional, dejando a su paso ganador, muy buenas presentaciones en las tablas y las cámaras. Ya en 1950 es llamada por César Amadori para estar en «Nacha Regules», y un año más tarde por Mario Soffici para «La indeseable», ya para papeles más destacados. Luego, llegarían notables actuaciones en «El conde de Montecristo», «En carne viva», «Del otro lado del puente», «El cura Lorenzo», y especialmente su magistral presencia en «El último perro», de Lucas Demare, con el papel de María Fabiana. Se trataba de una cinta rodada en colores, sobre el guión de Guillermo House y Sergio Leonardo según la novela de Guillermo House, estrenada en 1956 en Argentina y Uruguay, teniendo como protagonistas -además de Meden- a Hugo del Carril, Nelly Panizza y Mario Passano. «El último perro» en un principio iba a ser dirigido por Carlos Schlieper con Mirtha Legrand como protagonista femenina, pero luego de varias idas y venidas se cambió al director, y a la actriz por la propia Nelly Meden. A mediados de los sesenta, Meden vuelve a demostrar su calidad para interpretar drama en «Orden de matar», de Román Viñoly Barreto, en una intervención actoral que recibió una distinción del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales.

LA CALIDAD DE SU VOZ

Nelly Meden tuvo también una extensa trayectoria en radio merced a la calidad de su voz. En ese medio debutó en 1949 en «Club de mujeres», programa que conducía la periodista Mariofelia; luego participó en Radio El Mundo en el ciclo «Radio-Cine Lux», que se transmitía los sábados con adaptaciones de películas famosas, trabajó en muchos radioteatros en pareja con Carlos Estrada y Jorge Salcedo En teatro dictó cátedra en “La salvaje”, “Buenas noches, Patricio”, “Mesas separadas” y “Telón de sombras”, su último desempeño en 1997. Mientras transcurría brillantemente su labor en cine y teatro, llega a la pantalla chica, actuando en el ciclo «Son cosas de ésta vida», junto a Raúl Rossi y Amalia Sánchez Ariño, «Los solteros del 10o. C», «Desesperadamente vivir», «Su comedia favorita», «Silvia muere mañana», y «Tiempo de amor prohibido», éste último haciendo pareja con Atilio Marinelli.

16 AÑOS EN MÉXICO
En los últimos días de 1967 al no conseguir trabajo en la vecina orilla se radica en México, donde se queda por espacio de 16 años, logrando impactar en su actividad frente al público, con «Cuatro mujeres para Adán», 1968, «El retrato de Dorian Gray» con Enrique Alvarez Féliz, 1969, «Puente de amor», con Angélica María y Ernesto Alonzo, 1969, «La constitución», con María Félix, 1970, «Muchacha italiana viene a casarse», con Angélica María y Ricardo Blume, 1971, «El carruaje», con José Carlos Ruiz, 1972, «Las gemelas», con Maricruz Olivier y Guillermo Murray, 1972, «La hiena», con Amparo Rivelles, 1973, «El chofer», Jorge Rivero y Linda Cristal, 1974, «Mañana será otro día», con Jacqueline Andere, 1976, «La venganza», con Helena Rojo y Enrique Lizalde, 1977, «Pecado de amor», con Jacqueline Andere, Enrique Alvarez Félix y Ernesto Alonso, 1978, «Secreto de confesión», con Silvia Derbez y Gustavo Rojo, 1980, «Infamia», con Susana Dosamantes y Julio Alemán, 1981, entre otras obras. Luego, en 1983 regresó a Argentina, donde apareció con intermitencias. En 2001 fue una de las actrices galardonadas en «El Cine y la Mujer» del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata y recibió en 2002 la distinción Cóndor de Plata a la trayectoria otorgado por la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina. Jamás se casó, vivía acompañada de su anciana madre Betsabé, su perra y sus amigos.
Tras permanecer internada algunos meses en el Sanatorio Colegiales de Buenos Aires por padecer de cáncer falleció el 8 de noviembre de 2004, víctima de la enfermedad incurable. Más allá de la nostalgia.