“EL ATLETA DE DIOS”… JUAN PABLO II: a 27 AÑOS DE SU PRIMERA VISITA A URUGUAY

Hoy, se están cumpliendo 27 años de la primera visita a Uruguay de Juan Pablo II. Fue el 31 de marzo de 1987, cuando llegó a Montevideo, en medio de una lluvia torrencial. Con paraguas en la mano, ante la tormenta lo ví en su lento tránsito por Mercedes y Tristán Narvaja en dirección a Fernández Crespo, en su Papamóvil. Iba con la mano en alto saludando, con rostro de bondad, en medio de su cordialidad y simpatía. No me olvidaré jamás de ese acontecimiento, estaba parado a escaso metro y medio no más de donde pasó. La imagen la tengo grabada como una película, se hizo eterna en mi corazón, más allá de la nostalgia, y del tiempo, que ha transcurrido vertiginosamente. En un principio se había informado desde el Vaticano, que el Santo Pontífice solamente estaría en Chile y Argentina, ante un diferendo de ambos. Sin embargo, pasó primero por la capital al encontrarse en el propio Palacio Taranco con los cancilleres de los dos países, para comenzar la mediación.  Apenas arribado, fue recibido por el presidente de la república Dr. Julio María Sanguinetti y su Sra. Martha Canessa. Por la mañana del siguiente día, realizó una misa en Tres Cruces, en el lugar donde aún hoy se encuentra la Cruz, reuniéndose allí una multitud impresionante. Acompañó la Eucaristía un magistral coro de más de cien voces que vocalizaron “Himno a la alegría” y “Aleluya”. “…Gracias Uruguay, por tu hospitalidad, me despido con la esperanza de volver… Qué la paz de Cristo los acompañe siempre… “ Fue el 1º. de abril de 1987. Casi un día, duró su periplo por éstos lares, donde volvería el año entrante, 1988, visitando inclusive la ciudad de Salto; Melo, Florida y Montevideo. Un momento histórico para nuestro país.
DOS SEMANAS
EN LA VUELTA
En éste primer periplo del Papa de la Iglesia Católica, por las tres naciones sudamericanas, en donde besara suelo uruguayo, quedó de manifiesto su alto sentido de fe, amor cristiano y su papel preponderante para resolver distintos conflictos que se suceden en el mundo.  Juan Pablo II –en latín: Ioannes Paulus II- cuyo nombre es Karol Józef Wojtyla, nació en Wadowice, Cracovia, Polonia, el 18 de mayo de 1920. Fue el 264º. Papa y jefe de Estado de la Ciudad del Vaticano, desde el 16 de octubre de 1978 hasta su fallecimiento el 2 de abril de 2005 en el Vaticano. Era hijo de un oficial de la administración del ejército polaco y de una maestra de escuela. De joven practicó atletismo, fútbol y natación. Estudiante excelente, constituyéndose dirigente en diversos grupos estudiantiles. Desarrolló, además, una gran pasión por el teatro, y durante algún tiempo aspiró a estudiar literatura y convertirse en actor profesional. Durante la ocupación nazi, compaginó sus estudios y su labor de actor, con el trabajo de obrero en una fábrica, para mantenerse y para evitar su deportación o encarcelamiento. Fue miembro activo de la UNIA, organización democrática clandestina que ayudaba a muchos judíos a encontrar refugio y escapar de la persecución nazi.
1958: ARZOBISPO
DE CRACOVIA
En 1958 fue nombrado auxiliar del arzobispo de Cracovia, a quien sucedió en 1964. Ya en esa época, era líder visible que a menudo asumía posiciones críticas contra el comunismo y los funcionarios del gobierno polaco. Durante el Concilio Vaticano II se destacó por sus intervenciones sobre el esquema eclesiástico y el texto sobre la Iglesia en el mundo contemporáneo. En 1967 el Papa Pablo VI lo nombró cardenal, y el 16 de octubre de 1978, a la edad de cincuenta y ocho años, fue elegido para suceder al papa Juan Pablo I, fallecido tras treinta y cuatro días de pontificado. De este modo, se convirtió en el primer Papa no italiano desde 1523 y en el primero procedente de un país del bloque comunista. A lo largo de sus casi 27 años de pontificado nombró a un total de 232 cardenales. Como Papa, Wojtyla impuso un estilo desusado al desechar la silla gestatoria usada por sus antecesores para mostrarse en público, se puso a nivel de la calle y de las multitudes, mostrando sus simpatías por niños y adolescentes. Debido a sus múltiples viajes al extranjero fue conocido entre los medios de comunicación, en particular en América Latina, como “El atleta de Dios”, “El caminante del Evangelio”, “El Papa viajero” o “El Papa peregrino”. Durante su prolongado mandato, Juan Pablo II superó numerosas marcas: no sólo fue el pontífice más viajero hasta el momento, sino también el que proclamó más santos y beatos durante su pontificado. Antes de ser elegido Papa, Wojtyla también mostró su capacidad como poeta, filósofo y dramaturgo. Entre sus escritos se destaca la obra teatral “El taller del orfebre”,[  convertida más tarde en ópera rock. La obra se publicó por primera vez en Varsovia en 1960, cuando Wojtyla era obispo auxiliar de Cracovia, mientras que en otros lugares como España, y parte de Latinoamérica se editó por primera vez en 1980, luego de su elección como Papa.
ATENTADO EN
SAN PEDRO
DEL VATICANO
El 13 de mayo de 1981 sufrió un grave atentado en la Plaza de San Pedro del Vaticano, donde resultó herido por los disparos del terrorista turco Mehmet Ali Agca. A raíz de este suceso, el Papa tuvo que permanecer hospitalizado durante dos meses y medio. El 13 de mayo de 1982 sufrió un intento de atentado en el Santuario de Fátima durante su viaje a Portugal. Sin embargo, el Pontífice continuó con su labor evangelizadora, visitando incansablemente diversos países, en especial los necesitados. Lamentablemente, tras una fractura en el cuello del fémur,[ su salud empezó a ser objeto de numerosas especulaciones debido al deterioro físico sufrido y a su avanzada edad, que se incrementaron hasta su fallecimiento en 2005. En aquel año tuvo que ser hospitalizado por un síndrome de dificultad respiratoria. Se le realizó una traqueotomía a mediados de marzo. Hacia finales del mismo mes su estado se agravó y entre el 31 de marzo y el 1 de abril sufrió una septicemia por complicación de una infección de vías urinarias. Falleció el 2 de abril de 2005. Días después de su muerte, algunos periódicos publicaron que su última palabra fue “Amén”, sin embargo el Vaticano desmintió esta versión y afirmó que las últimas palabras fueron en polaco: “Pozwólcie mi isc do domu Ojca” – “Déjenme ir a la casa de mi Padre…”
juanjoalberti@hotmail.com                                                                                  www.losfavoritosdejuanjo
alberti.blogspot.com

