Turismo accesible Un turismo para todos

El Turismo accesible es un turismo para todos, implica abrir la oferta turística, realizando adaptaciones e intervenciones necesarias que permitan la accesibilidad para todo tipo de usuarios, logrando de esta manera la inclusión.
Este tipo de turismo se enfoca en mejorar las instalaciones y servicios de personas de personas con cualquier tipo de limitación, apuntando a aquellas que presentan edad avanzada, discapacidad o con condiciones especiales de alimentación como celíaca o diabetes. Se trata de mejorar la accesibilidad de los destinos, instalaciones y servicios turísticos del destino.
Las acciones encaminadas a mejorar los servicios e instalaciones turísticas para este segmento de la sociedad, contribuyen a la desestacionalización, ya que estas personas disponen de mayor tiempo libre. Sin embargo muchas veces se presentan limitaciones en los centros turísticos para disfrutar de su estadía.
En el Congreso Internacional de Turismo y Tecnología para Todos, que se realizó en Madrid, se destacó que las personas con capacidades diferentes participan cada vez con mayor frecuencia en actividades turísticas como consecuencia de su creciente grado de inclusión económica y social, sin embargo, las barreras existen e impiden ese acceso regular y normalizado a los servicios turísticos.
Para lograr calidad en los servicios turísticos en este tipo de turismo, es importante sensibilizar a los prestadores de servicios turísticos, buscar la inclusión de todos los usuarios, adaptar los espacios tratando de que no tengan barreras arquitectónicas, y principalmente capacitar al personal que trabaja en el rubro turístico sobre formas de atención y trato a las personas con capacidades diferentes .
En el Plan Nacional de Turismo Sostenible 2009-2020 se enmarca a este tipo de turismo como una  “herramienta para la integración social, territorial y política, consciente de la diversidad”. A su vez, la Ley de Turismo 19. 253 de 28 de agosto de 2014 declara al turismo como una actividad de interés nacional, y a la accesibilidad como uno de los principios fundamentales.
En el año 2011 la Organización Mundial de la Salud estimó en unos mil millones el número de personas con discapacidad, un 15% de la población total.“Según datos del censo de 2011, el 15,8% de la población uruguaya tiene, al menos, una discapacidad permanente.
Con el fin de impulsar un turismo inclusivo, el Ministerio de Turismo ya viene realizando varias acciones coordinadas con diversos organismos.
En una de las líneas de acción se trabajó en un diagnóstico del nivel de inclusión / accesibilidad (infraestructura y servicios) de todo el territorio nacional.
En los últimos años varios son los destinos turísticos del Uruguay que han realizando acciones encaminadas a mejorar la accesibilidad.
Un caso concreto es el de Colonia del Sacramento, que se convirtió en un destino accesible. En Atlántida se realizaron itinerarios peatonales accesibles, se logro obtener equipamiento con sillas anfibias así como también una mejora de accesibilidad en los atractivos turísticos.
Rocha inauguró la primera playa accesible, logrando disponer de un equipamiento especial, con sillas anfibias.
En Salto el área de turismo está llevando adelante diversas acciones encaminadas a lograr un turismo accesible, enfocándose en la mejora de las instalaciones e equipamientos de los centros termales y principales atractivos turísticos. De esta manera se busca lograr que todos los sálteños y turistas que tienen algún tipo de limitación, puedan disfrutar del turismo sin inconvenientes, posibilitando que todas las personas tengan las mismas oportunidades de acceder al turismo.
Hace unos años se realizó el ‘V Congreso Internacional de Turismo y Tecnología para Todos’, organizado por Fundación ONCE. Para esta entidad, el turismo se ha convertido en un fenómeno social de suma importancia que moviliza a millones de personas en todo el mundo, por ello, es un bien social que debe estar al alcance de todos los ciudadanos, sin que ningún grupo de población pueda quedar excluido.
El director del Área de Arquitectura, Urbanismo y Transporte de Ilunion, José Luis Borau Jordán, destacó en el Congreso que “la inteligencia de un destino debe medirse más allá de cuestiones tecnológicas; deberá dar un requisito básico de calidad, que ofrezca condiciones de igualdad, de accesibilidad”, y remarcó la necesidad de que la accesibilidad tiene que estar presente como una norma básica.
A modo de conclusión, debemos remarcar la importancia de que todos los destinos trabajen en acciones orientadas hacia un turismo accesible, para así lograr que todas las personas tengan acceso al entorno físico, el sistema de transporte y los canales de comunicación, así como a una amplia gama de servicios e instalaciones.