Un artista plástico atraído por la mística del Surrealismo

Tiene 23 años, es salteño y desde hace 5 años concurre a la Escuela de Bellas Artes, donde día a día perfecciona su talento, plasmado en obras de un perfil surrealista, como él mismo las describe.
Fue recientemente invitado por el cantautor Américo Gaudín a hacer su primera exposición en su tierra natal y ello le dio impulso para pensar en nuevos proyectos para dar a conocer su trabajo artístico.
Se crió en la zona del centro; de pequeño concurrió a la Escuela No. 1 – donde ya mostraba su capacidad para el dibujo y la pintura; luego  continuó sus estudios en el Liceo No5, culminando el Bachillerato en el Ipoll.
Asevera que desde siempre tuvo una especial fascinación por conocer en detalle las expresiones de la figura humana y ha iniciado un proceso de búsqueda, en donde rescata las sensaciones que producen sus obras en el espectador, sobre todo en aquellos que no son conocedores del arte.
- ¿Supo que lo suyo era el arte, desde siempre?
- Sí… recuerdo que las maestras hablaban con mi madre y le sugerían que debía yo fortalecer y desarrollar ese potencial.
Mis compañeros de clase a menudo me pedían que les dibujara… fue algo que comenzó a fluir naturalmente”.
- ¿Señala usted le complace que el público vaya develando el sentimiento que le generan sus cuadros?
- “Es un gusto muy actual, pues si hago un retrato de repente no hay mucho que decir… entonces lo que hago es una especie de escena donde no quede todo fácilmente al descubierto y le sumo otros elementos.
Dejo entonces que la persona busque el sentido a lo que se plantea.
Cuando se hace una serie, queremos que funcione en conjunto.
No se trata de presentar un mensaje evidente, si bien hay detalles de cierto realismo”.
La técnica que utiliza es el acrílico, que tiene la particularidad de tener colores brillantes y no se opacan con el tiempo.
LA TENDENCIA SURREALISTA
El Surrealismo creía en la existencia de otra realidad y en el pensamiento libre. Plasmó un mundo absurdo, ilógico, donde la razón no puede dominar al subconsciente.
Tomó del Dadaísmo, la importancia del azar y la rebeldía, pero rechazó su carácter negativo y destructivo.
En el surrealismo el arte se concibe como una forma de olvidarse de la realidad y buscar una manera de que el hombre se encierre en sí mismo.
Esta tendencia busca inspiración al interior de la misma mente del artista y se olvida del pensamiento racional, porque la realidad no sirve para poner de manifiesto este nuevo sentido del arte.
El tema del pintor no se halla delante de él cuando lo pinta, el material proviene de experiencias pasadas y de objetos vistos con anterioridad, cambiados y reagrupados después de un largo período de sumersión en el inconsciente.
Su verdadera realidad es aquella que no se ve, es decir, la que está inmersa en los sueños y el inconsciente.
Es por esta razón que el surrealismo es uno de los géneros del arte más difíciles de entender, porque la subjetividad es lo que hace posible la creación del artista.
Pablo Andrés hoy busca las pinceladas más libres y siente que debe continuar con su exploración.
SOY… ESTOY “RELATOS
ÍNTIMOS Y LOS FRUTOS DEL
ÁRBOL DEL FONDO
En esta serie intenta a su vez reflexionar sobre esos temas que aún son tabú, como el tema gay, la orientación sexual o religiosa.
“Me llegaron comentarios de que la temática que toco es bastante fuerte, sobre todo aquí, pues en la capital es diferente… sería uno más del montón en ese sentido.
Pero a mí me interesa saber qué piensa la gente aquí”.
- ¿Cómo fue recibida su serie en Salto?
- “Creo que para ser la primera vez, la recepción fue muy buena.
Se fijaron hasta el más mínimo detalle, como por ejemplo la forma del marco de los cuadros.
- ¿Y qué inquietudes planteó el público con respecto a las obras?
- “Acerca del material que utilizo para pintar… si eran personas reales o no las personas que había pintado.
Si la escena era montada… en realidad me guío por fotos que saco a priori para rescatar por ejemplo, el color de la piel.
- ¿Cuál es si su estado ideal para inspirarse?
- “Descubrí que cuando estoy molesto pinto más rápido, para mí es importante recordar que cuando estaba pintando cierto tramo me sentía enojado, feliz o alguien me cebaba mate al lado”.
Con respeto a las realidades que lo movilizan como joven es instar a sus pares a que se animen más a demostrar sin prejuicios, sus capacidades.
“A veces vemos que los artistas abordar escenas costumbristas que en realidad ya no existen, mientras hay cosas que no se quieren mostrar.
Se discriminan en los jóvenes las tendencias en la vestimenta, en la música y en otros gustos.
Eso se ve acentuado en los liceos; después en la facultad se va disipando.
Creo que en mi caso juega un rol importante la experiencia vivida.
Si miro todos los dibujos que he hecho más esta serie, puedo sentir que volqué todo ese sentir
No se pide que se acepte ni se entienda… pero al menos, que se tome en cuenta”.
Pablo aún no ha realizado su exposición en la capital del país, pero sus proyectos inmediatos apuntan a mostrar su serie en los departamentos del norte, esa es hoy por hoy, su meta.
¡Soy Joven! “Es una posición muy importante que uno la toma para expresar algo.
Creo que estamos logrando un espacio de trascendencia….creo que jóvenes y adultos se adaptan mejor en la actualidad”.
María Fernanda
Ferreira.

