UN AUTÉNTICO FIN POLÍTICO

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Escuchando con atención las palabras del flamante Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Enzo Benech, al momento de su asunción; se nos presentó un dilema serio, que es el de no saber a ciencia cierta, si los jerarcas del gobierno viven en una realidad paralela, o simplemente son necios.
Una vez más apareció la incoherente y ridícula muletilla utilizada cuando se desea deslegitimar las luchas de los que piensan distinto: “esto tiene fines político”.
Pero obvio, señores, que tiene un fin político en sí mismo. Porque todos, absolutamente todos los problemas y temas que hacen a la vida de una sociedad, son políticos. Por favor. Dejemos de una buena vez de ser tontos y elevemos el nivel de la argumentación.
Otra cosa muy diferente, es que se encubran intereses partidarios y electorales, utilizando la coyuntura para acarrear simpatías para su causa. Ahora, pregunto: ¿qué partido político no lo ha hecho?; ¿está mal que se intente marcar las diferencias con el reclamado?; ¿por qué siempre la respuesta más fácil es la de atribuirle al contrario malas intenciones en vez de pensar que a lo mejor puede aportar soluciones?
Recordemos que, el actual partido de gobierno, en la crisis del 2002, abrazó con una fuerza inusitada la legítima lucha de los agropecuarios, fuertemente golpeados por aquellos sucesos, y que muy buenos réditos sacaron de ello, amén de actuar, por cierto, con una mala leche que no se ve hoy en día, por parte de los integrantes de la oposición. Eso en cuanto a la arena política.
Por otro lado, nos parece que el afán de algunos (no todos los integrantes del gobierno piensan igual), en socavar y menospreciar el espíritu de la movilización espontánea -porque eso es lo que es-, es paupérrimo; siendo que han apoyado otro tipo de movimientos que –si bien tienen todo el derecho a ser escuchados-, no son lo suficientemente significativos en cantidad de acólitos, ni representativos de un gran segmento social.
Sin embargo, lo que ha convocado a la ciudadanía (productores, comerciantes, profesionales, trabajadores de varios rubros, etc.), no es otra cosa que el lógico deseo de ser tenidos en cuenta y tomados en serio por su gobierno, se lo haya votado o no. Es atender los fidedignos reclamos de los mayores sectores del país –campo y comercio, con todo lo que ello implica-, de los cuales, por si no se enteraron, vive la inmensa mayoría de uruguayos, salvo quienes trabajan en el Estado, quienes también, se ven de cierta forma tocados por las mismas problemáticas contra las que aquéllos pelean.
Ese permanente ninguneo, al que inmediatamente se sumó el nuevo Ministro, nos revela la falta de respuestas y la poca imaginación y menor cintura política que reina en la Torre Ejecutiva.
La perimida idead de que existe un complot internacional de la derecha vernácula, ha caído por sí misma, al ser muchos de los participantes de dicha “conjura”, compatriotas que manifestaron haber apoyado al partido gobernante en más de una oportunidad.
Ni se desea desestabilizar al gobierno, ni se pretende prender fuego la pradera, aunque haya algunos pocos – tanto de un lado como del otro -, que lo esperen con ansiedad. Pero creamos, en honor a la verdad, de que son un puñado, que no lograran que esta real y patriótica, por qué no decirlo, manifestación popular, pierda su esencia.
En el día de mañana, muchos compatriotas se nuclearán en Durazno, tras un fin común: defender al país, desde su perspectiva. Esa perspectiva (quizás distinta según con el cristal con el que se la mire), es por la que pelean los docentes, los bancarios, los empleados municipales, los de la construcción, los públicos.
Deseamos que todo transcurra con la tranquilidad y tolerancia debida; y que podamos enfrentar las diferencias con altura y cordura.
Deseamos que nuestro gobierno, demuestre tener la suficiente calidad, como para entender que lo que está sucediendo en el afable terruño, no es en contra suyo, sino que es a favor del Uruguay de todos, ejerciendo el tradicional derecho a reunirse en Cabildo Abierto, esencial atributo que nos legó el Gral. Artigas. Instancia que se constituye, obviamente, por ser consecuencia directa de vivir en una República, en un auténtico fin político.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...