El entrenador de básquetbol más joven de nuestro medio

Con Ramiro Manuel Mazzulla Artegoytia

Integra el equipo de básquet del Club Universitario, es el entrenador más joven de nuestro departamento, se está formando en el área de la Construcción y tiene pensado luego emprender la carrera de Arquitectura.
Fue inspirado al deporte por su hermano mayor que jugaba en Primera División.
Ramiro Manuel Mazzulla Artegoytia (17) comenzó con la práctica del básquetbol a los ocho años y siempre va por más.
«Me gustaba el fútbol pero pensé en seguir los pasos de Rodrigo, mi hermano y me involucré con sus prácticas en el club..
Su barrio de crianza fue Parque Solari y en esa época daba sus primeros pasos en el fútbol, no obstante, todo el día en su casa picaba una pelota de básquetbol en su casa, de la mano del primogénito de la familia.
Ramiro integró durante dos años la selección salteña y guarda muy buenas experiencias de viajes y compañerismo.
Le faltan dos años para obtener el título de Técnico Constructor en UTU.
-¿Cómo está posicionado frente al deporte en la actualidad?
- «Soy entrenador de los más chiquitos de 6 a 12 años en la U, en la categoría Mosquitos, Pre Mini y Mini.
Me dieron la oportunidad; el año pasado estuve con Walter, entrenador que para mí ha sido un referente… ciertamente aprendí mucho con él.
-¿Para especializarse en el entrenamiento hay que recibir una instrucción puntual?
-»Realicé el curso el año pasado en Montevideo, algunas clases se reciben por internet y posteriormente hay que rendir los presenciales en la capital del país.
Este año nos preparamos para Nivel 1 hasta Mini».
-¿Mantiene una buena conexión con el público infantil?
- «Me gusta mucho trabajar con ellos, aunque a veces es un poco difícil… hay que lograr que estén motivados».
-¿Qué características presenta el básquetbol juvenil local?
-»Ya no es más juvenil sino Sub 23, hay un buen nivel, tal vez en Montevideo se le da más importancia, se apuesta más al deporte»
-¿Cuántas horas le dedica al básquet?
-»Comienzo a las 17.00 horas… y las prácticas culminan a las 23.30″.
En breve se realizarán campeonatos en Paysandú, se realizan alrededor de tres al año.
El año pasado – en el marco de una competencia de carácter internacional de la cual nuestro departamento fue sede, la experiencia para Ramiro fue muy enriquecedora porque entiende que es productivo cruzarse con equipos que reflejan otras realidades y la forma de entrenamiento difiere de un lugar a otro.
ALGO DE HISTORIA…
El básquet con las características actuales, fue inventado en diciembre de 1891 por el clérigo, educador y físico canadiense James Naismith quien introdujo el juego trabajando como  instructor en el colegio de la Asociación Cristiana de Jóvenes, de Springfield (Massachusetts, Estados Unidos).
Organizaba un pasatiempo para jugar en pista cubierta durante el invierno, con nueve jugadores y canastas de madera.
Al poco tiempo, las canastas fueron de mimbre, de allí el nombre («basket»: canasta).
Hasta que se introdujo la moderna red sin fondo, cada vez que la pelota era encestada, alguien debía subirse a una escalera para recuperarla. Se habían eliminado de este juego todas sus rudezas de sus antecedentes: el tlatchtli y el rugby, y se estableció únicamente el uso de las manos para adelantar la pelota.
Nunca supuso tan buenos resultados y las competiciones mundiales que se sucederían. El 20 de enero de 1892 se jugó el primer partido de básquet en el gimnasio del colegio.
SU EXPERIENCIA CON
EL EQUIPO DEL LICEO No. 5
EN ECUADOR
-¿Cómo ve la dinámica deportiva sobre todo en los jóvenes del interior?
- «Considero que se le brinda un espacio significativo, se hacen encuentros que nos impulsa desde pequeños.
En ese sentido hay una buena dinámica en Salto».
Orientando la mirada hacia los jóvenes en general, nuestro entrevistado sostiene que un buen porcentaje se dedica a alguna actividad deportiva lo que habla de un buen desarrollo de las actividades físicas que fomentan la buena salud.
En su caso logró cambiar sus hábitos y mantener un buen estado físico y mental.
Integró durante tres años el plantel de básquet del liceo No 5 y tuvieron la oportunidad de competir en Ecuador en el 2009; fue la mejor experiencia tanto desde lo deportivo como en la convivencia con compañeros y amigos.
Dentro de los recuerdos guarda el gusto por la cultura ecuatoriana y el aliento del público de aquel país.
«Nos complicó un tanto la altura que nos hacía faltar el aire, no obstante la experiencia fue buenísima».
Dentro del ámbito el técnico referente que lo marcó fue el jugador Valentín Luzuriaga, de quien también admira su estilo en el juego;
SU BUENA RELACIÓN
CON LOS MEDIOS
«La verdad es que quiero seguir creciendo en el básquetbol, también como entrenador, que esté siempre presente en mi vida» – aseveró
En cuanto  a cómo manejan los medios de comunicación la temática de los deportes, el joven considera que se brinda la oportunidad de dar a conocer lo que se hace y que existe una buena voluntad de impulsar a quienes se inician y a muchos se los ha destacado.
Confiesa que a veces en el equipo se generan algunas discusiones por la misma tensión del juego y se considera de carácter fuerte y un tanto impulsivo.
La vida útil para desarrollarse profesionalmente  las brindan las tres categorías, Cadete, Sub 23 y Primera División.
Ser Joven para Ramiro Mazzulla que está viviendo en plenitud su adolescencia, va de la mano de saber aprovechar las oportunidades y poder disfrutar de cada instante, pero dándole siempre prioridad a los estudios.
María Fernanda Ferreira

Integra el equipo de básquet del Club Universitario, es el entrenador más joven de nuestro departamento, se está formando en el área de la Construcción y tiene pensado luego emprender la carrera de Arquitectura.

