- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

SEÑALES AMBIGUAS EN ASUNTOS TAN SERIOS NO DAN RESULTADO

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Los casos de “corrupción”, o que rayan la misma, han sacudido a los tres principales partidos políticos nacionales, en los últimos tiempos.
En el Frente Amplio, conocida es la triste situación del ex Vicepresidente Raúl Sendic, y el lamentable episodio de su renuncia, la que dio que hablar en el mundo entero, dejando una veta nada despreciable de vergüenza en la larga trayectoria política del país, pero que al mismo tiempo fue –en cierta forma-, un ejemplo de salvaguarda institucional. Sin embargo, no podemos olvidarnos de las denuncias que se encuentran en manos de la Justicia, la que hoy, tiene el camino libre, tras perder Sendic los fueros parlamentarios. Aunque -tengámoslo en cuenta-, el dirigente no fue sancionado de manera alguna por su fuerza política, a pesar de que el informe realizado por la JUTEP y el del Tribunal de Conducta Política del Frente Amplio, fueron lapidarios.
El Partido Colorado, tuvo el caso Sanabria, que si bien no tocó la cosa pública, al no ostentar el mismo más que la calidad de suplente a una banca de la Cámara de Representantes, también convulsionó la opinión pública, poniendo en tela de juicio hasta a la misma dirigencia del partido, por considerarse que quizás, se podría estar al tanto del mal obrar del dirigente, lo que determinó que, la mismísima Convención Nacional, lo desvinculara de la colectividad. Recordemos que Sanabria, terminó siendo detenido una vez regresado de su corto exilio en los Estados Unidos, para ser sometido al debido proceso como indica la ley.
Más recientemente, la situación del Intendente de Soriano, Agustín Bascou –lo de Ezquerra es un tema muy distinto, por lo personal y distante al quehacer público, y el propio legislador solicitó que se le levanten los fueros para poder someterse a la Justicia-, quien habría comprado combustible para la comuna a la estación de servicio de su propiedad o de la que tenía parte; dividió a la interna nacionalista. Un informe de la Comisión de Ética, resolvió aplicarle una observación; decisión que por cierto, disgustó a muchos blancos. Pero, ahora se sumó el informe realizado por la JUTEP, que al igual que el efectuado en el caso Sendic, no es nada auspicioso para el protagonista, estándose a la espera de lo que nuevamente resuelvan los órganos pertinentes del nacionalismo.
Más allá de las ópticas –pues en estos temas por lo general aparecen varias, cuando debería existir tan sólo una-, lo cierto es que, los dos partidos tradicionales –para bien o para mal, eso lo sabrán dichas colectividades si sus sanciones han sido acorde a lo que deberían ser-, aplicaron amonestaciones; en tanto, el Frente Amplio, se vio aliviado en la responsabilidad que le cabía, al renunciar Sendic, y así no forzar una decisión que, habría sido una clara y buena señal de que por encima de la buena conducta exigida, por más que reconozcamos nuestros errores, no hay nada; y que las reglas aplican para todos y no para ciertos casos, como los de algunos frentistas que osaron contradecir la voz dogmática y fueron disciplinariamente “retados”.
Sendic, hoy por hoy, goza de todos sus derechos partidarios, y de hecho ya comenzó su campaña para volver a lograr un cargo electivo. De su “reto” por sus actitudes indecorosas, nada.
Mientras unos alardean de un actuar firme y ejemplar, pero al momento de aplicarlo, “arrugan”, como se dice vulgarmente; otros –unos un poco más-, actúan.
La ética y la honestidad son cosas serias e importantes; su práctica debe de ser la regla, no la excepción.
El problema no es pertenecer a una entidad impoluta, pues está conformada por hombres y siempre habrá una oveja descarriada; el asunto pasa por cómo enfrentar esos casos, y actuar en consecuencia, con la misma vara que juzgamos cuando sucede en la tienda opuesta.
Si hay corrupción, si existen irregularidades injustificables, que se combatan a más no poder, pero, con un criterio razonable que no deje dudas que se está en contra de dicho obrar, sin importar quién lo realizó; pues dar señales ambiguas en asuntos tan serios, no da resultado.