- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

¿Por qué viajamos?

Como estableció el filósofo y teólogo romano San Agustín, “El mundo es un libro, y quienes no viajan leen solo una parte”.
Cuando emprendemos un viaje, hay una serie de motivosque nos impulsan a realizarlos.
En muchas ocasiones viajamos por curiosidad, para conocer otras culturas y costumbres. El mundo es tan grande, que en cada lugar hay algo para aprender y conocer, descubrir otras realidades que nos enriquecen y aportan a nuestra vida.
Uno de los motivos que impulsan a realizar un viaje es conocer las diferentes tradiciones y costumbres de otro país, que lo hacen único y diferente.
Si visitamos Brasil, no podemos dejar de presenciar su danza tradicional , “Capoeira”, también conocida como “danza de guerra”, históricamente practicada por antiguos esclavos, quienes le dieron origen, siendo mezcla de diferentes elementos de las artes marciales, la danza, el deporte y la expresión corporal.
Bailar o presenciar samba es una actividad que no podemos dejar de realizar .considerado como un estilo musical muy popular en Brasil.
La feijoada es el plato típico de Brasil, por tradición los restaurantes sirven este plato los miércoles y sábados. La caipiriña es la bebida típica que caracteriza a los cariocas.
Si visitamos España algo que no podemos dejar de hacer es “Ir de Tapas”, formando parte de las costumbres y tradiciones del país. En este caso la tradición contempla ir de bar en bar, catando bebidas y degustando las conocidas tapas españolas. España es un país con mucha vida, se encuentran tiendas abiertas hasta tarde, gente en la calle a todas horas, bares y restaurantes con amplios horarios. Se levantan temprano y se acuestan tarde, acostumbrados a comer tarde.
Cada país tiene un cúmulo de tradiciones y costumbres, que lo hacen único y que motivan descubrir y conocer su cultura.
En el caso de China, para los habitantes de este país, los colores tienen una gran implicancia. El color amarrillo significa noble y privilegiado, en la antigüedad solo nobles, emperatrices, príncipes y princesas tenían el derecho a usarlo.
A todos los chinos le gusta el color rojo, el cual simboliza la buena suerte, el progreso y la belleza, etc.; es decir, todas las cosas buenas. En las bodas o durante las fiestas, la gente adorna las calles y las casas de color rojo, porque tienen la creencia de que este color les traerá buena suerte.
El blanco y el negro representan la muerte, la mala suerte, el atraso. En las bodas utilizan vestido rojo, sustituyendo el blanco
En la cultura china, algunos números se consideran favorables o desfavorables, a tal punto que las personas llegan a pagar grandes sumas de dinero por números que se consideran afortunados , para utilizarlos en sus números de teléfono, direcciones de calle, licencia de conducir, etc.
El número 2 es un buen número en la cultura china. Hay un proverbio chino: “las cosas buenas vienen en pares”.
El número 3 suena similar a “nacimiento”, por lo que es considerado un número de la suerte.
El número 5 se asocia con los cinco elementos (Agua, Fuego, Tierra, Viento y metal) en la filosofía china, y a su vez se asocia históricamente con el Emperador de China.
El número 6 también representa la felicidad.
El número 8 es el número de la suerte por excelencia, lo refleja la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Beijing que comenzó el 8/8/08 a los 8 segundos y 8 minutos pasadas las 8 pm.
Por otra parte, el número 9 es símbolo de “larga duración”, es de uso frecuente en las bodas.
Se consideran números de mala suerte el 4 y el 14.
En otros países hay costumbres y normas que distan mucho de nuestra forma de vida.
Si nos trasladamos a Israel, hay una serie de normas y de tradiciones que caracterizan a los musulmanes.
Está prohibido el alcohol y la carne de cerdo por considerarse impuros y perjudiciales.
Hombres y mujeres son iguales, pero al tener los hombres más responsabilidades, ya que tienen que mantener económicamente a la familia, también tienen más derechos; un hijo, por ejemplo, hereda el doble que una hija.
Un hombre tiene derecho a tener hasta cuatro esposas, pero siempre con consentimiento de las anteriores.
Hombres y mujeres deben vestir y comportarse de forma decente y sencilla evitando atuendos que puedan incitar a pensamientos pecaminosos.
Es así que viajamos por curiosidad, para descubrir y ver cómo viven otras personas, conocer otras realidades, formas de pensar y de vivir.
Como establecía el filósofo francés Hippolyte Adolphe Taine, “Viajamos para cambiar, no de lugar , sino de ideas” . El visitar otro lugar, descubrir otra cultura y realidad, nos amplía la visión de las cosas, nos abre la mente, visualizando más allá de lo que antes podíamos ver.
Cuando emprendemos un viaje, nos llevamos una maleta pequeña y traemos un baúl lleno de recuerdos y experiencias.
«Viajar es cambiarle la ropa al alma».
Mário Quintana (1906-1994). Poeta brasileño.