Entre la docencia y su proyecto empresarial: “Cuando comenzamos algo debemos concluirlo”

Con carácter emprendedor y una visión inusual en una chica de su edad, Luciana Paola Rodrigues Toledo (20) nos contó cómo comenzó con este proyecto que ya lleva tres años así que con 18 apenas cumplidos decidió instalar su propia academia de danza, un proyecto que asumió con total responsabilidad.
Debido a la gran carga horaria de trabajo, debió postergar la culminación del Bachillerato, tema que quedó pendiente.
Este año se planteó la meta de retomar los estudios, porque siente que es un objetivo que no debe dejar de cumplir y luego deberá decidir qué camino tomar, porque también tiene en mente iniciar la carrera de Oftalmología.
Reconoce que sus padres son sus grandes referentes en la dedicación al trabajo y en el ser perseverante.
También trabaja vía internet para una empresa de Barcelona.
«Si comenzamos algo, debemos terminarlo… no sirve de nada hacer las cosas a medias… la competencia es con nosotros mismos, no con los demás» – reflexiona.
Luciana Paola comenzó a estudiar danza, inspirada en la madre de una amiga que viajó a El Líbano.
Las alumnas avanzadas que la acompañan son Verónica Rodríguez, Diana Regueira, Belén Spina y Luján González.
En la academia se enseña danza árabe, jazz, tango, ritmos latinos, danza de salón, danzas españolas y flamenco.
INNOVAR Y
PROFESIONALIZARSE
PERMANENTEMENTE
-¿Con las alumnas se ha presentado en diferentes certámenes?
«Hemos ido a distintas partes de Uruguay; este año si todo sale bien nos planificaremos para ir a Argentina.
Resulta positivo recibir las críticas constructivas de otros profesionales y ello ocurre en todos los concursos.
Me ayudan a mí como profesora y a las alumnas a superarse ellas mismas.
Todos los días se aprende algo nuevo y generalmente en esos certámenes se dan cursos de capacitación donde se divulgan las técnicas de avanzada.
Es necesario profesionalizarse permanentemente y esa es una buena oportunidad, más allá de competir.
La competencia es con uno mismo… no debemos mirar a lo que los demás hacen porque ni ellos van a vivir de nosotros ni nosotros de ellos.
Felizmente en la academia hemos logrado cultivar con las alumnas muchos valores, donde entre las compañeras existe el gesto solidario y no competitivo.
Existe la amistad y compañerismo… hay chicas que han evolucionado notablemente en estos tres años».
-Siendo usted tan joven ¿Qué siente cuando ve que va avanzando en este proyecto que ha forjado?
«Es emocionante ver cuánto han crecido mis alumnas. En la pasada fiesta de fin de curso que se realizó en la sala de eventos del Hotel Salto, fue memorable.
Es increíble ver el producto de un esfuerzo, de un trabajo que se hizo día a día, también el apoyo de las madres.
Al cierre de la presentación hicimos una coreografía todas juntas,  las alumnas de la academia y yo.
Luego me hicieron una dedicatoria en forma de carta… fue un momento único.
Como docente esos detalles me impulsan a continuar luchando por un objetivo.
En todas las clases damos un espacio para hacer una reflexión grupal para ver qué cosas se hicieron bien y qué no.
-¿Con cuál ritmo se siente identificada?
-»Con la danza árabe… ni hablar… escucho la música árabe y no puedo dejar de bailar».
Luciana sostiene que en su grupo de alumnas también hay mujeres de mediana edad, que han tomado a la expresión de la danza como un canal terapéutico y una forma de mitigar el estrés.
La perseverancia es una de las actitudes que desde su óptica no puede faltar en la esencia humana para lograr algo en la vida.
«Muchas alumnas comienzan las clases y de repente si hace mucho calor o frío ya dejan de venir… en todo lo que hagamos tenemos que ser constantes, al menos probar un año.
Algunas jóvenes dejan de concurrir en la mejor parte, cuando se vienen los certámenes y pueden lucir los trajes».
El sentido de compromiso tiene que estar presente siempre… forma parte de madurar y crecer para poder tener en claro a lo que se pretende llegar.
-¿Pensó alguna vez en dedicarse al área profesional de la danza?
«Muchas veces pensé en ir a Buenos Aires, donde existen varias oportunidades pero ello implicaría dejar todo aquí.
Tengo 20 años… tal vez a los 25 pueda tomar ese camino de hacer mi propia carrera.
Me tengo mucha fe, pero creo que no es este el momento.
En el rubro de la danza árabe en nuestro país no existen demasiadas posibilidades.
De todos modos, no me gusta proyectar a largo plazo sino paso por paso.
Trato de plantearme un objetivo por año… hay muchas cosas por hacer y todos los días pasa algo nuevo en el recorrido.
Mis padres Carmen y Álvaro son para mí un ejemplo de vida y de personas, con ellos aprendo a diario.
Su hermana Carolina tiene 23 años, y con Ignacio – su sobrino y ahijado  – mantiene una relación muy estrecha.
¡Soy Joven! «A pesar de que siento que no existe una edad determinada para ser joven, creo que pasa por tener oportunidades y proyectos.
Tenemos tiempo de hacer cosas y cambiar aquellas con las que no estamos conformes.
Me siento contenta de haber llegado a donde estoy y quiero seguir dando para adelante».