Tiene 23 años, es salteño y desde hace 5 años concurre a la Escuela de Bellas Artes, donde día a día perfecciona su talento, plasmado en obras de un perfil surrealista, como él mismo las describe.

Fue recientemente invitado por el cantautor Américo Gaudín a hacer su primera exposición en su tierra natal y ello le dio impulso para pensar en nuevos proyectos para dar a conocer su trabajo artístico.

Se crió en la zona del centro; de pequeño concurrió a la Escuela No. 1 –pablofernandez001donde ya mostraba su capacidad para el dibujo y la pintura; luego  continuó sus estudios en el Liceo No5, culminando el Bachillerato en el Ipoll.

Asevera que desde siempre tuvo una especial fascinación por conocer en detalle las expresiones de la figura humana y ha iniciado un proceso de búsqueda, en donde rescata las sensaciones que producen sus obras en el espectador, sobre todo en aquellos que no son conocedores del arte.

– ¿Supo que lo suyo era el arte, desde siempre?

– Sí… recuerdo que las maestras hablaban con mi madre y le sugerían que debía yo fortalecer y desarrollar ese potencial.

Mis compañeros de clase a menudo me pedían que les dibujara… fue algo que comenzó a fluir naturalmente”.

– ¿Señala usted le complace que el público vaya develando el sentimiento que le generan sus cuadros?

– “Es un gusto muy actual, pues si hago un retrato de repente no hay mucho que decir… entonces lo que hago es una especie de escena donde no quede todo fácilmente al descubierto y le sumo otros elementos.

Dejo entonces que la persona busque el sentido a lo que se plantea.

Cuando se hace una serie, queremos que funcione en conjunto.

No se trata de presentar un mensaje evidente, si bien hay detalles de cierto realismo”.

La técnica que utiliza es el acrílico, que tiene la particularidad de tener colores brillantes y no se opacan con el tiempo.

LA TENDENCIA SURREALISTA

El Surrealismo creía en la existencia de otra realidad y en el pensamiento libre. Plasmó un mundo absurdo, ilógico, donde la razón no puede dominar al subconsciente.

Tomó del Dadaísmo, la importancia del azar y la rebeldía, pero rechazó su carácter negativo y destructivo.

En el surrealismo el arte se concibe como una forma de olvidarse de la realidad y buscar una manera de que el hombre se encierre en sí mismo.

Esta tendencia busca inspiración al interior de la misma mente del artista y se olvida del pensamiento racional, porque la realidad no sirve para poner de manifiesto este nuevo sentido del arte.

El tema del pintor no se halla delante de él cuando lo pinta, el material proviene de experiencias pasadas y de objetos vistos con anterioridad, cambiados y reagrupados después de un largo período de sumersión en el inconsciente.

Su verdadera realidad es aquella que no se ve, es decir, la que está inmersa en los sueños y el inconsciente.

Es por esta razón que el surrealismo es uno de los géneros del arte más difíciles de entender, porque la subjetividad es lo que hace posible la creación del artista.

Pablo Andrés hoy busca las pinceladas más libres y siente que debe continuar con su exploración.

SOY… ESTOY “RELATOS

ÍNTIMOS Y LOS FRUTOS DEL

ÁRBOL DEL FONDO

En esta serie intenta a su vez reflexionar sobre esos temas que aún son tabú, como el tema gay, la orientación sexual o religiosa.

“Me llegaron comentarios de que la temática que toco es bastante fuerte, sobre todo aquí, pues en la capital es diferente… sería uno más del montón en ese sentido.

Pero a mí me interesa saber qué piensa la gente aquí”.

– ¿Cómo fue recibida su serie en Salto?

– “Creo que para ser la primera vez, la recepción fue muy buena.

Se fijaron hasta el más mínimo detalle, como por ejemplo la forma del marco de los cuadros.

– ¿Y qué inquietudes planteó el público con respecto a las obras?

– “Acerca del material que utilizo para pintar… si eran personas reales o no las personas que había pintado.

Si la escena era montada… en realidad me guío por fotos que saco a priori para rescatar por ejemplo, el color de la piel.

– ¿Cuál es si su estado ideal para inspirarse?

– “Descubrí que cuando estoy molesto pinto más rápido, para mí es importante recordar que cuando estaba pintando cierto tramo me sentía enojado, feliz o alguien me cebaba mate al lado”.

Con respeto a las realidades que lo movilizan como joven es instar a sus pares a que se animen más a demostrar sin prejuicios, sus capacidades.

“A veces vemos que los artistas abordar escenas costumbristas que en realidad ya no existen, mientras hay cosas que no se quieren mostrar.

Se discriminan en los jóvenes las tendencias en la vestimenta, en la música y en otros gustos.

Eso se ve acentuado en los liceos; después en la facultad se va disipando.

Creo que en mi caso juega un rol importante la experiencia vivida.

Si miro todos los dibujos que he hecho más esta serie, puedo sentir que volqué todo ese sentir

No se pide que se acepte ni se entienda… pero al menos, que se tome en cuenta”.

Pablo aún no ha realizado su exposición en la capital del país, pero sus proyectos inmediatos apuntan a mostrar su serie en los departamentos del norte, esa es hoy por hoy, su meta.

¡Soy Joven! “Es una posición muy importante que uno la toma para expresar algo.

Creo que estamos logrando un espacio de trascendencia….creo que jóvenes y adultos se adaptan mejor en la actualidad”.

María Fernanda Ferreira.