“La creación de más delitos resulta inoperante para solucionar el aumento vertiginoso de la criminalidad”

n las pasadas 17ª Jornadas Regionales de Criminología (22 y 23 de junio) fue presentado un trabajo elaborado por profesionales y estudiantes de la Universidad de la República titulado “Límites al poder punitivo del Estado”.
Realizado por los abogados Ana Laura García y Álvaro Machado, el licenciado en Sociología Fabián Bochia y la estudiante de la Licenciatura en Trabajo Social Karina Taruselli, la investigación se realizó en el marco del curso de Criminología de la Facultad de Derecho de la Universidad de la República, a cargo de los profesores Germán Aller y Claudio Opazo.  Utilizó como técnica de recolección de datos y la entrevista (a un actuario del Juzgado Penal, a un fiscal departamental, a 3 docentes y a un profesional abogado). En cuanto al análisis de los mismos, se realiza reflexión crítica. La fundamentación de la investigación radica en que a diario se escucha a “miembros de nuestra sociedad, clamando por más penas, más cárcel, en el entendido de que esto equivale a más “seguridad”. La hipótesis planteada por los investigadores es que “analizando la problemática de la creación de más delitos por parte de los legisladores, creemos que ese temperamento no resulta del todo operante para solucionar el problema de fondo, el cual es el aumento vertiginoso de la criminalidad”.
PÁNICO
MORAL
El trabajo encuentra en el denominado “pánico moral” la respuesta ilimitada en la creación de leyes por parte del Estado. Dicho pánico ve a “determinada situación, un grupo, una persona como una amenaza a los valores e intereses de la sociedad. Allí los más destacados representantes de la sociedad: políticos, medios de comunicación, obispos, etc. arman barricadas morales, mientras que expertos oficialmente autorizados presentan soluciones al respecto, se elaboran de esta manera formas de hacerle frente”.
Dicho pánico moral se caracteriza por la “la velocidad y desproporción de la opinión pública al fenómeno, la elección de un “demonio popular”,  el cual es responsable del mal colectivo y por ende la consiguiente  hostilidad a dicho fenómeno”. Es entonces, que dichas situaciones conflictivas puestas en la esfera de la opinión pública, requieren solución, pretendiendo las mismas una pronta respuesta del Estado, para de esta manera, calmar las expectativas y ansiedades que surgieron en torno a dicha problemática. Y el poder del Estado se hace sentir en la creación de nuevas figuras delictivas”.
LOS MEDIOS:
PROPAGANDA
DEL SISTEMA
Los medios masivos de comunicación son el gran aparato de propaganda del sistema penal que hace posible su poder configurador. A través de éstos, la población tiene una experiencia indirecta de hechos re-producidos que pueden o están influenciados por el poder de las agencias del sistema penal. Se trata de cuestionar la apresurada ecuación entre transformaciones del discurso y transformaciones de lo real, y de señalar la enorme separación que puede existir entre un fenómeno social y su proyección mediática. Al respecto, uno de los entrevistados expresa que: “en la actualidad hay iniciativas como por ejemplo: la baja de la edad de imputabilidad, que no se crean en ninguno de los operadores, ni en abogados, ni en escribanos, ni en jueces, ni en fiscales, nacen de una movida política, la paternidad nace de una movida política, entonces ya nace renga la cosa, porque si no tenés la base de la consulta a técnicos especializados, vas a agravar mucho más la situación”.
LEGISLAR A
LOS APURONES
Otro de los entrevistados en el trabajo dijo que en la actualidad hay “una forma de legislar a los apurones, poco sistemática, poco técnica, que en realidad agrega más problemas de los que soluciona”. Se considera entonces, que esta postura del legislador, se vuelve peligrosa, ya que no  responde a  un análisis exhaustivo de las situaciones conflictivas, sino que lo hace ante una opinión pública deseosa de punir. Y ante esta situación el legislador bajo el término “criminal” crea delitos y no lo hace de la manera más conveniente. “Lo que implica una eficacia fundamentada en el endurecimiento de los mismos métodos que se revelan ineficaces, significa endurecer la ineficacia”. “Es usual la sanción de leyes sin datos estadísticos que las sustenten, sin debates amplios y democráticos, sin estudios y sin evaluar la posibilidad de su implementación y las consecuencias de su aplicación (…) creyendo que solo es suficiente aprobar leyes para transformar realidades”.