María Fernanda Ferreira
Con carácter emprendedor y una visión inusual en una chica de su edad, Luciana Paola Rodrigues Toledo (20) nos contó cómo comenzó con este proyecto que ya lleva tres años así que con 18 apenas cumplidos decidió instalar su propia academia de danza, un proyecto que asumió con total responsabilidad.soyjoven001
Debido a la gran carga horaria de trabajo, debió postergar la culminación del Bachillerato, tema que quedó pendiente.
Este año se planteó la meta de retomar los estudios, porque siente que es un objetivo que no debe dejar de cumplir y luego deberá decidir qué camino tomar, porque también tiene en mente iniciar la carrera de Oftalmología.
Reconoce que sus padres son sus grandes referentes en la dedicación al trabajo y en el ser perseverante.
También trabaja vía internet para una empresa de Barcelona.
«Si comenzamos algo, debemos terminarlo… no sirve de nada hacer las cosas a medias… la competencia es con nosotros mismos, no con los demás» – reflexiona.
Luciana Paola comenzó a estudiar danza, inspirada en la madre de una amiga que viajó a El Líbano.
Las alumnas avanzadas que la acompañan son Verónica Rodríguez, Diana Regueira, Belén Spina y Luján González.
En la academia se enseña danza árabe, jazz, tango, ritmos latinos, danza de salón, danzas españolas y flamenco.
INNOVAR Y PROFESIONALIZARSE PERMANENTEMENTE
-¿Con las alumnas se ha presentado en diferentes certámenes?
«Hemos ido a distintas partes de Uruguay; este año si todo sale bien nos planificaremos para ir a Argentina.
Resulta positivo recibir las críticas constructivas de otros profesionales y ello ocurre en todos los concursos.
Me ayudan a mí como profesora y a las alumnas a superarse ellas mismas.
Todos los días se aprende algo nuevo y generalmente en esos certámenes se dan cursos de capacitación donde se divulgan las técnicas de avanzada.
Es necesario profesionalizarse permanentemente y esa es una buena oportunidad, más allá de competir.
La competencia es con uno mismo… no debemos mirar a lo que los demás hacen porque ni ellos van a vivir de nosotros ni nosotros de ellos.
Felizmente en la academia hemos logrado cultivar con las alumnas muchos valores, donde entre las compañeras existe el gesto solidario y no competitivo.
Existe la amistad y compañerismo… hay chicas que han evolucionado notablemente en estos tres años».
-Siendo usted tan joven ¿Qué siente cuando ve que va avanzando en este proyecto que ha forjado?
«Es emocionante ver cuánto han crecido mis alumnas. En la pasada fiesta de fin de curso que se realizó en la sala de eventos del Hotel Salto, fue memorable.
Es increíble ver el producto de un esfuerzo, de un trabajo que se hizo día a día, también el apoyo de las madres.
Al cierre de la presentación hicimos una coreografía todas juntas,  las alumnas de la academia y yo.
Luego me hicieron una dedicatoria en forma de carta… fue un momento único.
Como docente esos detalles me impulsan a continuar luchando por un objetivo.
En todas las clases damos un espacio para hacer una reflexión grupal para ver qué cosas se hicieron bien y qué no.
-¿Con cuál ritmo se siente identificada?
-»Con la danza árabe… ni hablar… escucho la música árabe y no puedo dejar de bailar».
Luciana sostiene que en su grupo de alumnas también hay mujeres de mediana edad, que han tomado a la expresión de la danza como un canal terapéutico y una forma de mitigar el estrés.
La perseverancia es una de las actitudes que desde su óptica no puede faltar en la esencia humana para lograr algo en la vida.
«Muchas alumnas comienzan las clases y de repente si hace mucho calor o frío ya dejan de venir… en todo lo que hagamos tenemos que ser constantes, al menos probar un año.
Algunas jóvenes dejan de concurrir en la mejor parte, cuando se vienen los certámenes y pueden lucir los trajes».
El sentido de compromiso tiene que estar presente siempre… forma parte de madurar y crecer para poder tener en claro a lo que se pretende llegar.
-¿Pensó alguna vez en dedicarse al área profesional de la danza?
«Muchas veces pensé en ir a Buenos Aires, donde existen varias oportunidades pero ello implicaría dejar todo aquí.
Tengo 20 años… tal vez a los 25 pueda tomar ese camino de hacer mi propia carrera.
Me tengo mucha fe, pero creo que no es este el momento.
En el rubro de la danza árabe en nuestro país no existen demasiadas posibilidades.
De todos modos, no me gusta proyectar a largo plazo sino paso por paso.
Trato de plantearme un objetivo por año… hay muchas cosas por hacer y todos los días pasa algo nuevo en el recorrido.
Mis padres Carmen y Álvaro son para mí un ejemplo de vida y de personas, con ellos aprendo a diario.
Su hermana Carolina tiene 23 años, y con Ignacio – su sobrino y ahijado  – mantiene una relación muy estrecha.
¡Soy Joven! «A pesar de que siento que no existe una edad determinada para ser joven, creo que pasa por tener oportunidades y proyectos.
Tenemos tiempo de hacer cosas y cambiar aquellas con las que no estamos conformes.
Me siento contenta de haber llegado a donde estoy y quiero seguir dando para adelante».
María Fernanda Ferreira






El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...