Fue inspirado al deporte por su hermano mayor que jugaba en Primera División.

Ramiro Manuel Mazzulla Artegoytia (17) comenzó con la práctica del básquetbol a los ocho años y siempre va por más.

«Me gustaba el fútbol pero pensé en seguir los pasos de Rodrigo, mi hermano y me involucré con sus prácticas en el club..

Su barrio de crianza fue Parque Solari y en esa época daba sus primeros pasos en el fútbol, no obstante, todo el día en su casa picaba una pelota de básquetbol en su casa, de la mano del primogénito de la familia.

Ramiro integró durante dos años la selección salteña y guarda muy buenas experiencias de viajes y compañerismo.

Le faltan dos años para obtener el título de Técnico Constructor en UTU.

-¿Cómo está posicionado frente al deporte en la actualidad?

– «Soy entrenador de los más chiquitos de 6 a 12 años en la U, en la categoría Mosquitos, Pre Mini y Mini.

Me dieron la oportunidad; el año pasado estuve con Walter, entrenador que para mí ha sido un referente… ciertamente aprendí mucho con él.

-¿Para especializarse en el entrenamiento hay que recibir una instrucción puntual?

-»Realicé el curso el año pasado en Montevideo, algunas clases se reciben por internet y posteriormente hay que rendir los presenciales en la capital del país.

Este año nos preparamos para Nivel 1 hasta Mini».

-¿Mantiene una buena conexión con el público infantil?soyjovenmazzulla001

– «Me gusta mucho trabajar con ellos, aunque a veces es un poco difícil… hay que lograr que estén motivados».

-¿Qué características presenta el básquetbol juvenil local?

-»Ya no es más juvenil sino Sub 23, hay un buen nivel, tal vez en Montevideo se le da más importancia, se apuesta más al deporte»

-¿Cuántas horas le dedica al básquet?

-»Comienzo a las 17.00 horas… y las prácticas culminan a las 23.30″.

En breve se realizarán campeonatos en Paysandú, se realizan alrededor de tres al año.

El año pasado – en el marco de una competencia de carácter internacional de la cual nuestro departamento fue sede, la experiencia para Ramiro fue muy enriquecedora porque entiende que es productivo cruzarse con equipos que reflejan otras realidades y la forma de entrenamiento difiere de un lugar a otro.

ALGO DE HISTORIA…

El básquet con las características actuales, fue inventado en diciembre de 1891 por el clérigo, educador y físico canadiense James Naismith quien introdujo el juego trabajando como  instructor en el colegio de la Asociación Cristiana de Jóvenes, de Springfield (Massachusetts, Estados Unidos).

Organizaba un pasatiempo para jugar en pista cubierta durante el invierno, con nueve jugadores y canastas de madera.

Al poco tiempo, las canastas fueron de mimbre, de allí el nombre («basket»: canasta).

Hasta que se introdujo la moderna red sin fondo, cada vez que la pelota era encestada, alguien debía subirse a una escalera para recuperarla. Se habían eliminado de este juego todas sus rudezas de sus antecedentes: el tlatchtli y el rugby, y se estableció únicamente el uso de las manos para adelantar la pelota.

Nunca supuso tan buenos resultados y las competiciones mundiales que se sucederían. El 20 de enero de 1892 se jugó el primer partido de básquet en el gimnasio del colegio.

SU EXPERIENCIA CON EL EQUIPO DEL LICEO No. 5 EN ECUADOR

-¿Cómo ve la dinámica deportiva sobre todo en los jóvenes del interior?

– «Considero que se le brinda un espacio significativo, se hacen encuentros que nos impulsa desde pequeños.

En ese sentido hay una buena dinámica en Salto».

Orientando la mirada hacia los jóvenes en general, nuestro entrevistado sostiene que un buen porcentaje se dedica a alguna actividad deportiva lo que habla de un buen desarrollo de las actividades físicas que fomentan la buena salud.

En su caso logró cambiar sus hábitos y mantener un buen estado físico y mental.

Integró durante tres años el plantel de básquet del liceo No 5 y tuvieron la oportunidad de competir en Ecuador en el 2009; fue la mejor experiencia tanto desde lo deportivo como en la convivencia con compañeros y amigos.

Dentro de los recuerdos guarda el gusto por la cultura ecuatoriana y el aliento del público de aquel país.

«Nos complicó un tanto la altura que nos hacía faltar el aire, no obstante la experiencia fue buenísima».

Dentro del ámbito el técnico referente que lo marcó fue el jugador Valentín Luzuriaga, de quien también admira su estilo en el juego;

SU BUENA RELACIÓN CON LOS MEDIOS

«La verdad es que quiero seguir creciendo en el básquetbol, también como entrenador, que esté siempre presente en mi vida» – aseveró

En cuanto  a cómo manejan los medios de comunicación la temática de los deportes, el joven considera que se brinda la oportunidad de dar a conocer lo que se hace y que existe una buena voluntad de impulsar a quienes se inician y a muchos se los ha destacado.

Confiesa que a veces en el equipo se generan algunas discusiones por la misma tensión del juego y se considera de carácter fuerte y un tanto impulsivo.

La vida útil para desarrollarse profesionalmente  las brindan las tres categorías, Cadete, Sub 23 y Primera División.

Ser Joven para Ramiro Mazzulla que está viviendo en plenitud su adolescencia, va de la mano de saber aprovechar las oportunidades y poder disfrutar de cada instante, pero dándole siempre prioridad a los estudios.

María Fernanda Ferreira







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...