Con Bruno Ferrari Crusi, uno de los discjockeys más solicitados de Salto


“Un buen profesional debe concentrarse exclusivamente en la música”

Todo comenzó en los últimos años de la época escolar, en el marco de los famosos cócteles, se unió con dos amigos más y con algunos equipos iniciaron la musicalización de las primeras fiestas.

Comenzó aproximadamente en el 2003 y hoy a sus 18 años logró consolidar su profesión de la mano de Juan Osorio, discjockey de trayectoria en el medio.

Opina que un buen profesional debe concentrarse en la música y no en la animación y dentro de sus proyectos está el seguir los estudios de Ingeniería y Sonido.

Las fiestas entre escolares usualmente duraban hasta la medianoche… era el pretexto ideal para hacer sonar los hits del momento… con el tiempo y las ganancias que le fueron proporcionando las primeras fiestas, Bruno fue invirtiendo en equipos, hasta conformar una pequeña empresa.

En el 2006 comenzó a trabajar con Juan Osorio, en eventos y bailes de mayor envergadura.

“Cuando arrancamos éramos John Martínez, Nicolás Lucas y yo… entre los compañeros hacíamos colectas para comprar pizzas, coca cola y organizábamos las fiestas…  cuando hacía falta, alquilábamos luces y parlantes y yo era el encargado de pasar la música” – recordó Bruno.

– ¿Fue en ese momento que descubrió que le gustaba compenetrarse con la música?

– “Lo supe desde niño… en casa siempre se escucharon buenos temas… a mis padres Javier y Verónica les encanta la música.

Mi hermana Alfonsina (15) estudia danza… creo que todas esas actividades de alguna manera influyen”.

Phil Collins, Dire Straits. Roxette… The Rollings Stones y The Beatles fueron el marco inspirador para desarrollar un particular estilo a la hora de los enganches.

No obstante el abanico musical inclinó su balanza hacia el género tropical que desde hace unos años viene pisando fuerte en la región.

EL 70 % DE LOS JOVENES ESCUCHA REGGAETON Y CUMBIA”

Sostiene que la gran mayoría de la juventud está involucrada con el ritmo de la cumbia y el reggaeton, solo un treinta por ciento se inclina a la música electrónica, rock y dance.

– ¿Y por qué la cumbia y el reggaeton lideran en la preferencia?

– “Pienso que debe ser la influencia de la vecina orilla, porque en otros departamentos la realidad es muy diferente… me da la impresión que la gente de Salto se encierra en esos estilos.

Un medio que ha sobredimensio-nado la difusión de la cumbia es Internet.

En los inicios solía comprar los cd en la feria o en el Palacio de la Música… si bien hay buenos temas, no es fácil imponerlos”.

En la “Noche de la Nostalgia” trabajó junto a Juan Osorio y Miguel Iriarte en el Paseo Alemán, lugar que desde tiempo atrás supo ganarse un público multitudinario.

– ¿Qué sentimientos le provoca el tomar contacto con temas que no pertenecen a su generación, pero que no han perdido vigencia?

– “La música vieja es la que más me llega… en casa escucho solamente Old Hits”.

- ¿Qué condiciones debe tener un disjockey para que su trabajo se destaque?

– “Uno trata siempre de hacer buenos enganches, pero dentro de los temas más escuchados.

En un baile o fiesta, generalmente el público es variado… simplemente los observo, la forma en que se visten o como hablan y sé que tipo de música tengo que pasar.

Es una labor en donde juega un papel preponderante la intuición del profesional que está frente a la discoteca.

Es imprescindible conocer a fondo los temas, los autores, el año…en una palabra, investigar y hurgar en el campo de la música tanto de habla hispana como inglesa y requiere a su vez de una actualización permanente.

Bruno distingue como sus grandes orientadores a Juan Osorio y Rafael Hardwich y a su referente en el rubro, Miguel Iriarte.

El año pasado tuvo la oportunidad de pasar música toda la temporada estival en una de las disco de la Costanera, “Bahía”.

En su Facebook recibe  comentarios de sus fans, sobre la buena elección que suele hacer de los temas.

– ¿El discjockey actúa en función de la gente o también impone ciertas músicas?

– “Más bien interpreta el gusto de quienes consumen música…el tema es que para imponer es preciso marcar una tendencia… y en esta ciudad se complica, pues la moda ya está impuesta”.

A su criterio un discjockey no puede dedicarse paralelamente a animar, sino que debe concentrarse exclusivamente en la música.

Cursa 3er año de Electrónica en UTU y dentro de sus proyectos está seguir la Facultad de Ingeniería y especializarse en la parte de sonido.

¡Soy Joven! – “Es una etapa que debemos vivirla con alegría… se abren muchas puertas para comenzar algo nuevo… definitivamente creo que es la más intensa, en la que podemos consolidarnos hacia un buen futuro”.

María Fernanda Ferreira







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...