“El ámbito privado debería estar más sensibilizado con la inserción laboral de personas con discapacidad”

En torno a la significativa fecha que plantea la situación de la discapacidad de las poblaciones del mundo, fue consultado para conocer la realidad en Salto, el Presidente de la Comisión Honoraria de la Discapacidad de Salto, Alejandro Gozález.
Sostuvo que día a día se trabaja en pro de la concientización para que un mayor número de personas que poseen discapacidad puedan ser insertados al ámbito laboral, lo que por ley se torna un derecho.
En la última encuesta que se realizó en el año 2005 – 2006, se advirtió entre un siete y un ocho por ciento de personas con discapacidad en todo el país.
“En una ciudad como Salto estamos hablando de diez mil personas con discapacidad en una población de aproximadamente ciento veinte mil habitantes, lo que significa un número de consideración” – precisó González.
La Comisión Departamental de las Personas con Discapacidad, a lo largo de este período ha generado algunas cosas que han permitido mejorar la calidad de vida de algunas personas.
Se trabajó mucho en la inserción en el área laboral, tanto a nivel público como privado.
La ley prevé como mínimo un cuatro por ciento de las vacantes de los entes públicos y así lo hizo cumplir el presente gobierno.
En Salto están trabajando cuatro personas con discapacidad y aproximadamente cien cargos a nivel del país.
A su vez se brindó un cargo en la Junta Departamental a través de un llamado a concurso, proyecto de resolución de este año, de legislaturas anteriores que se había pospuesto.
CONCIENTIZANDO AL
AMBITO PRIVADO
“Está en nuestro pensamiento, como Comisión Departamental, no solamente incluir a las personas con discapacidad en los entes públicos, sino insertarlos en el área privada” – manifestó el jerarca.
La función fue impulsar a la gente con capacidades diferentes al ámbito privado a través de los cursos realizados por PROCLADIS y actualmente cerca de treinta personas están insertadas en el campo laboral.
“Sin dudas falta mucho, más allá de la fuerte apuesta existe una reticencia por parte del empresariado privado.
Va a depender de la buena voluntad”.
Hay un número importante de personas con discapacidad que están preparadas para trabajar y que esperan su inserción laboral justamente para que puedan fortalecerse en su autoestima.
Es importante que el ámbito privado tenga conocimiento que muchas veces las personas con discapacidad – por ese afán de trabajar – dan un rendimiento y un sentimiento de responsabilidad mayor al de un trabajador sin problemas físicos.