Salto destacado en el Campeonato Mundial del Tannat

Salto se sigue destacando por poseer los mejores vinos, reconocidos mundialmente. Hace poco se realizó en Montevideo la sexta edición del concurso Tannat al mundo, prestigioso certamen organizado por la Asociación de Enólogos del Uruguay y el aval de la Organización Internacional del Vino (OIV).
El vino que se destacó y recibió medalla de oro con más puntaje fue el Tannat Exotic Senza Crianza de la Bodega Bertolini Broglio. Se lo distingue por su aroma a frutas negras, a chocolate y tabaco. A la vista es muy oscuro, casi negro. Es de parcela única y tiene un grado alcohólico alto (14,7%).
Fue el más destacado entre casi 130 muestras analizadas por catadores de Brasil, Uruguay , Argentina , Chile y Francia.
Esta medalla se suma a los otros premios que ya ha recibido la Bodega Bertolini Broglio, la que la posiciona como la productora de los mejores vinos del país y principalmente de la variedad tannat.
El Tannat es el vino varietal que inició la producción vitivinícola del Uruguay a escala comercial. En 1870, Don Pascual Harriague, buscando una cepa que se adaptara al suelo y clima locales, introdujo al país numerosas variedades de uva.
El trabajo de Harriague no solo fue ejemplo para el departamento, sino que trascendió sus fronteras, es así que las cepas por él plantadas marcharon al sur del país a formar los viñedos de Montevideo, Canelones, etc.
“…En el año 1860, hizo sus primeros ensayos en su quinta particular con plantaciones de uva criolla en forma de cepas, suponiendo que la uva de esta clase de vid produciría en tan buena tierra, el vino que en su juventud había cosechado y bebido en casa de sus padres. Este ensayo, repetido algunas veces, no dio el resultado esperado.
Algunos años más tarde, un amigo y paisano llamado Lorda, establecido en Concordia (R.A.) le cedía algunas plantas de uva de vino que había traído de su país, las que ensayó con fe, habiendo entonces obtenido el resultado que perseguía de tantos años.
Un año después extendió esas plantaciones y diez años más tarde contaba ya con cuarenta cuadras en producción. La planta que había triunfado se llamó entonces “Harriague”.
Para aprovechar el tiempo y el servicio de sus peonadas, plantó también más de tres mil árboles, naranjos, perales, etc.
A medida que pasaban los años, los cultivos de Harriague y su establecimiento vitivinícola, iban adquiriendo mayor importancia y jerarquía.
Varios personas lo imitaron, surgiendo así nuevas y numerosas plantaciones. El lugar preferido por la calidad de sus tierras, fue la Colonia San Antonio.
Algún tiempo después, Harriague obtuvo el premio al mejor vino producido en el país, específicamente, por su vino Tannat. Por este motivo, desde 1877, el Tannat se conoce como el “Vino Uruguayo”. Desde sus comienzos, entonces, el vino Tannat ha presentado las cualidades técnicas de color y estructura que le dan su valor enológico. Uruguay es el único productor en el mundo donde existen viñedos significativos en cantidades aun mayores que en su tierra nativa: Madiran e Irouléguy, sudoeste de Francia. En Uruguay, la superficie plantada de esta variedad, representa un tercio de los viñedos. El vino Tannat presenta dos principios enológicos básicos: calidad y características locales. Esto ha conducido al creciente reconocimiento de Uruguay como país productor de vinos de calidad. La “identidad” obtenida con el vino Tannat, abrió los mercados internacionales a otras variedades de vinos uruguayos.
A Salto se lo distingue como la Cuna del Tannat, por las condiciones ideales para el desarrollo de la vitivinicultura.
Nuestro “Terroir”, en comparación con otras regiones del Uruguay, es el que ha dado mejores resultados en sus diferentes aspectos para el cultivo de variedades tintas y en especial para el Tannat. Y además por los diferentes índices que lo caracterizan se ubica dentro de las mejores zonas a nivel mundial.
El turismo enológico tiene gran importancia en el departamento y debemos apostar a ello. El interés por la vitivinicultura y ‘la enología es cada vez mayor, lo que ha llevado a las bodegas a abrir sus puertas para recibir a quienes se sienten atraídos por los tours por bodegas y viñedos.

Enoturismo o turismo enológico es aquel tipo de turismo dedicado a potenciar y gestionar la riqueza vitivinícola de una determinada zona.
Los turistas conocen cada zona vitivinícola a través de la degustación de sus vinos y la visita a bodegas y viñedos.
Cada vez son más los visitantes que se acercan a las bodegas a conocer sobre el proceso de elaboración del vino. En estas visitas además de conocer la arquitectura de las bodegas aprenden todo sobre el proceso de elaboración del vino, desde la recogida de la uva hasta su embotellamiento.

Lic. Faustina Martínez







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...