- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

“Ojalá ocupáramos más tiempo en aprender lo bueno que lo malo. Lo malo está bien, pero es solo un dato, no podemos cambiarlo, pero podemos mejorar lo bueno”

Entrevista a Mario Tucci.

Mario Tucci es Senior Partner de “MVD Consulting”, consultora de negocios integrada por quince personas que se dedican a ayudar a empresarios a que les vaya mejor, “sea vendiendo más, que gasten menos, que se conecten mejor con otros empresarios, y también ayudamos a empresas a llegar a Uruguay a invertir, estamos relacionados y tenemos clientes dentro de las Zonas Francas del Uruguay, hemos ayudado también al gobierno uruguayo a algunos programas de atracción de inversiones”, comentó Tucci a LINK momentos previos a dar inicio a la jornada de Desayuno de Trabajo denominado “De autoempleo a empresario”, que se realizó días pasados en la sede del Centro Comercial e Industrial de Salto.Mario Tucci (4) [1]
- ¿Qué diferencia hay entre autoempleo y ser empresario?
– Lo que quisimos hacer con esta charla es sensibilizar a cualquiera que tenga una empresa o un emprendimiento, a que piense no solamente en las habilidades que tiene sino, para qué está haciendo lo que está haciendo. Somos una consultora de negocios, somos quince personas que trabajamos ayudando a empresas de todo tipo, y lo que nos parece es que mucha gente tiene un trabajo, tiene una empresa pero lo encara como a un autoempleo. Esto quiere decir que no se ve fuera de ella, es decir, a lo mejor no tiene mucha planificación, está todo muy basado en sus capacidades, por lo tanto puede entregar lo que él o ella es capaz de hacer, pero no lo que un sistema es capaz de hacer.
- ¿Más intuitivo que profesionalizado?
– Es más bien basándose en lo que sabe hacer, no necesariamente en las cosas que le gustaría resolver, no en los problemas que los clientes tienen para resolver. Entonces, eso usted lo ve mucho, por ejemplo, en un veterinario que espera a que venga alguien con un perro o lo llame del campo para resolver un problema médico, pero a lo mejor ese veterinario quiere tener una academia de educación para propietarios, a lo mejor puede tener una revista y escribir cosas sobre veterinaria, a lo mejor puede tener un hospital o una mutualista veterinaria para las mascotas, a lo mejor puede empezar a vender comida. Entonces, no es solamente lo que el veterinario sabe hacer sino lo que el veterinario quiere hacer, y esa es la diferencia que nosotros entendemos entre autoempleo y empresario.
Pero en verdad lo trajimos como excusa para hablar de cuán preparados estamos como empresarios hoy ante tal brutal avance de la tecnología y de la competitividad. Cuánto de nuevo estamos proponiendo a nuestros clientes y cuánto nos estamos quejando.
- Casualmente, la ministra de Educación en su discurso por la Jura de la Constitución adelantó que las nuevas tecnologías en el terreno laboral nos debe llevar a capacitar nuestra mano de obra, ¿los uruguayos estamos capacitados para transformarnos de autoempleo a empresarios en el siglo 21?
– Lo primero, y que consideramos muy importante, es el tema de la actitud que tenemos. Para nosotros hay un balance muy importante entre saber y tener actitud. Entonces creo que el uruguayo está, en general, bastante acostumbrado a que otros le resuelvan el problema, a que otros le digan qué hacer. En la nueva época en la cual todos competimos contra todos sin fronteras, yo hasta puedo estudiar basado en colegios extranjeros si quiero, porque me pongo en YouTube, donde hay universidades de primera categoría dando clases gratis.
Porque en realidad, el conocimiento dejó de ser mi certificado de éxito. Es decir, es el conocimiento más la actitud que yo le pongo y hablo en el contexto de una empresa. Entonces, sí claro que los uruguayos tenemos capacidades para ser igual que cualquiera en el mundo, podemos ser más bajos, más gordos, más feos pero somos iguales, tenemos las mismas capacidades y el mismo acceso a la información, tenemos el mismo acceso a ver cómo funcionan las empresas que les va bien. Tenemos que ensayar un poco la cultura de trabajar más en conjunto, de contarnos lo que nos pasa, de no pensar que la competencia está en mi barrio. La competencia está con el mundo. Lo

vieron los taxistas en Montevideo cuando apareció UBER, es decir, la competencia no eMario Tucci (1) [2]staba con el otro taxista, la competencia estaba con alguien que ni siquiera estaba en este país y de golpe apareció. Lo vieron las cafeterías cuando viene MacDonald y puso un café, ahora vino Starbucks. Lo vieron los restaurantes cuando vino MacDonald. Es decir, vienen modelos de trabajo que interpretan y entregan al cliente una experiencia diferente, mejor y los hacen competir distinto.