Hoy, se están cumpliendo 27 años de la primera visita a Uruguay de Juan Pablo II. Fue el 31 de marzo de 1987, cuando llegó a Montevideo, en medio de una lluvia torrencial. Con paraguas en la mano, ante la tormenta lo ví en su lento tránsito por Mercedes y Tristán Narvaja en dirección a Fernández Crespo, en su Papamóvil. Iba con la mano en alto saludando, con rostro de bondad, en medio de su cordialidad y simpatía. No me olvidaré jamás de ese acontecimiento, estaba parado a escaso metro y medio no más de donde pasó. La imagen la tengo grabada como una película, se hizo eterna en mi corazón, más allá de la nostalgia, y del tiempo, que ha transcurrido vertiginosamente. En un principio se había informado desde el Vaticano, que el Santo Pontífice solamente estaría en Chile y Argentina, ante un diferendo de ambos. Sin embargo, pasó primero por la capital al encontrarse en el propio Palacio Taranco con los cancilleres de los dos países, para comenzar la mediación.  Apenas arribado, fue recibido por el presidente de la república Dr. Julio María Sanguinetti y su Sra. Martha Canessa. Por la mañana del siguiente día, realizó una misa en Tres Cruces, en el lugar dondepage aún hoy se encuentra la Cruz, reuniéndose allí una multitud impresionante. Acompañó la Eucaristía un magistral coro de más de cien voces que vocalizaron “Himno a la alegría” y “Aleluya”. “…Gracias Uruguay, por tu hospitalidad, me despido con la esperanza de volver… Qué la paz de Cristo los acompañe siempre… “ Fue el 1º. de abril de 1987. Casi un día, duró su periplo por éstos lares, donde volvería el año entrante, 1988, visitando inclusive la ciudad de Salto; Melo, Florida y Montevideo. Un momento histórico para nuestro país.

