¿Qué Bicentenario vamos a celebrar?

¿Qué Bicentenario vamos a celebrar?

Ramón Gérez y Gary Silva, docentes de historia dieron sus puntos de vista.

Según los profesores Ramón Gérez y Gary Silva, el  “Año del Bicentenario” debería representar una oportunidad para repensar nuestra historia.  Los docentes, que cuestionan la representación de la imagen que identifica a las actividades oficiales, afirman que desde fines del siglo XIX  el Estado  ha construido un discurso que no representa fielmente el sentido de los hechos y de muchos de sus protagonistas.

 ¿Qué Bicentenario?

El Prof. Ramón Gérez reconoció que “celebrar siempre es interesante para cualquier comunidad  porque implica revalorizar cuestiones del pasado”. Sin embargo se preguntó qué es lo que se celebra concretamente bajo el rótulo de bicentenario.  “Yo me pregunto: ¿qué bicentenario vamos a celebrar? ¿El del Grito de Asencio? ¿El de la Batalla de las Piedras? ¿El de hechos puntuales?”, dijo el docente, que agregó que “a este ritmo tenemos para celebrar bicentenarios hasta el año 2030”. Gérez recordó episodios ocurridos en 1811, 1812, 1813, 1815, 1820 y 1830 que por la significación que han cobrado a partir de la construcción de un discurso histórico que podría denominarse como oficial,  serían motivo para la celebración de otros bicentenarios. Opina que no es pertinente calificar al denominado “Grito de Asencio” como el inicio del proceso libertario, dado que “fue una pueblada, una protesta rural  aún dentro del marco de la dominación española” y que los individuos que lideraron el movimiento no habían consolidado “una estructura ideológica” que pudiese actuar como sustento de las acciones de más largo plazo. Concomitantemente, el Prof. Gary Silva, opinó que valorar al “Grito de Asencio” como el inicio de un proceso revolucionario “significa renunciar de entrada a la posibilidad de la revisión histórica, dado que implica tomar como punto de partida para la independencia uruguaya lo que en todo caso podría haber sido el comienzo de la revolución oriental pero que no tuvo demasiado que ver con la independencia y la creación del Estado”. Para Silva, el hecho ocurrido el 28 de febrero de 1811 a orillas del arroyo Asencio “no fue más que una protesta que nada representó desde el punto de vista militar”. Asegura que aceptar que con ese episodio se inicia la lucha por la independencia “es asumir la construcción histórica hecha desde el Estado a fines del siglo XIX, básicamente por el Partido Colorado que construyó ese relato porque fue el que ocupó el Gobierno durante la mayor parte de nuestra historia “.

La “uruguayización” de Artigas

La celebración del Bicentenario se realiza, básicamente, a partir del destaque de la figura de Artigas. Ambos profesionales coinciden en marcar como incorrecta la tendencia de asociar la lucha conducida por el “Jefe de los Orientales”  y retomada en algún caso después que el “Protector de los Pueblos Libres” se  exilió en Paraguay con la constitución de Uruguay como Estado libre e independiente. Gérez señala que “en ningún momento se  encontrará absolutamente ningún documento que diga que la voluntad de Artigas es la independencia oriental en términos de país como lo tenemos hoy”.  Explica que cuando Artigas se incorpora al movimiento en 1811 no existe ruptura con España, por el contrario, se manifiesta fidelidad a Fernando VII,  destituido por Napoleón Bonaparte que había designado a su hermano José como rey de la comúnmente llamada madre patria. La lucha artiguista contra Buenos Aires es para hacer que aquella provincia “se abra a las provincias unidas del Río de la Plata”. Como dato revelador, el docente afirma, en base al historiador Vázquez Franco, que los papeles usados para relevar a quienes participaron del episodio denominado como “La Redota” llevaban los membretes de la corona española.

Gérez sostiene que en  las Instrucciones del Año XIII Artigas proclama la independencia de estas provincias respecto a España, pero “ni por asomo significa una separación nacional”. En 1825 los protagonistas de la Cruzada retomaron la consigna  y el Gral. Lavalleja,  jefe del movimiento,  en una proclama fechada el 20 de abril se dirige a los “argentinos orientales”. En la misma línea Gérez señala la interpretación errónea que se ha hecho de la Declaratoria de Independencia del 25 de agosto de 1825, limitando la valoración a la Ley de Independencia pero omitiendo “las otras dos leyes fundamentales que son la de unión y la de pabellón. Independencia sí, frente a Brasil, Portugal. Pero,  como Artigas lo había señalado en las Instrucciones,  integración a algo de lo cual siempre formamos parte que es Argentina”.

El docente afirma que “los documentos indican claramente el espíritu integracionista del artiguismo. La concepción de la soberanía particular de los pueblos no significa independencia.   Artigas era un oriental argentino,  esas cosas no se pueden cambiar”.  En consecuencia, “pretender uruguayizar a Artigas es un error. Es una manipulación grosera de la historia que  no creo que sea el espíritu con el que se ha hecho la movida del Bicentenario”.

El logo “cuestionable”

Gérez y Silva coincidieron en marcar discrepancias profundas con la representación que se realiza a través de la imagen institucional construida para identificar a las celebraciones del Bicentenario. La imagen presenta la continuidad entre la acción orientada por los ideas de Artigas con la utilización de los colores de sus banderas y el pabellón nacional. Geréz sentenció: “si hay algo antiartiguista eso es  la bandera uruguaya”.  Por su parte Silva sostiene que “el logo es cuestionable porque plantea una continuidad entre el proceso artiguista y la consolidación del Uruguay como país independiente”. Afirma  que  con la construcción de la imagen no se realiza una interpretación correcta de los hechos, dado que según lo que marca la historia  “es difícil encontrar dos cosas más antagónicas”.

Los docentes creen que la celebración debe generarnos la oportunidad de repensar la historia. “Celebremos pero a partir de repensar qué somos como colectivo y planteando  algunas ideas problema” respecto a nuestra historia, deseó Gérez. Mientras que para Gary Silva ésta “podría ser una oportunidad para establecer un espacio de diálogo y discusión sobre el proceso de construcción del Estado uruguayo y algunas cuestiones vinculadas al proceso artiguista y a la Independencia”.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...