- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Un chico que se siente realizado ejerciendo el voluntariado

Realizó Primaria completa en la Escuela No 3. Secundaria de 1o. a 4o. en Colegio y liceo Carlos Vaz Ferreira, y de 5o. a 6o. en el Liceo No. 1 IPOLL.
Germán Nan Requelme (18) desde su experiencia en el voluntariado reconoce que lo ha hecho madurar en varias cosas, y a seguir siendo niño en otras.
“Fue y es una de las cosas más lindas que me pasó en la vida;
el voluntariado no es asistir a los más necesitados cada tanto sin ninguna organización.
Creo que la acción voluntaria es eficiente cuando se trabaja en un equipo” – afirma el entrevistado por ¡Soy Joven!
“TAN CHIQUITO
TRABAJANDO…”
Una anécdota para compartir de la época infantil…
-“Recuerdo en mi infancia mis primeros trabajos. Siendo niño salí a repartir folletos de un comercio con mi hermano y mi primo, en dicha recorrida no faltó la voz de la vecina: tan chiquito trabajando.
A los 12 años vendí algodones de azúcar en un circo que se instaló frente a mi casa, crucé como todo niño asombrado por los animales, los enanos, la carpa gigante, y terminé trabajando ahí.
Lo anecdótico es el punto en común entre ambos trabajos: en ellos no cobré ni una moneda.
Me sobraba con recorrer las calles con mi hermano a pie y con ser parte de un mundo mágico para todo niño.
- ¿En qué momento de su vida se encontró con Interact?
-“Entré a Interact en 2011 gracias a Federico, un amigo de la infancia, del barrio, que en ese momento era el Vicepresidente del club.
El me alentó muchas veces diciéndome que fuera, que lo acompañara que estaba muy bueno, que el grupo era excelente, etc.
Hasta que un día fui con él y comprobé que tenía razón en todas las cosas que me decía sobre el club y los compañeros. Por suerte me pude acoplar enseguida y desde ese momento es muy difícil que falte a alguna reunión.
Es una satisfacción haber podido  conocer Interact y ser parte del grupo.
Sin dudas fue un antes y un después en mi vida el hecho del voluntariado. Interact Club Salto igual que Rotaract y Rotary, una vez que entras, te cambia la vida y los pensamientos, te cambia la perspectiva en cuanto a los problemas y las situaciones que vivimos en nuestra cotidianidad.
El día que entré a Interact, fui con las intenciones de ayudar, lo que no sabía era que iba a aprender tanto.
“APRENDÍ A MIRAR LAS COSAS SIN PENSAR TANTO EN MI, A VALORAR LO QUE TENGO, Y LOS VALORES QUE INCORPORÉ”
Carlos Germán considera que el servicio a la comunidad es un trabajo de todos los días.
Significa planificar una actividad de servicio, llevarla a cabo, y al terminarla empezar a proyectar otra.
Pero también es buscar contagiar a las personas el espíritu solidario, transmitir los valores incorporados durante el voluntariado, pero por sobre todas las cosas es hacer dichos actos sin pedir nada a cambio. Simplemente hacerlo por el hecho de ayudar, la mayor devolución son las sonrisas de las personas con las que trabajamos.
Recuerdo una anécdota que pasó no hace mucho, en el último día del abuelo. Salimos con los chicos de Interact al centro a regalarle a los abuelos un bombón y una cartita. Me acerqué a un hombre para darle el regalo, al recibirlo el abuelo me dijo: “Ustedes me recordaron que hoy es nuestro día, ya me había olvidado.” Ese, es el motivo por el cual decidimos continuar en el club y haciendo actividades”.
- ¿Qué aspiraciones tiene de futuro?
Soy un adolescente de 18 años, tengo muchas cosas que quiero hacer.
En cuanto a lo profesional, hacer en la Universidad la carrera de Trabajo Social con la ilusión de que me permita desempeñarme laboralmente y a su vez en algo afín a lo que tanto me gusta.
A nivel personal y a largo plazo poder formar una familia, tener mi casa, y el mejor regalo de la vida que son los hijos.
En los años que vienen, seguiré estudiando y trabajando ya en Rotaract Club Salto, tratando de luchar junto a mis compañeros por mejorar las condiciones que apuntan a disminuir la desigualdad en nuestra ciudad. Sé que es difícil pero estoy convencido que es posible, y ese es el motor para seguir luchando por dicho anhelo.
-¿Qué proyecto generaría a favor de la sociedad?
-“Realizaría un proyecto que involucre a los niños en situación de  calle y de extrema pobreza.
Esto lo haría pensando en un tema que se habló mucho y que instaló el debate en oportunidad de las elecciones nacionales: la baja de la edad de imputabilidad.
Pienso que si tratamos de ayudar, que crezcan lo mejor posible, sin necesidades insatisfechas, y en un entorno de amor y armonía, con más inclusión social, puede bajar considerablemente el índice de delitos por parte de los jóvenes.
-Un cuestionamiento existencial….
-“Un tema que siempre estoy cuestionando y siempre se presenta en las charlas con mis amigos es acerca del destino.
¿El destino está marcado? De esa pregunta partimos para tomar una posición.
En mi opinión, sin explicar demasiado, pienso que no tenemos un destino escrito, sino que pasa lo que en el momento queremos que pase y hacemos que pase, con nuestras acciones”.
-¿Qué actividades está llevando adelante en estos momentos?
“Estoy estudiando para rendir en febrero un examen pendiente de 6to.
A su vez estoy en Piriápolis trabajando de Bombero Zafral.
Como dije anteriormente el año que viene voy a hacer la carrera de Trabajo Social en la Universidad y a su vez realizaré el curso de Tester de Software vía Internet con una empresa de la capital del país.
En 2015 voy a comenzar una nueva y muy importante etapa de mi vida, y estoy preparándome para hacerlo de la mejor manera, llevando adelante mis estudios y las demás actividades que realizo.
-Un referente en la literatura…
-“Un escritor que me marcó fue Eduardo Galeano, lo estudié en la escuela y lo seguí en mi casa.
De sus obras, la que más recuerdo y más me gusta es “Libro de los abrazos”. En dicha obra, cada vez que leía un cuento, me veía reflejado yo, o a mi familia, o al vecino. Es una gran obra de fácil vocabulario pero que dice mucho, donde refleja la vida de la humanidad y por ello mi atracción.
-¿Qué mensaje comparte con sus pares?
-“A los jóvenes les diría que sin descuidar las responsabilidades que  les va a permitir tener un buen futuro, hagan las cosas que quieren hacer.
Muchas veces nos vemos atados al qué dirán o a que no está de moda, y dejamos de hacer esas pequeñas y grandes cosas que nos pueden hacer más felices.
Hagan lo que quieren hacer y juéguensela por los sueños.
Cuando digo Soy joven pienso en que soy una parte muy importante de la sociedad, como los demás jóvenes, ya que soy el presente y además el futuro del país”.
María Fernanda Ferreira

