Sanciones disciplinarias y la potestad del empleador

Por Cra. Ma. Cristina Gabrielli

Parte II

Uso de herramientas informáticas en el lugar de trabajo
El uso de herramientas informáticas personales, tales como celulares, tablets, entre otras, por sí mismo no constituye una falta disciplinaria ni es pasible de sanción, sólo que se encuentre establecido expresamente en el grupo de actividad, por reglamento interno de la empresa o por Consejo de Salarios. En este caso se penaría el daño ocasionado por el uso y no la acción en sí.
Regulación laboral sobre tenencia y consumo de drogas y alcohol en el trabajo
En los casos de tenencia y consumo de alcohol y/o drogas en el lugar de trabajo, si bien se debe tratar como un problema de salud y sobre la base de la no discriminación y confidencialidad, el empleador mantiene la potestad disciplinaria de sancionar.
Disposiciones específicas de grupos de actividad
En el sector construcción rige el Decreto 125/014 en donde se prohíbe el despacho y/o ingestión de bebidas alcohólicas y cualquier otro tipo de drogas en cualquier lugar de la obra. A su vez permite el control de alcoholemia con métodos de detección no invasivos (espirometría o similar).
En el sector marítimo se destaca la Disposición Marítima No. 163/016 del 20 de abril de 2016, donde se prohíbe la navegación a aquellos trabajadores que tengan una concentración de alcohol en sangre igual o mayor al 0.05% o 0.25mg/l.
Decreto 128/016 del 2 de mayo de 2016 general para el régimen de Industria y Comercio
Se refiere a la prohibición del consumo o tenencia de alcohol, cannabis y cocaína, en el lugar de trabajo o en ocasión del mismo. Regula la actuación ante situaciones de consumo o tenencia de drogas o alcohol, mediante la elaboración de un procedimiento que debe ser aprobado por autoridades competentes a nivel nacional.
Se establece la necesidad de establecer procedimientos de prevención y detección de consumo, mediante exámenes no invasivos y acciones de sensibilización y capacitación sobre la temática. Los controles deben ser llevados a cabo por personal del Servicio de Salud en el trabajo o personal contratado en caso de que aquel no existiere. En todas las ocasiones se preservará la intimidad y dignidad del operario, trabajando bajo el criterio de confidencialidad de exámenes y resultados. Se prevé la posibilidad de realizar pruebas confirmatorias en los casos que resulte positivo el control aplicado.
Un aspecto importante del decreto es la obligatoriedad de la intervención sindical en todos los procesos, prevención, detección y control, lo que aseguraría la protección de los derechos del trabajador.
En todos los casos el trabajador debe expresar su consentimiento acerca de la presencia del delegado sindical en las pesquisas realizadas.
En cuanto al poder disciplinario, el decreto establece la posibilidad de sancionar ante un segundo resultado positivo haciendo referencia a los riesgos asociados a la actividad desarrollada. A su vez es menester aplicar correcciones ante la negación de someterse a controles regulares fijados por la empresa ya que se considera una presunción en contra ante un eventual consumo.
El empleador tiene la autoridad para sancionar a los trabajadores cuya conducta profesional sea impropia a raíz del consumo de drogas o alcohol y ponga en riesgo la integridad física y moral del personal.