“Artigas no puede ser nunca el héroe uruguayo y la independencia no se declaró en 1825”, dijo escritor

“Artigas no puede ser nunca el héroe  uruguayo y la independencia no se declaró en 1825”, dijo escritor

“La historia uruguaya gira en torno a dos mentiras capitales”, afirmó el doctor en Historia, Marcos Cantera Carlomagno

Cosas como que José Artigas es el héroe de la Patria o que la Declaratoria de la Independencia fue el 25 de Agosto de 1825 en Florida, nos lo han enseñado desde la escuela, más aún este año, donde estamos celebrando el Bicentenario de la emancipación Oriental.

Sin embargo, hay quienes discrepan con todo esto y se animan a decir públicamente que estamos presenciando dos “mentiras capitales”, que han dado lugar a otras más a raíz de lo que consideran “una distorsión” de la historia nacional.

En este caso, Marcos Cantera Carlomagno, uruguayo, escritor, doctor en Historia por la Universidad de Estocolmo (Suecia) y columnista del semanario Búsqueda, estuvo en Salto hace algunas semanas y disertó en el marco del Ciclo de Charlas del Bicentenario que organizó la Comisión Honoraria del Patrimonio Histórico, donde se refirió a estos temas, de cuya conferencia extraemos algunos aspectos medulares de la misma.

CANTERA Y SALTO

Había venido a Salto en 1969, cuando “las termas eran apenas dos piscinas de agua caliente. Llegué en moto, porque me había largado a la aventura con 17 años de edad de recorrer el país de mochilero. Me levantó un cura que venía para acá y me dejó en las termas. Recuerdo que estaba participando de una fiesta con un grupo de personas que estaban en el lugar y un policía que estaba borracho, terminó con la fiesta imponiendo su autoridad, fue todo muy pintoresco, después vino el exilio y actualmente vivo en Buenos Aires”, dijo a EL PUEBLO el autor.

OPE PASQUET Y LA CENSURA

En su discurso Cantera expresó: Antes de tomarme el ómnibus para venir a Salto, fui hasta Búsqueda (semanario capitalino para el cual escribe el disertante), y tenía un libro esperándome, cuyo autor se llama Guillermo Vázquez Franco, un muy vital personaje de 87 años de edad que entre mis amigos solamente lo supera Carlos Maggi que tiene 89 años. El libro se llama la Historia Prohibida de Artigas”.

Pero esto me pareció fantástico a propósito de las historias prohibidas. En Uruguay hubo una persona que se llamó Francisco Guerra, que escribió una historia sobre cómo se gestó Uruguay. Y a Santos (Máximo, dictador uruguayo del Siglo XIX) no le gustó, entonces hizo un decreto a través de Carlos de Castro que era ministro de Gobierno, según el cual le ordenaba al Director de Enseñanza Primaria que era Jacobo Varela, hermano de José Pedro, lo siguiente: la enseñanza de la historia de la República debe dirigirse a fortalecer el sentimiento innato de la patria, en las almas juveniles que necesitan más inspiraciones elevadas que criterios reflexivos, y sigue: considerando inconveniente y perjudicial la adopción de éste libro en las escuelas públicas, dispongo que se prohiba su mención”.

“Uno puede decir, bueno esto se planteó un 13 de setiembre de 1883 y puede pensar que son cosas de aquella época, y Vázquez Franco tiene un documento al final del libro que me sorprendió mucho; que es un artículo que escribió Ope Pasquet (actual senador colorado) en el semanario Búsqueda en 1999 y que dice entre otras cosas: comparto en líneas generales las razones por las cuales en 1883, el Dr. Carlos De Castro, reclamó al director general de Instrucción Pública, Jacobo Varela, la exclusión del libro de Guerra como texto oficial de enseñanza de la historia en las escuelas públicas, en mérito a que dicha obra no contribuía a realzar la figura de Artigas, que en esos mismos años emergía como símbolo de nuestra nacionalidad”.

Y dice Ope Pasquet: “la enseñanza de la historia de la República debe dirigirse a fortalecer el sentimiento innato de la Patria , el alma juvenil…” o sea que repite todo lo dicho por el dictador Santos. Eso no es evidentemente una moda de 1880 sino que es una postura, una actitud de censor, inquisitorial que trasciende los siglos en este caso. Aquí el meollo de la cuestión, es la historia como instrumento de poder, de cualquier tipo de poder, la historia puede ser un instrumento de poder en el sentido de que Artigas sirve como un instrumento de poder para ensalzar y para meterle a los jóvenes un espíritu patriótico que no tenga nada que ver con lo crítico, sino algo pasional”, exclamó.

EL PODER DE LA HISTORIA

“Pero también puede ser usado como instrumento político por otros, que teóricamente están en las antípodas, como por ejemplo, cuando veo las pintadas en Montevideo en el que Artigas era “Fogonero” (movimiento anarquista actual de la capital) supuestamente quien dice eso está usando a Artigas como un elemento liberador. La consigna que está de moda actualmente en Montevideo es: “por el camino de Artigas hacia la Liberación Nacional”. Y en verdad, uno se pregunta ¿qué quieren decir con eso? Entonces ellos piensan que usan a Artigas en forma libertaria, sin condiciones. Y no, lo están usando a Artigas con intereses políticos y de un solo lado”.

Recordó que cuando era chico y vivía en Montevideo, donde nació, su padre que era médico, le compraba biografías para leer y a su hermano libros de ciencias naturales, y hoy él es Doctor en Historia y su hermano Doctor en Zoología: “uno no sabe causa y consecuencia de todo eso. El hecho que yo estudiaba Historia y en el liceo era el mejor de la clase en esa materia y el peor en otras. O sea que algo sabía antes de irme a vivir a Suecia de la historia uruguaya, pero viéndolo hoy con la perspectiva del tiempo y todo lo demás, creo que la historia uruguaya gira en torno a dos grandes mentiras”.

LAS MENTIRAS CAPITALES

Dijo en ese sentido que la historia gira “en torno a dos mentiras capitales y digo mentiras capitales usando el mismo concepto que usa la Iglesia Católica con los pecados capitales, que son siete y son capitales porque dan origen a otros pecados. Estas mentiras son capitales porque dan origen a otras mentiras”.

Sostiene el escritor: “¿Y cuáles son las dos mentiras capitales sobre las que gira nuestra historia nacional, una es la independencia. La independencia no fue el 25 de Agosto de 1825, ahí se declaró la independencia del imperio brasileño o de cualquier otro poder que quisiera apoderarse del territorio de la Provincia Oriental y la Unión con las Provincias Argentinas de la época”.

“Eso fue lo que se declaró, no hubo declaración de la independencia nacional por más que se esfuercen en contarnos eso. Esa es una mentira muy gruesa”, afirmó.

Y admite que a su juicio “la otra mentira, es que José Gervasio Artigas hubiese sido, o es, el Héroe Nacional, eso es algo que a mí no me entra, no entiendo cómo puede decirse al mismo tiempo que Artigas fue el héroe federal que quiso la Patria Grande, el Protector de los Pueblos Libres, etcétera, y a la misma vez el Héroe Uruguayo. Son dos cosas completamente diferentes, dos proyectos contradictorios, enemistados entre sí que no tienen sentido”, afirmó despertando opiniones encontradas sobre el asunto en base a su posición.