Una invitación que da para firmar

Muchas veces cuando el sindicalismo reclama lo hace sobre la base de reclamos que apuntan a tener una mayor justicia social y a que se concreten políticas sociales que deben ser contempladas, en el marco de una sociedad que apunta a su desarrollo a través de la inclusión social y de la accesibilidad al campo de trabajo.
En ese plano fue que ayer por la mañana, un grupo de representantes del sindicato de la construcción, SUNCA, se encontraban inmersos en pleno domingo en una campaña de recolección de firmas, esas que muchas veces generan dudas sobre el fin en sí mismo y si realmente tienen un trasfondo que apunte a mejorar las cosas.
Para ello se habían apostado en uno de los puntos tradicionales de Salto, donde más cantidad de gente se aglomera en cada mañana de domingo ya que es un lugar donde puede encontrarse de todo. Desde un par de zapatos usados, vestimenta de cualquier tipo, calzado de todos los modelos, comestibles y hasta un puesto de recolección de firmas por alguna causa política o social.  justicia
A mi juicio se trata de una muy buena iniciativa y me alegra que un sindicato tan combativo como el de la construcción, donde muchos de sus reclamos se han vuelto hasta contraproducentes para generar mano de obra en el mercado local, sobre todo en el sector privado y en los casos de personas particulares que para refaccionar su casa se encuentran con precios astronómicos que les hacen desistir o hacer en muchos casos, el trabajo a medias.
Si bien el precio de la mano de obra la pone el trabajador y en ese caso es hasta discutible querer llegar a un acuerdo para negociar los estándares presupuestales que ellos mismos imponen, las últimas llamadas “conquistas sindicales” que ha logrado el SUNCA para sus afiliados, he mejorado sin dudas el ingreso de muchos de los trabajadores de ese sector, pero a costo de tener tremendos conflictos con las empresas constructoras, con los inversores extranjeros del sector privados y hasta con el Estado, por las distintas leyes que mejoraron sueldos y condiciones laborales de los trabajadores, al punto que muchos empleadores han tenido pérdidas del volumen de ganancias que antes conseguían con las distintas obras de las que lograban ser adjudicatarios por tener que cumplir con el marco normativo que contempla los reclamos históricos de los trabajadores del sector.
Esto ocurrió hasta en el sector público, donde los trabajadores de la construcción han llegado a ocupar obras que se hacían con inversión pública por el incumplimiento de los acuerdos salariales y de las condiciones de trabajo, algo que ha paralizado durante mucho tiempo el mejoramiento de la infraestructura de muchos lugares por no estar atentos a esta nuevo posicionamiento del sector de la construcción.
Pero más allá de estos, quienes muchas veces se han visto impedidos de poder llevar adelante arreglos y refacciones en sus hogares han sido los propios trabajadores, comerciantes, profesionales o toda persona de clase media, trabajadora, que ha querido mejorar las condiciones estructurales de su hogar y se ha encontrado con costos sobredimensionados para sus bolsillos y extremadamente altos para poder cumplirlos en su totalidad, lo que los deriva a tener que conseguir préstamos para poder solventar presupuestos que después no se pueden concretar por el encarecimiento de los mismos.
Algo que ha llevado muchas veces a que la gente no pueda contratar trabajadores para arreglar su casa, lo que redunda en la pérdida de oportunidades de trabajo para muchos obreros de la construcción que por razones obvias, no pueden bajar sus honorarios porque les implica perder tiempo y no ganar dinero, pero la realidad es compleja y debería haber cierta flexibilidad en algunos casos.
Más allá de este punto de vista expresado, considero que la campaña de recolección de firmas que está haciendo el sindicato de la construcción para conseguir una ley que establezca el ingreso de muna cuota fija de participación de personas con discapacidad en las distintas obras que se lleven adelante tanto en el sector público como en el privado es una buena causa.
“Hay trabajado de pañoleros, o de otra índole como para alcanzar herramientas o llevar algunos materiales de un lado a otro, que lo pueden hacer personas con discapacidad y hasta las que tienen Síndrome de Down, lo que significa que ellos también tienen derecho a trabajar, a sentirse incluidos y capaces de llevar adelante cualquier tarea, algo que nosotros entendemos es una causa justa y que el sindicato va a dar la pelea para poder lograrlo y establecerlo mediante una ley que obligue a los empleadores a esto. Por eso es que estamos embarcados en esta campaña de recolección de firmas”, me comentó una de las personas que se encontraba trabajando en este tema de la recolección de firmas ayer domingo por la mañana y supongo yo, hasta de manera honoraria por mera militancia como caracteriza a muchos de estos sindicalistas de a pie, cuya lucha se hace hasta más respetable.
Considero que los sindicatos son un instrumento de organización de la sociedad para su desarrollo y en ese sentido, si ese fin se cumple, con propuestas como estas, con trabajos honorarios y hasta de fines de semana, con intenciones claras y precisas, las cuales pretenden formalizarse a través de leyes que amparen propuestas dignas de construcción social, los sindicatos pasarán a ser ejemplo en la sociedad de cómo el trabajo organizado y en conjunto debe ser mucho más considerado y respetado, de lo desgastado que está hoy día, por contar siempre con las mismas caras haciendo los reclamos de siempre, con la retórica nostálgica y hasta contradictoria que espanta en vez de atraer.
No pasa eso en todos los gremios de trabajadores, pero sí en muchos donde temas como la defensa del dogma a través de íconos como Cuba y Venezuela están antes que la defensa de la libertad de pensamiento y de posiciones, algo que hace a la democracia y al fortalecimiento institucional de las organizaciones.
Saludo esa iniciativa del SUNCA y espero que se concrete esa oportunidad para miles de compatriotas que por tener una situación distinta a la del resto de los mortales, anhelan una posibilidad para verse iguales a los demás, algo que es muy valioso para el espíritu humano y el desarrollo social que verdaderamente queremos.

HUGO LEMOS







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...