El niño que toca el cielo con las manos… simplemente ¡Cantando!

Con Miguel Angel Silveira Skiljan

miguelito001

on sus ocho años despliega sus alas de corazón iluminado, libre y una madurez asombrosamente precoz para su edad.
Miguel Ángel es un niño no vidente, pero su visión  de las cosas va más allá de lo que podemos palpar a simple vista.
Y en ese devenir de sentimientos puros que nos inspira este pequeño gran ser humano, recordamos una frase que un día plasmáramos en nuestro primer opúsculo: “Más vale ser corto de vista que de visión corta”.
De naturaleza despierta y perfil de investigador, hace preguntas inteligentes a lo largo y ancho de la entrevista.
Dotado de una clara dicción y voz que marca presencia, nos interpreta uno de sus temas favoritos de Tabaré Cardozo.
En la Escuela No. 5 – centro al que concurre desde pequeño –  sienten una gran admiración por él y engalana con su cálida voz cada acto y celebración.
“Me recuerdo cantando a los cuatro años… fui acompañado por la Banda Ayuí (Cuyo director es Eduardo Perrone) en varias oportunidades” – dice con espontánea dulzura.
Se desprende por un momento del hilo conductor de la entrevista, para confiarnos que “nació prematuro y es de comer poquito”.
Empezó sus estudios en la Escuela No. 97 con dos años y medio pues siempre existió la inquietud en su entorno familiar de incentivarlo en el conocimiento y que su falta visual no fuera un impedimento para desarrollarse integralmente en la vida… y los docentes orgullosos de tenerlo como alumno han manifestado a  sus padres que están haciendo las cosas bien, yendo por el camino correcto.
Sabe leer y escribir fluidamente en el sistema braille y por todo se interesa.
UN APASIONADO
DE LA CIENCIA
“¿Cómo  esta hecho el grabador?” – nos pregunta, ávido de conocer el mecanismo, reconociendo que se deja atrapar por el mundo de la ciencia y de la tecnología.
- ¿Qué otras disciplinas lo inspiran?
- “El lenguaje… amo escribir en mi computadora. Comencé a estudiar en la Escuela No. 97 con la Maestra Luján.
Luego por razones de comodidad, nos vinimos a la Escuela No. 5 en el 2009, cuando fue aprobado el proyecto.
Allí tenemos una pequeña sala para niños con déficit visual”.
Al terminar primer año ya conocía muchas letras y este año maneja el sistema Braille desde su pc.
Aún queda en el debe el poder desde su ordenador, conectarse al gran mundo de la Internet.
LA RELACIÓN
CON SUS PARES
Miguel mantiene una relación fluida con sus compañeros de clase… “A veces discutimos, pero somos los tales amigos”.
El año pasado se destacó en varios trabajos curriculares y piensa seriamente en su etapa adulta, embarcarse en una carrera profesional.
Lo del canto se le despertó ya a los cuatro años,  interpretando el género del folklore e incursionando en la ejecución del tamboril.
Son muchas las disciplinas que lo atraen, pero con apenas 8 años, lo más conveniente es que siga quemando etapas sin pausa pero sin prisa.
Ya ha hecho presentaciones en el Teatro Larrañaga (a beneficio del Hogar de Ancianos) y en el acto de despedida de su escuela, acompañándose con su guitarra.
Se declara fan del informativo televisivo y algunos dibujos animados.
En su clase, – donde se atienden a niños con déficit visual, son nueve compañeros: Áxel, Valentín, María José, María Julia, Germán, Jesús, Matías, Giuliana y Miguel.
Algunos tienen escasa visión y otros, ceguera total.
La computadora se ha tornado un elemento fundamental para sus estudios y sus padres distinguen el valioso estímulo que le ha prodigado el cuerpo docente al pequeño estudiante.
Muchos de los salteños en el mundo lo han escuchado cantar vídeos mediante y recientemente le enviaron de obsequio una hermosa guitarra desde Alemania.
ES BUENO SABER QUE….
Debido a que los problemas visuales pueden comenzar desde una temprana edad, la falta de una buena visión en los niños puede ser responsable de que en la escuela presten poca atención a las clases, eviten hacer sus tareas y en consecuencia tengan bajas calificaciones en el periodo escolar..
Los especialistas sostienen que los problemas visuales afectan a uno de cada cuatro escolares, por lo que es muy importante que lo niños sean examinados antes de entrar a la escuela para identificar posibles problemas visuales que pudieran afectar su desempeño académico e incluso evolucionar hasta limitar la visión.
Los problemas visuales son difíciles de detectar en los niños pequeños, a no ser que sean demasiado evidentes.
El niño no sabe que ve mal y cree que los demás ven igual que él.
Somos los padres quienes tenemos que observarlos para intentar identificar si hay alguna deficiencia.
Hay ciertos síntomas que pueden indicarnos problemas visuales en los niños.
Cuanto más pequeño es el niño, más complicado es detectar un problema visual.
Es importante vigiliar sus ojos desde el nacimiento, también durante los primeros meses y muy especialmente cuando el niño ve la tele o se sienta a hacer juegos o trabajos a corta distancia.
Luego, cuando empieza a ir al colegio es necesario estar atentos a posibles problemas con la lectura y la escritura, los cuales podrían acusar problemas visuales.
¡SOY JOVEN! – Miguel es un niño que busca realizar todo lo que se propone y siente que sus restricciones visuales no se lo van a impedir.
Hoy debe disfrutar de los juegos y cumplir con sus tareas escolares, actividades que disfruta con ahínco… y sigue cantando… porque de esa manera se siente feliz y querido por todos.
María Fernanda Ferreira

Con sus ocho años despliega sus alas de corazón iluminado, libre y una madurez asombrosamente precoz para su edad.