Entonces sí, el uruguayo tiene que entrenarse sobre todo más allá de las fronteras que conoce, tiene que abrirse un poco, tiene que aprender más idiomas, tenemos que ser mucho más curiosos de lo que somos, ojalá que ocupáramos más tiempo en aprender lo bueno que enterarse de lo malo. Lo malo está bien, pero lo malo es solo un dato, no podemos cambiar lo malo, podemos mejorar lo bueno.
Y esta charla que venimos a hacer aquí, lo interesante es que está acompañada por el gobierno uruguayo. En realidad, nosotros somos invitados por INEFOP, que es el Instituto de Formación Profesional que tiene un área de asistencia técnica a empresarios mediante la cual dan hasta diez mil dólares de subsidios, es decir, que es gratis, regalan diez mil dólares para tareas de consultorías de negocios. Es como si tú tuvieras un tema médico y necesitaras hacerte un chequeo y te lo regalaran. Bueno, para la empresa es lo mismo. Es decir, cómo una empresa puede contratar un servicio para que vengan y trabajen junto a la empresa proponiendo nuevas alternativas de crecimiento de la misma.
- Usted habló de actitud, el pasar a ser empresario pasa por asumir riesgos, y a veces el asumir riesgos pasa también por los miedos al fracaso, si se anima o no a asumir el riesgo. ¿Cómo se logra vencer ese miedo para asumir el riesgo?
– Primero, el riesgo es un incentivo de por sí. Es decir, al fin y al cabo si tengo un riesgo tengo el incentivo de poder cumplir con mis planes para que ese riesgo deje de ser tal. Si uno como empresario vive todo el día pensando en los riesgos que tiene, pobre vida. La verdad es que un empresario tiene los riesgos propios de su negocio y tiene también los riegos de lo que lo rodea como el regulador, la burocracia, los impuestos, el peso social.
Lo importante, y nosotros lo hacemos mucho con nuestros clientes, es tener un plan. O sea, uno disminuye los riesgos en la medida que se puedan medir y que pueda decir me está yendo bien pero con datos. Entonces, lo importante es tener un plan, lo importante es poder compararse con las empresas correctas, lo importante es poder tener un equipo adecuado, lo importante es no querer hacer todo uno sino también tomar ayudas de terceros, lo importante para reducir esos riesgos es saber cuáles son esos riesgos y tener un plan de mitigación de los mismos. Es decir, predefinir cuáles podrían ser mis riesgos y decir, bueno, si pasa esta cosa, esto es lo que voy a hacer. Otra vez, sentarse a planificar.
Muchas veces vemos que el empresariado uruguayo planifica sobre la marcha. Es decir, viene y hoy arranca el miércoles, el jueves y según cómo esté el día hoy hace una cosa o hace otra. A cualquier tamaño de compañía es muy importante planificar, es muy importante tener un día a la semana en la cual yo me siento, planifico y me comparo, veo a ver si cumplí o si no cumplí, qué tengo que ajustar, es también importante como uno se nutre de proveedores, que juegan un rol súper importante, porque uno es tan bueno de acuerdo a los proveedores que tú tienes. Tú ahora estás usando un teléfono para grabar esta entrevista, y si el teléfono fuera malo y se rompe, esta entrevista sería más difícil para ti.
Entonces tú sos tan bueno como tu capacidad, más la capacidad que tiene tu teléfono, más cómo tú llegaste a este lugar, etcétera.
Eso mismo le pasa a un empresario, que a veces tiene riesgos que hereda de los malos proveedores que tiene. Por lo tanto, hay que también exigir a los proveedores. Es decir, tenemos que crear un sistema de calidad mucho mejor al que tenemos hoy en Uruguay.

PORTFOLIO DE MARIO TUCCI
Divorciado, tiene dos hijas. Es del signo de Sagitario. De chiquito le gustó la electrónica, y por suerte hoy lo tengo como hobby. “Pero siempre me gustó la parte empresarial, mi padre viene del negocio de los billares, los Tucci, que a lo mejor conocen. Me llevaba por el país a vender cuestiones de billar, por eso siempre me gustó el tema de los negocios”. Es hincha de Wanderers.
¿Una asignatura pendiente? Nunca logré comprender cien por ciento las matemáticas. La otra asignatura que tengo pendiente es devolver a la sociedad las oportunidades que he tenido yo en la vida. ¿Una comida? Algo que sea sano y no muy pesado… y el dulce de leche (risas). ¿Un libro? Leo menos libros y más revistas de actualidad. Me gusta mucho leer revistas globales que hacen sobre todo a los negocios y revistas de viajes. ¿Una película? Voy a donde me lleva mi novia con mucho gusto y me divierto. ¿Un hobby? La electrónica. ¿Qué música escucha? En general me gusta la música tranquila que me acompañe, no la que tenga que prestarle atención o que sea estridente. Todo el tiempo escucho música, mientras voy en el auto, mientras nado, porque tengo un aparato que me permite escuchar música en la piscina mientras nado. ¿Qué le gusta de la gente? Me gusta descubrir y desafiar un poco la parte positiva de la gente. Me gusta responder con algo positivo ante una cosa negativa. ¿Qué no le gusta de la gente? Que espere todo de los demás, y me pasa lo mismo a nivel empresarial. Las personas somos archi preparadas y archi inteligentes para hacer mucho más de lo que hacemos, en todos los ámbitos. Para usar mejor nuestro cuerpo, nuestra inteligencia, saber convivir porque estoy convencido que nos merecemos mejor trato entre las personas.