Con Abril y Nazarena Pereira Beasley “La danza nos ha acompañado toda la vida”

Llevan más de doce años bailando en el grupo de danza folklórica “Andante” fundada por sus padres José Luis Pereira y María Isabel Beasley

“Lo cierto es que bailo desde muy pequeña y no concibo mi vida sin la danza, al grupo Andante, fundado por mis padres, les interesa rescatar la tradición, valorizando la expresión artística que hace a nuestra identidad” dice Abril (15) y Nazarena (10) la acompaña con su testimonio, asintiendo que en su caso también se repitió la historia.

Desde la experiencia de ambas hermanas, surge que el cultivar la danza tradicional a nivel de toda la familia ha sido y es una acción canalizadora de factores integradores.soyjovenfoto

Hoy “Andante” dirige varios talleres – entre ellos el propio y en UTU – al que acude un buen grupo de jóvenes que ha descubierto en el baile tradicional una forma de perpetuar nuestra identidad y espacio para  llevar adelante valores tales como el compañerismo, la solidaridad y el compartir las emociones en un mismo escenario.

- ¿Y cómo vivió esa época crítica de pre adolescente, donde generalmente se da que muchos jóvenes hacen un alto a las actividades artísticas?

Abril – “Nunca se me ocurrió parar, he tenido compañeros que han pasado por esa etapa y hoy sienten la necesidad de volver a bailar.

Más allá de todo es algo que me encanta hacer y en ese camino estoy”·

Bailar o cantar folklore, sobre todo en el ámbito juvenil no es una cuestión de moda o de onda, pero lo bueno es que un buen grupo de chicos salteños se han interesado por cultivar las danzas tradicionales en nuestra región.

– ¿Cuánto tiempo le dedican a los ensayos?

Nazarena  – “Una hora y media diaria, además practicamos Ballet y Danza Contemporánea.

También participo en un coro, pues me gusta también cantar”.

Dentro de los estudios curriculares (concurre a 5to año escolar), me inclino por las ciencias.

Me gustaría ser Profesora de Astronomía”.

Abril define sus gustos dentro del arte y contempla la posibilidad de seguir – al igual que su padre – la carrera de Derecho.

LA SOCIEDAD JOVEN Y EL ESPACIO

PARA LAS ARTES

Si apuntamos al espacio que se promueve entre los jóvenes y el arte ¿Cuál es la realidad en nuestro Salto?

Abril – “En estos momentos hay muchas oportunidades y espacios donde jóvenes y adultos pueden desarrollar sus facultades artísticas, aprender e ir a mostrar lo que hacen”.

– ¿Cómo se enganchan chicos y chicas con la danza?

Nazarena – “Por lo general se acercan porque les gusta.

Pienso que es una forma muy productiva de ocupar nuestro tiempo”.

“Andante” mantiene una política de realizar presentaciones en diferentes eventos, instancias y escenarios del departamento, con el ánimo de llevar un buen mensaje y difundir el valor de las tradiciones.

Se hacen presentes en festivales folklóricos, escuelas, liceos, desfiles y en las fechas patrias.

Como ambas están en un nivel muy avanzado, son las que colaboran en los talleres junto a sus padres, tanto en los particulares como en UTU.

Recorren también el interior del departamento, donde se han formado grupos juveniles de danza, Colonia Lavalleja, Valentín, Pueblo Fernández y Chapicuy.

Son respetuosos de la imagen y de la estética, no solamente en el estilo sino en el vestuario, que mantiene un rigor en el diseño.

Abril en su fiesta de quince eligió bailar un vals criollo y también se sumaron muchos bailarines compañeros de grupo.

“LA DANZA FLOKLORICA EN GENERAL

ES CONQUISTA”

- ¿Qué mensajes les transmite el folklore?

Nazarena – “La mayoría de las danzas promueven una conquista permanente del gaucho hacia la china. Tienen todas un perfil romántico, algunas más alegres que otras”. Otro punto importe que señalan en cuanto a la excelencia de la danza es que sumado a la técnica es necesario saber actuar en el escenario, ponerle el aditivo de la seducción, la sonrisa, mirada y posturas que acompañan a la música y los pasos.

Los alumnos destacados que pertenecen a los distintos talleres de “Andante” suelen colaborar con los compañeros principiantes, pues la idea es que la institución perdure en el tiempo.

“Un bailarín, aparte de saber bailar debe estar informado acerca de la historia de la danza para saber interpretarla mejor” – reflexiona Abril.

A nivel del país han participado de varios certámenes folklóricos y giras, representando a Salto tanto en el país como en el exterior.

El prepararse para una actuación supone un sinfín de detalles, desde el ensayo hasta la preparación de los trajes, el maquillaje y los accesorios típicos.

Es bueno que se sepa que montar un espectáculo de esta naturaleza en escena, lleva mucho trabajo e inversión.

-¿Qué franjas etáreas se manejan dentro del grupo?

Abril - “Desde los 10 a los 45 años en el grupo estable, pero para los talleres no hay límites de edad”.

No solamente se bailan danzas de la región sino algunas del Altiplano.

La danza les ha abierto a estas dos jóvenes fronteras dentro de lo cultural, lo artístico y la amistad con sus pares.

Dos años atrás realizaron una gira que les permitió estar presentes en los tres más importantes escenarios del país, junto a los artistas más destacados.

¡SOY JOVEN!Abril – “Es la etapa más especial con la que contamos para aprender, hacer lo que nos gusta y desarrollarnos.

Tiempo tenemos de sobra para crecer:

Nazarena: “Como jóvenes debemos ser valorados y darnos el espacio para expresarnos, prepararnos para el futuro” – María Fernanda Ferreira