Servicios de mantenimiento y tercerización

EMPRESAS Y DERECHO

La Suprema Corte de Justicia (SCJ) dictó, con fecha 25/04/19, una sentencia por la cual se exoneró de un reclamo laboral a una empresa que contrató los servicios de una tercerizada, cuyo trabajador demandó a ambas empresas.

1. Caso

El trabajador se desempeñaba en una empresa tercerizada reparando los dispensadores de agua y heladeras emplazadas en diferentes puntos de venta. La empresa tercerizada prestaba servicios a una empresa cuyo giro era la fabricación, venta y comercialización de bebidas, siendo a la vez dueña de los dispensadores y heladeras antes mencionados, los cuales eran entregados en régimen de comodato a sus clientes. El juicio estuvo centrado en determinar si la actividad desarrollada por la empresa tercerizada constituía un servicio que se encontraba integrado en la organización de la empresa principal, ya sea como actividad principal o accesoria según los términos previstos en la normativa vigente. La empresa tercerizada no contestó la demanda; la empresa principal sí lo hizo.

2. Subcontratación

De acuerdo con la Ley N° 18.251, existe subcontratación cuando un empleador, en razón de un acuerdo contractual, se encarga de ejecutar obras o servicios, por su cuenta y riesgo y con trabajadores bajo su dependencia, para una tercera persona física o jurídica, denominada patrono o empresa principal, cuando dichas obras o servicios se encuentren integrados en la organización de éstos o cuando formen parte de la actividad normal o propia del establecimiento, principal o accesoria (mantenimiento, limpieza, seguridad o vigilancia), ya sea que se cumplan dentro o fuera del mismo. Como lo ha señalado el Tribunal de Apelaciones del Trabajo de Segundo Turno (sentencia N° 381/2016), para que funcione la responsabilidad prevista en la Ley N° 18.251 “debe acreditarse que las obras o servicios que ejecute la empresa proveedora o auxiliar constituyan una parte o parcela de las actividades o funciones de la empresa comitente, sean principales o accesorias. En este sentido se exige además determinadas cualidades respecto a las obras o servicios subcontratados: a) que sean imprescindibles y de primordial importancia para la realización del ciclo productivo o la actividad constituya el objeto social de la empresa y sin ellas no se logre el producto final; b) que sean inherentes o estén vinculadas como función central o neurálgica y c) que si no reúnen estas características, porque se tratare de actividades accesorias, ellas refieran a vigilancia, limpieza, seguridad, o mantenimiento. Las actividades que son completamente ajenas al giro principal de la empresa principal o no están integradas en su organización, no pueden ser consideradas como formas de subcontratación en los términos de la ley, por ser operaciones periféricas”.

3. Sentencia

La Suprema Corte de Justicia rechazó el reclamo del trabajador en base a los siguientes argumentos:

3.1) La situación planteada no constituyó un caso de subcontratación, dado que la actividad de la empresa tercerizada no integraba el objeto principal de la empresa que contrato el servicio (fabricación, venta y comercialización de bebidas) pero tampoco formaba parte de algunas de las actividades accesorias que la ley 18.251 establece, esto es mantenimiento, limpieza, seguridad o vigilancia.

3.2) Para la sentencia, ni las heladeras ni los dispensadores de agua son imprescindibles para que una empresa que fabrica, venda y comercializa el agua mineral desarrolle su giro principal, como por ejemplo podría serlo una máquina embotelladora. Por lo tanto, tampoco el servicio prestado por la empresa tercerizada encuadraba dentro de las actividades secundarias expresamente contempladas por la Ley 18.251. Distinta sería el caso si giro principal de la empresa de agua mineral hubiese sido el de arrendar heladeras y dispensadores de agua; en ese caso sí hubiese existido una relación indivisible entre el “mantenimiento” de dichos bienes con el “objeto principal” de la compañía. Pero en este caso, no puede entenderse que el mantenimiento de heladeras y dispensadores de aguas dados en comodato a algunos clientes haya constitido una actividad vinculada indisolublemente al giro esencial de la empresa principal (fabricación, venta y comercialización de bebidas).

3.3) La tarea de mantenimiento cumplida por la tercerizada no se trata de una actividad instrumental a la principal, entendida como aquella relacionada a las fases que se cumplen para llegar al producto final (producir y embotellar líquido). En cualquier caso  perfectamente podría obtenerse el producto final que la empresa principal ofrece en el mercado sin el concurso de las operaciones prestadas por la empresa tercerizada. “En otros términos, no se trata de servicios vinculados indisolublemente a la actividad esencial de la empresa principal, entendida como función neurálgica, vital o central de ella.”
Dr. Rodrigo Deleón

DELEÓN ABOGADOS – Río Negro 1370 esc. 601 – Montevideo
Celular: (099) 10-33-13 – E-mail:
rdeleon1370@gmail.com