Ojalá que cambien

Si una persona no paga la mutualista, no puede ver al médico. Ahora si una persona está inmersa obligatoriamente en un sistema, donde el Estado te mete la mano, no te dice lo que te va a cobrar y después de tanto menjunje que hace, se equivoca, te sigue cobrando y deja a esa persona sin cobertura médica, alguien se tiene que hacer responsable.
Sin embargo no es así, nadie se hace responsable. El Estado no es responsable por las macanas que se manda, no se hace cargo de los problemas que genera y además exige que uno deba cumplir a rajatabla con sus exigencias de lo contrario pasará a ser un incumplidor y la vacuna con el sello de la DGI llegará antes de que cante un gallo.
Días pasados ocurrió algo que si lo cuento en un país serio, no me creen. Una persona quedó sin cobertura médica, nadie me supo explicar cómo, porque por ella aportaba su cónyuge a través del Fonasa, aunque de buenas a primeras la mujer pasó a recibir un descuento de un “ingreso” que descubrieron que ella tenía y le desactivaron su afiliación por el lado de su cónyuge actual.
Por lo tanto, el BPS que siempre está atento a todos los datos de los usuarios como si fuera la Policía, no supo investigar el origen del mismo como para darse cuenta que ese “ingreso” no era otra cosa que la pensión de 5.000 pesos mensuales que recibía su hijo menor de edad hasta que cumpla 18, por su padre fallecido.
Pero de esa mísera pensión que le concede el BPS a ese menor, de buenas a primeras comenzaron a descontarle el Fonasa. La pregunta fue porqué ese subsidio, que no es un ingreso, que le da el Estado a un menor de edad por los aportes que en vida hizo su padre también debía tributar. La respuesta fue que era porque estaba a nombre de la madre que era mayor de edad.
Claro que dicho subsidio debe estar a nombre de la madre, se le respondió al BPS, si el beneficiario es menor de edad y de lo contrario no podría acceder al cobro del mismo. Pero el BPS no se había dado cuenta de eso y aún así le descuenta el Fonasa, donde le dijeron a esa madre que tenía que reafiliarse a la mutualista con el recibo de la pensión de su hijo, el que ella cobra por ser su apoderada.
Mirá que lindo, así que el hijo menor de edad debe solventar con el dinero que le dejó su padre fallecido el fonasa de la madre. ¿Y porqué no se lo paga ella? No tiene trabajo. ¿Y por qué no lo hace el esposo? Porque como esa pensión está a su nombre el Estado entiende que ella percibe un “ingreso” y de ahí tiene que salir el dinero, no del bolsillo del cónyuge.
Ergo, la mujer nunca se enteró del asunto, solamente cuando cayó enferma en cama y precisó un médico, fue que le avisaron que estaba dada de baja en la mutualista de la que estaba afiliada porque no había ido a reafiliarse con el papel que dice que cobra una pensión para su hijo. Parece un trabalenguas, pero así es el Estado, un verdadero trabalenguas, un laberinto que solamente absorbe tiempo y dinero del contribuyente y no le brinda ningún servicio, ni siquiera el servicio médico, que se hace tan importante como fundamental para cualquier persona.
Pero no conforme con esto, su esposo concurrió al BPS; averiguó el horror que había cometido el organismo de querer hacer que el hijo menor de su esposa pague por ella la mutualista desde la magra pensión que recibe y así se “dieron por enterados” de que habían cometido un error.
No conforme con esto, le dijeron al esposo de la mujer desafectada de la cobertura mutual, que debía volver a hacer la declaración jurada y hacer el trámite de nuevo para reingresarla a la cuota mutual a su costo. Y tras esto, volver a la mutualista a hacer la afiliación. Pero el dinero que fue aportado desde el subsidio que recibe el niño que el Estado pretendía que mantuviera a su madre, no lo devuelven.
Porque los dineros que te saca el Estado, aunque sean por error, como en este caso, son considerados “errores sin devolución”.
El tema es que los problemas que el Estado le genera a la gente, no tienen reembolso. Entonces en definitiva estamos ante un sistema que solamente tiende a causar problemas mientras los ciudadanos debemos soportar pasivos, cómo se vulneran nuestros derechos.
Las complicaciones que ocasionan organismos como el BPS o la DGI a la población son brutales y para ellos no existe el principio de justicia distributiva, donde para que exista la justicia deben tratarse las situaciones distintas en forma diferente. Acá es todo parejo, bajo la misma regla y eso lleva a que la gente se equivoque y se cometan injusticias.
Que es algo que puede pasar, porque puede haber errores, porque quienes manejan el sistema son personas de carne y hueso, pero lo que sí debe haber son criterios, no puede calificarse como “ingreso” a los efectos de la carga tributaria de una persona, un subsidio escaso a un niño menor de edad originado por el fallecimiento de su padre. El Estado debe ver estas cosas, así como la DGI dice ver otras tantas.
Por eso, espero que llegue el momento en que haya una revisión general de los sistemas de tributación y aportes de los ciudadanos con el fin de restablecer una equidad que ya no existe, y sobre todas las cosas, para no causar perjuicios como el que nombré, donde pretende que un niño le pague la mutual a la madre por el mero hecho de que el subsidio figura a nombre de ella como apoderada del menor.
Estas cosas son injustas y como sea hay que decirlas esperando que algún día cambien.

HUGO LEMOS







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...