Con Carlos Germán Nan Requelme

Realizó Primaria completa en la Escuela No 3. Secundaria de 1o. a 4o. en Colegio y liceo Carlos Vaz Ferreira, y de 5o. a 6o. en el Liceo No. 1 IPOLL.

Germán Nan Requelme (18) desde su experiencia en el voluntariado reconoce que lo ha hecho madurar en varias cosas, y a seguir siendo niño en otras.

“Fue y es una de las cosas más lindas que me pasó en la vida;

el voluntariado no es asistir a los más necesitados cada tanto sin ninguna organización.germán001

Creo que la acción voluntaria es eficiente cuando se trabaja en un equipo” – afirma el entrevistado por ¡Soy Joven!

“TAN CHIQUITO TRABAJANDO…”

Una anécdota para compartir de la época infantil…

-“Recuerdo en mi infancia mis primeros trabajos. Siendo niño salí a repartir folletos de un comercio con mi hermano y mi primo, en dicha recorrida no faltó la voz de la vecina: tan chiquito trabajando.

A los 12 años vendí algodones de azúcar en un circo que se instaló frente a mi casa, crucé como todo niño asombrado por los animales, los enanos, la carpa gigante, y terminé trabajando ahí.

Lo anecdótico es el punto en común entre ambos trabajos: en ellos no cobré ni una moneda.

Me sobraba con recorrer las calles con mi hermano a pie y con ser parte de un mundo mágico para todo niño.

- ¿En qué momento de su vida se encontró con Interact?

-“Entré a Interact en 2011 gracias a Federico, un amigo de la infancia, del barrio, que en ese momento era el Vicepresidente del club.

El me alentó muchas veces diciéndome que fuera, que lo acompañara que estaba muy bueno, que el grupo era excelente, etc.

Hasta que un día fui con él y comprobé que tenía razón en todas las cosas que me decía sobre el club y los compañeros. Por suerte me pude acoplar enseguida y desde ese momento es muy difícil que falte a alguna reunión.

Es una satisfacción haber podido  conocer Interact y ser parte del grupo.

Sin dudas fue un antes y un después en mi vida el hecho del voluntariado. Interact Club Salto igual que Rotaract y Rotary, una vez que entras, te cambia la vida y los pensamientos, te cambia la perspectiva en cuanto a los problemas y las situaciones que vivimos en nuestra cotidianidad.

