Presentando: Anabel Silva Auxiliar de Enfermería – Secretaria Contable en Residencial Femenino Anahata

¿Dónde realizas tu actividad laboral y cuál es tu tarea allí?
Me desempeño en Centro Anahata, ubicada en 8 de Octubre 1239.
Mi actividad está basada en la de Auxiliar de Enfermería, entregándoles a las residentes, toda mi atención y mi corazón, mimándolas y queriéndolas como ellas, siento que me quieren.
¿Cuándo fueron tus inicios?
En febrero de 2014.
¿Los estudios que has realizado, se relacionan con tu actividad laboral?
Sí. Me recibí como Auxiliar de Enfermería en el 2013 y a los cinco meses comencé a trabajar en Anahata.
Recibirme de enfermera ha sido grandioso. Y para incluso luego, entregarles un buen servicio a las residentes de Anahata, es aún mejor.
En este aspecto, mi tarea consta de hacerles entrega de los medicamentos estrictamente asignados por el médico tratante, brindarles apoyo en todo sentido para que estén cómodas y quererlas.
También me desempeño como Secretaria Administrativa y Contable de la principal de Anahata, Beatriz Da Rocha, ya que no solo llevo adelante la contabilidad de la empresa, sino soy la persona encargada del personal, además de otras diferentes tareas asignadas.
¿Por qué te decides por la tarea en este rubro?Presentando
Porque luego de un viaje al exterior, pude decidir que era lo que me gustaba hacer y fue cuando me incliné a estudiar por la salud.
Escogí este trabajo el día que decidí que era lo que iba a estudiar, porque este es un arte de amor, entregando todo por las residentes.
Soy Auxiliar y cada vez que me necesiten, ahí estoy para dar lo mejor de mi y gracias a ello aprendo cada día más.
Me gusta servir a los demás y en Anahata, encontré mi propio lugar.
Dependiendo de ti, ¿qué cambios realizarías en la empresa?
En realidad, muchas veces he tenido que tomar una decisión importante cuando Beatriz no está y lo sigo haciendo en todo momento que sea necesario, porque sé lo que estoy haciendo y la responsabilidad que ello conlleva. Estoy trabajando con personas, con las que hay que tener un orden, porque está su salud de por medio.
El trato y la atención que mantenemos es el mismo que le brindaría a mi madre, hermana, etc. Dando todo de mí, con mucha alegría.
Un día sin risas, es un día perdido.
¿Has pensado en independizarte con un negocio propio?
No. Creo que me gusta estar así, con todo mi trabajo y el rol de empleado. El de patrón es muy complicado.
¿Si surgieran nuevas oportunidades laborales, qué decisión tomarías?
Las he tenido, pero no acepté.
Me enseñaron que la Enfermería es una arte, pero en Anahata se trabaja con el arte del amor, que no se suplementa con nada.
Para trabajar en un lugar como este lo único que hay que brindar es amor. Más allá de que necesiten la medicación y comodidades, en un ambiente súper agradable.
Hacemos todo para que se sientan como en su casa y ellas me lo retribuyen de la misma manera.
Ayudándome a crecer en lo que elegí.
Me siento bárbara trabajando acá, estoy entregada a ello y creo firmemente que otra Anahata, no hay.