Miguel Ángel es un niño no vidente, pero su visión  de las cosas va más allá de lo que podemos palpar a simple vista.

Y en ese devenir de sentimientos puros que nos inspira este pequeño gran ser humano, recordamos una frase que un día plasmáramos en nuestro primer opúsculo: “Más vale ser corto de vista que de visión corta”.

De naturaleza despierta y perfil de investigador, hace preguntas inteligentes a lo largo y ancho de la entrevista.

Dotado de una clara dicción y voz que marca presencia, nos interpreta uno de sus temas favoritos de Tabaré Cardozo.

En la Escuela No. 5 – centro al que concurre desde pequeño –  sienten una gran admiración por él y engalana con su cálida voz cada acto y celebración.

“Me recuerdo cantando a los cuatro años… fui acompañado por la Banda Ayuí (Cuyo director es Eduardo Perrone) en varias oportunidades” – dice con espontánea dulzura.

Se desprende por un momento del hilo conductor de la entrevista, para confiarnos que “nació prematuro y es de comer poquito”.

Empezó sus estudios en la Escuela No. 97 con dos años y medio pues siempre existió la inquietud en su entorno familiar de incentivarlo en el conocimiento y que su falta visual no fuera un impedimento para desarrollarse integralmente en la vida… y los docentes orgullosos de tenerlo como alumno han manifestado a  sus padres que están haciendo las cosas bien, yendo por el camino correcto.

Sabe leer y escribir fluidamente en el sistema braille y por todo se interesa.

UN APASIONADO

DE LA CIENCIA

“¿Cómo  esta hecho el grabador?” – nos pregunta, ávido de conocer el mecanismo, reconociendo que se deja atrapar por el mundo de la ciencia y de la tecnología.

– ¿Qué otras disciplinas lo inspiran?

– “El lenguaje… amo escribir en mi computadora. Comencé a estudiar en la Escuela No. 97 con la Maestra Luján.

Luego por razones de comodidad, nos vinimos a la Escuela No. 5 en el 2009, cuando fue aprobado el proyecto.

Allí tenemos una pequeña sala para niños con déficit visual”.

Al terminar primer año ya conocía muchas letras y este año maneja el sistema Braille desde su pc.

Aún queda en el debe el poder desde su ordenador, conectarse al gran mundo de la Internet.

LA RELACIÓN

CON SUS PARES

Miguel mantiene una relación fluida con sus compañeros de clase… “A veces discutimos, pero somos los tales amigos”.

El año pasado se destacó en varios trabajos curriculares y piensa seriamente en su etapa adulta, embarcarse en una carrera profesional.

Lo del canto se le despertó ya a los cuatro años,  interpretando el género del folklore e incursionando en la ejecución del tamboril.

Son muchas las disciplinas que lo atraen, pero con apenas 8 años, lo más conveniente es que siga quemando etapas sin pausa pero sin prisa.

Ya ha hecho presentaciones en el Teatro Larrañaga (a beneficio del Hogar de Ancianos) y en el acto de despedida de su escuela, acompañándose con su guitarra.

Se declara fan del informativo televisivo y algunos dibujos animados.

En su clase, – donde se atienden a niños con déficit visual, son nueve compañeros: Áxel, Valentín, María José, María Julia, Germán, Jesús, Matías, Giuliana y Miguel.

Algunos tienen escasa visión y otros, ceguera total.

La computadora se ha tornado un elemento fundamental para sus estudios y sus padres distinguen el valioso estímulo que le ha prodigado el cuerpo docente al pequeño estudiante.

Muchos de los salteños en el mundo lo han escuchado cantar vídeos mediante y recientemente le enviaron de obsequio una hermosa guitarra desde Alemania.

ES BUENO SABER QUE….

Debido a que los problemas visuales pueden comenzar desde una temprana edad, la falta de una buena visión en los niños puede ser responsable de que en la escuela presten poca atención a las clases, eviten hacer sus tareas y en consecuencia tengan bajas calificaciones en el periodo escolar..

Los especialistas sostienen que los problemas visuales afectan a uno de cada cuatro escolares, por lo que es muy importante que lo niños sean examinados antes de entrar a la escuela para identificar posibles problemas visuales que pudieran afectar su desempeño académico e incluso evolucionar hasta limitar la visión.

Los problemas visuales son difíciles de detectar en los niños pequeños, a no ser que sean demasiado evidentes.

El niño no sabe que ve mal y cree que los demás ven igual que él.

Somos los padres quienes tenemos que observarlos para intentar identificar si hay alguna deficiencia.

Hay ciertos síntomas que pueden indicarnos problemas visuales en los niños.

Cuanto más pequeño es el niño, más complicado es detectar un problema visual.

Es importante vigiliar sus ojos desde el nacimiento, también durante los primeros meses y muy especialmente cuando el niño ve la tele o se sienta a hacer juegos o trabajos a corta distancia.

Luego, cuando empieza a ir al colegio es necesario estar atentos a posibles problemas con la lectura y la escritura, los cuales podrían acusar problemas visuales.

¡SOY JOVEN! – Miguel es un niño que busca realizar todo lo que se propone y siente que sus restricciones visuales no se lo van a impedir.

Hoy debe disfrutar de los juegos y cumplir con sus tareas escolares, actividades que disfruta con ahínco… y sigue cantando… porque de esa manera se siente feliz y querido por todos.

María Fernanda Ferreira