“Estoy viviendo la etapa de las grandes posibilidades”

Con María Pía García Bentancor : estudiante de la Escuela Nacional de Danza
“Estoy viviendo la etapa
de las grandes posibilidades”

Con María Pía García Bentancor : estudiante de la Escuela Nacional de Danza

maría pía garcía

Con tan sólo dos años vislumbraba su sorprendente virtuosidad en la danza, improvisando coreografías y caminando en puntas de pie en la vereda… una imagen verdaderamente tierna.

El destino quiso que residiera enfrente al domicilio de la profesora de la disciplina, quien recomendó a su familia que la enviara a clases.

Hoy luego de varios años de estudio y entrenamiento con la Prof. Romanella Balbuena, María Pía (15) tuvo la gran satisfacción de rendir la prueba para ingresar en la Escuela Nacional de Danza para proseguir profesionalmente con la formación de ballet y quedar dentro de las elegidas.

BAILANDO EN LA VEREDA

Sus padres la apoyaron desde siempre en el desarrollo de la disciplina: “Cuando la profesora Jacqueline me vio bailando en la vereda, habló con mamá de mis condiciones… comencé en el Jardín Parroquial, en el aula de expresión corporal… recuerdo que disfrutaba mucho.

Luego seguí en la Comisión del Cerro con Jacqueline Galvarini y a los ocho años empecé ballet con la Prof. Romanella.

- ¿Cómo fue esa etapa?

- “De crecimiento… el principio lo tomaba como una actividad más de las que hacía… luego me fui consolidando y dándome cuenta que era algo muy serio, que si quería llegar a ser una bailarina profesional, debía dedicarme por entero”.

Días atrás – con la preparación intensiva que recibió de su docente Romanella, tuvo la suerte de ser una de las pocas elegidas para entrar en la Escuela Nacional de Danza, centro que le permitirá profesionalizarse para ingresar luego en el Ballet estable del SODRE, donde contará con un trabajo asegurado.

Recordamos que el SODRE actualmente está dirigido por el Prof. y prestigioso bailarín argentino Julio Bocca.

- ¿Siempre se ha llevado bien con la disciplina y constancia que requiere el ballet?

“Como dije, al principio lo tomaba como algo más, una diversión.

Iba al liceo a la escuela y ballet era como un complemento.

Cuando lo concebí como una actividad profesional, me percaté que era algo mucho más serio y que si quería crecer debía ponerme las pilas en todo sentido”.

- ¿Y ese click en qué momento llegó?

- “Creo que en estos últimos tiempos. Pensaba recibirme de profesora de danza y dejar todo…

Me gusta bailar pero no me gusta enseñar… hoy tengo bien definido que mi meta es ser bailarina profesional y expresar mi arte en escena.

Los estudios formales los realizó en el Colegio Sagrada Familia, luego concurrió al Colegio Inmaculada… posteriormente al liceo de San Antonio.

Llegó este año un momento de grandes cambios a su vida… pasando de vivir en una zona rural y venir  estudiar a la ciudad a la vida ajetreada de la capital del país.

- ¿Qué le agrada del ámbito rural?

- “La tranquilidad… se puede dormir mucho mejor, no existen los ruidos de la ciudad… se respira mejor… solía sacar los parlantes y ensayar en la chacra… allí puedo concentrarme y tener privacidad”.

FUTURO EN

EL SODRE

Movida por la gran aspiración de en unos años pertenecer al Ballet Estable del SODRE María Pía dejó su Salto natal y en breve comenzará con una rutina que requiere gran dominio.

- ¿Tiene hermanos?

- “Axel (17) y Luis (13)… soy la del medio y única mujer (sonríe).

En Montevideo ahora vive con su abuela paterna y deberá enfrentar una etapa de adaptación.

Las clases son personalizadas; cuentan de una parte teórica y otra práctica, con entrenamiento diario.

Todos los días tendrá alrededor de dos horas de clases, donde se incluye una materia denominada Nutrición.

Una vez a la semana deberá practicar puntas y otro día ensayará con sus compañeros.

En la prueba eliminatoria quedaron seleccionadas solamente cinco chicas de todo el país: dos de Paysandú, María Pía de Salto, una joven de Minas y otra bailarina de Montevideo.

Luego de ocho años de formación en el SODRE se obtiene el título de bailarín profesional, que no solamente le permite desarrollarse en el país, sino ser contratado en el exterior.

La idea es seguir conectada al Instituto Romanella y de cuando en cuando continuar recibiendo sus conocimientos.

Cursará 4to. año en el Liceo Dámaso Antonio Larrañaga y tiene planificado estudiar una carrera universitaria.

- ¿A qué personalidades admira dentro de su disciplina?

- “Me gusta el estilo de María Noel Ricceto, bailarina uruguaya que estuvo radicada mucho tiempo en el exterior”.

Con respecto a la preparación previa para rendir el examen; María Pía se inscribió en diciembre, solicitando las bases de la prueba.

Al volver, trabajó duro con la profesora Romanella para llegar bien preparada.

Antiguamente, la edad para entrar a la Escuela Nacional de Danza era a los ocho años – prueba de aptitud mediante.

Hoy pueden entrar jóvenes más grandes, pero deben contar con años de formación para ello.

¡Soy Joven! – “Es el momento de las grandes oportunidades…con el tiempo se van reduciendo… es la etapa donde podemos desarrollar todo nuestro potencial y haré todo al respecto para aprovecharla”.

María Fernanda Ferreira