El día que entré a Interact, fui con las intenciones de ayudar, lo que no sabía era que iba a aprender tanto.

“APRENDÍ A MIRAR LAS COSAS SIN PENSAR TANTO EN MI, A VALORAR LO QUE TENGO, Y LOS VALORES QUE INCORPORÉ”

Carlos Germán considera que el servicio a la comunidad es un trabajo de todos los días.

Significa planificar una actividad de servicio, llevarla a cabo, y al terminarla empezar a proyectar otra.

Pero también es buscar contagiar a las personas el espíritu solidario, transmitir los valores incorporados durante el voluntariado, pero por sobre todas las cosas es hacer dichos actos sin pedir nada a cambio. Simplemente hacerlo por el hecho de ayudar, la mayor devolución son las sonrisas de las personas con las que trabajamos.

Recuerdo una anécdota que pasó no hace mucho, en el último día del abuelo. Salimos con los chicos de Interact al centro a regalarle a los abuelos un bombón y una cartita. Me acerqué a un hombre para darle el regalo, al recibirlo el abuelo me dijo: “Ustedes me recordaron que hoy es nuestro día, ya me había olvidado.” Ese, es el motivo por el cual decidimos continuar en el club y haciendo actividades”.

- ¿Qué aspiraciones tiene de futuro?

Soy un adolescente de 18 años, tengo muchas cosas que quiero hacer.

En cuanto a lo profesional, hacer en la Universidad la carrera de Trabajo Social con la ilusión de que me permita desempeñarme laboralmente y a su vez en algo afín a lo que tanto me gusta.

A nivel personal y a largo plazo poder formar una familia, tener mi casa, y el mejor regalo de la vida que son los hijos.

En los años que vienen, seguiré estudiando y trabajando ya en Rotaract Club Salto, tratando de luchar junto a mis compañeros por mejorar las condiciones que apuntan a disminuir la desigualdad en nuestra ciudad. Sé que es difícil pero estoy convencido que es posible, y ese es el motor para seguir luchando por dicho anhelo.

-¿Qué proyecto generaría a favor de la sociedad?

-“Realizaría un proyecto que involucre a los niños en situación de  calle y de extrema pobreza.

Esto lo haría pensando en un tema que se habló mucho y que instaló el debate en oportunidad de las elecciones nacionales: la baja de la edad de imputabilidad.

Pienso que si tratamos de ayudar, que crezcan lo mejor posible, sin necesidades insatisfechas, y en un entorno de amor y armonía, con más inclusión social, puede bajar considerablemente el índice de delitos por parte de los jóvenes.

-Un cuestionamiento existencial….

-“Un tema que siempre estoy cuestionando y siempre se presenta en las charlas con mis amigos es acerca del destino.

¿El destino está marcado? De esa pregunta partimos para tomar una posición.

En mi opinión, sin explicar demasiado, pienso que no tenemos un destino escrito, sino que pasa lo que en el momento queremos que pase y hacemos que pase, con nuestras acciones”.

-¿Qué actividades está llevando adelante en estos momentos?

“Estoy estudiando para rendir en febrero un examen pendiente de 6to.

A su vez estoy en Piriápolis trabajando de Bombero Zafral.

Como dije anteriormente el año que viene voy a hacer la carrera de Trabajo Social en la Universidad y a su vez realizaré el curso de Tester de Software vía Internet con una empresa de la capital del país.

En 2015 voy a comenzar una nueva y muy importante etapa de mi vida, y estoy preparándome para hacerlo de la mejor manera, llevando adelante mis estudios y las demás actividades que realizo.

-Un referente en la literatura…

-“Un escritor que me marcó fue Eduardo Galeano, lo estudié en la escuela y lo seguí en mi casa.

De sus obras, la que más recuerdo y más me gusta es “Libro de los abrazos”. En dicha obra, cada vez que leía un cuento, me veía reflejado yo, o a mi familia, o al vecino. Es una gran obra de fácil vocabulario pero que dice mucho, donde refleja la vida de la humanidad y por ello mi atracción.

-¿Qué mensaje comparte con sus pares?

-“A los jóvenes les diría que sin descuidar las responsabilidades que  les va a permitir tener un buen futuro, hagan las cosas que quieren hacer.

Muchas veces nos vemos atados al qué dirán o a que no está de moda, y dejamos de hacer esas pequeñas y grandes cosas que nos pueden hacer más felices.

Hagan lo que quieren hacer y juéguensela por los sueños.

Cuando digo Soy joven pienso en que soy una parte muy importante de la sociedad, como los demás jóvenes, ya que soy el presente y además el futuro del país”.

María Fernanda Ferreira