DOS SEMANAS EN LA VUELTA

En éste primer periplo del Papa de la Iglesia Católica, por las tres naciones sudamericanas, en donde besara suelo uruguayo, quedó de manifiesto su alto sentido de fe, amor cristiano y su papel preponderante para resolver distintos conflictos que se suceden en el mundo.  Juan Pablo II –en latín: Ioannes Paulus II- cuyo nombre es Karol Józef Wojtyla, nació en Wadowice, Cracovia, Polonia, el 18 de mayo de 1920. Fue el 264º. Papa y jefe de Estado de la Ciudad del Vaticano, desde el 16 de octubre de 1978 hasta su fallecimiento el 2 de abril de 2005 en el Vaticano. Era hijo de un oficial de la administración del ejército polaco y de una maestra de escuela. De joven practicó atletismo, fútbol y natación. Estudiante excelente, constituyéndose dirigente en diversos grupos estudiantiles. Desarrolló, además, una gran pasión por el teatro, y durante algún tiempo aspiró a estudiar literatura y convertirse en actor profesional. Durante la ocupación nazi, compaginó sus estudios y su labor de actor, con el trabajo de obrero en una fábrica, para mantenerse y para evitar su deportación o encarcelamiento. Fue miembro activo de la UNIA, organización democrática clandestina que ayudaba a muchos judíos a encontrar refugio y escapar de la persecución nazi.

1958: ARZOBISPO DE CRACOVIA

En 1958 fue nombrado auxiliar del arzobispo de Cracovia, a quien sucedió en 1964. Ya en esa época, era líder visible que a menudo asumía posiciones críticas contra el comunismo y los funcionarios del gobierno polaco. Durante el Concilio Vaticano II se destacó por sus intervenciones sobre el esquema eclesiástico y el texto sobre la Iglesia en el mundo contemporáneo. En 1967 el Papa Pablo VI lo nombró cardenal, y el 16 de octubre de 1978, a la edad de cincuenta y ocho años, fue elegido para suceder al papa Juan Pablo I, fallecido tras treinta y cuatro días de pontificado. De este modo, se convirtió en el primer Papa no italiano desde 1523 y en el primero procedente de un país del bloque comunista. A lo largo de sus casi 27 años de pontificado nombró a un total de 232 cardenales. Como Papa, Wojtyla impuso un estilo desusado al desechar la silla gestatoria usada por sus antecesores para mostrarse en público, se puso a nivel de la calle y de las multitudes, mostrando sus simpatías por niños y adolescentes. Debido a sus múltiples viajes al extranjero fue conocido entre los medios de comunicación, en particular en América Latina, como “El atleta de Dios”, “El caminante del Evangelio”, “El Papa viajero” o “El Papa peregrino”. Durante su prolongado mandato, Juan Pablo II superó numerosas marcas: no sólo fue el pontífice más viajero hasta el momento, sino también el que proclamó más santos y beatos durante su pontificado. Antes de ser elegido Papa, Wojtyla también mostró su capacidad como poeta, filósofo y dramaturgo. Entre sus escritos se destaca la obra teatral “El taller del orfebre”,[  convertida más tarde en ópera rock. La obra se publicó por primera vez en Varsovia en 1960, cuando Wojtyla era obispo auxiliar de Cracovia, mientras que en otros lugares como España, y parte de Latinoamérica se editó por primera vez en 1980, luego de su elección como Papa.

ATENTADO EN SAN PEDRO DEL VATICANO

El 13 de mayo de 1981 sufrió un grave atentado en la Plaza de San Pedro del Vaticano, donde resultó herido por los disparos del terrorista turco Mehmet Ali Agca. A raíz de este suceso, el Papa tuvo que permanecer hospitalizado durante dos meses y medio. El 13 de mayo de 1982 sufrió un intento de atentado en el Santuario de Fátima durante su viaje a Portugal. Sin embargo, el Pontífice continuó con su labor evangelizadora, visitando incansablemente diversos países, en especial los necesitados. Lamentablemente, tras una fractura en el cuello del fémur,[ su salud empezó a ser objeto de numerosas especulaciones debido al deterioro físico sufrido y a su avanzada edad, que se incrementaron hasta su fallecimiento en 2005. En aquel año tuvo que ser hospitalizado por un síndrome de dificultad respiratoria. Se le realizó una traqueotomía a mediados de marzo. Hacia finales del mismo mes su estado se agravó y entre el 31 de marzo y el 1 de abril sufrió una septicemia por complicación de una infección de vías urinarias. Falleció el 2 de abril de 2005. Días después de su muerte, algunos periódicos publicaron que su última palabra fue “Amén”, sin embargo el Vaticano desmintió esta versión y afirmó que las últimas palabras fueron en polaco: “Pozwólcie mi isc do domu Ojca” – “Déjenme ir a la casa de mi Padre…”

juanjoalberti@hotmail.com

www.losfavoritosdejuanjoalberti.blogspot.com







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...