SERLO A NIVEL NACIONAL, MÁS AÚN

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Sorprende sobremanera, que ante la incoherente actitud que ha mantenido el Frente Amplio, tanto en su lugar de gobierno, como de fuerza política, respecto a los recursos presupuestales necesarios para la educación toda, bregando por un lado por más y mejor educación, y al mismo tiempo negando los rubros necesarios para hacerlo posible, sumado a la resentida propuesta que cuenta ya con media sanción en la Cámara de Diputados, de quitar las exoneraciones tributarias a las empresas que donen dinero a las Universidades Privadas, peligrando así muchas becas e investigaciones costeadas con aquellos aportes, las voces de los representantes parlamentarios de nuestro Departamento, no se han escuchado, y si lo fueron, no aquí en Salto.
Parecería que la clase política salteña no se ha enterado aún que una de las riquezas más importantes que tenemos, es precisamente ser uno de los pocos Departamentos del país, sino el único después de Montevideo, de contar con tres Universidades, una pública y dos privadas, amén de un CeRP para profesores, un Instituto de Formación Docente, y una UTU, colocándonos como un polo educativo primordial para la región.
La indiferencia que hemos venido notando de parte de la dirigencia política tanto del oficialismo como de la oposición, es alarmante; deja en claro que, o no tienen idea de lo que significa, o peor, que no les interesa un comino, y por ende carecen de la más mínima aptitud para estar donde están, y que no justifican la nada despreciable remuneración que entre todos les abonamos mensualmente, con toda religiosidad, para que nos defiendan, protejan y hagan valer nuestros intereses como ciudadanos.
Escuchamos sí dimes y diretes; lleva y trae; si se dijo tal cosa, o tal otra; pero nada, nunca, de la temática nacional que nos incumbe a todos como Nación.
¿Cuántas veces nos enteramos de lo que piensan sobre asuntos trascendentales para el Departamento y el país; cuándo nos informan de sus posturas ante tal o cual asunto caro para el colectivo social o qué defendieron o dejaron de defender en las interminables sesiones que se dan en el Palacio Legislativo; sabemos realmente si lo que dicen o hacen es fiel reflejo de nuestras aspiraciones e inquietudes?. Quizás nos equivoquemos, pero la respuesta a estas preguntas, suenan con un rotundo, nunca y no.
Desconocemos a ciencia cabal la opinión sobre la situación de los lecheros; el turismo; los granjeros; los ganaderos; el desempleo; la seguridad; la salud; la inflación; el Mercosur; la reforma constitucional; el comercio; la matriz energética y un largo etc.
Entendemos y cae de maduro que no se puede hacer un Cabildo Abierto cada vez que un tema importante sale a la luz y se discute, ni es lo que pedimos; pero sí sabemos que es posible, pues los hemos leído en reiteradísimas oportunidades, transmitir sus puntos de vista por redes sociales sobre cualquier otro asunto, a sabiendas que los mismos llegan hasta los medios de comunicación, o sencillamente publicarlos para que sean de acceso masivo y alcancen a los que no usufructúan los nuevos medios tecnológicos.
Salto tiene 4 parlamentarios, dos del oficialismo y dos de la oposición; sus voces no se oyeron defendiendo el presupuesto de la ANEP, de la UdelaR, ni oponiéndose a la última medida contra las Universidades Privadas; ni que hablar sobre la condición natural que tenemos como centro turístico, no respetado como se lo merece por un Ministerio que amaga, pero no afloja.
Es claro que los afines al gobierno no se pondrán en su contra; pero, ¿y los opositores, porqué callaron?, si es que lo hicieron, y si no lo hicieron, ¿es valedero que se los vea preocupados en la Capital del país y no donde están sus votantes?.
El meollo del asunto redunda en que a quienes colocamos en los altos cargos para que hablen por nosotros, no lo hacen o hacen lo que les conviene, quieren o mandan, dejando de lado el sentir popular que prometieron en algún momento defender, en ese espacio de tiempo en que precisaban de los electores para catapultarlos a la cima, y todavía guardaban un poco de humildad.
Conclusión: a Salto solamente le resta ser defendido por los salteños, ya que mientras unos se desvelan por volver y otros por quedarse, nuestro hermoso Departamento languidece, sin que el mundo sepa que es un terruño turístico, cultural, productivo, de servicios, e ainda mais.
Ser dirigentes a nivel departamental, conlleva responsabilidades; ahora, serlo a nivel nacional, más aún.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...