DERECHO
PENAL MÍNIMO
Otro punto que adquiere relevancia para el análisis, se dice en el trabajo presentado, es cuando se plantea que “el Derecho Penal, tiene que ser pequeño, que maneje las situaciones desviadas que en una sociedad sana, no tendría que ser más de un 3 o 4 %”. Se aprecia que en el discurso se reconoce que es normal que haya situaciones desviadas, lo que concuerda con lo que la teoría sociológica de Durkheim expresa, esto es: lo normal es que exista cierto volumen de criminalidad, ya que la ausencia absoluta del crimen será “patológica”.
Uno de los entrevistados manifiesta que “por definición el sistema penal no puede ser eficaz y entonces esta es una de las llamadas disfunciones del sistema. Si aspira a la eficacia el SP tendría que criminalizar el 100% de las infracciones y el sistema judicial no daría para afrontarlas, y no  daría el sistema penitenciario para albergar a estas personas”.
NO RESULTA
OPERANTE
Para los investigadores “la creación de más delitos por parte de los legisladores no resulta operante para solucionar el problema de fondo, el cual se presenta como el aumento vertiginoso de la criminalidad; la “hipertrofia legislativa” no ayuda a paliar el mencionado flagelo, sino que tiende a agravarlo. El problema debería ser encarado mediante un análisis profundo a través de la conjunción de varias disciplinas científicas, siendo el Derecho un elemento totalmente infértil para encarar solitariamente el tema. En ese sentido, se piensa que debería darse la “transdisciplinariedad”, por intermedio de la comunicación entre las diversas disciplinas como la llámese Psicología, Sociología, Derecho y las Ciencias Sociales.
n
En las pasadas 17ª Jornadas Regionales de Criminología (22 y 23 de junio) fue presentado un trabajo elaborado por profesionales y estudiantes de la Universidad de la República titulado “Límites al poder punitivo del Estado”.
Realizado por los abogados Ana Laura García y Álvaro Machado, el licenciado en Sociología Fabián Bochia y la estudiante de la Licenciatura en Trabajo Social Karina Taruselli, la investigación se realizó en el marco del curso de Criminología de la Facultad de Derecho de la Universidad de la República, a cargo de los profesores Germán Aller y Claudio Opazo.  Utilizó como técnica de recolección de datos y la entrevista (a un actuario del Juzgado Penal, a un fiscal departamental, a 3 docentes y a un profesional abogado). En cuanto al análisis de los mismos, se realiza reflexión crítica. La fundamentación de la investigación radica en que a diario se escucha a “miembros de nuestra sociedad, clamando por más penas, más cárcel, en el entendido de que esto equivale a más “seguridad”. La hipótesis planteada por los investigadores es que “analizando la problemática de la creación de más delitos por parte de los legisladores, creemos que ese temperamento no resulta del todo operante para solucionar el problema de fondo, el cual es el aumento vertiginoso de la criminalidad”.
PÁNICO
MORAL
El trabajo encuentra en el denominado “pánico moral” la respuesta ilimitada en la creación de leyes por parte del Estado. Dicho pánico ve a “determinada situación, un grupo, una persona como una amenaza a los valores e intereses de la sociedad. Allí los más destacados representantes de la sociedad: políticos, medios de comunicación, obispos, etc. arman barricadas morales, mientras que expertos oficialmente autorizados presentan soluciones al respecto, se elaboran de esta manera formas de hacerle frente”.
Dicho pánico moral se caracteriza por la “la velocidad y desproporción de la opinión pública al fenómeno, la elección de un “demonio popular”,  el cual es responsable del mal colectivo y por ende la consiguiente  hostilidad a dicho fenómeno”. Es entonces, que dichas situaciones conflictivas puestas en la esfera de la opinión pública, requieren solución, pretendiendo las mismas una pronta respuesta del Estado, para de esta manera, calmar las expectativas y ansiedades que surgieron en torno a dicha problemática. Y el poder del Estado se hace sentir en la creación de nuevas figuras delictivas”.
LOS MEDIOS:
PROPAGANDA
DEL SISTEMA
Los medios masivos de comunicación son el gran aparato de propaganda del sistema penal que hace posible su poder configurador. A través de éstos, la población tiene una experiencia indirecta de hechos re-producidos que pueden o están influenciados por el poder de las agencias del sistema penal. Se trata de cuestionar la apresurada ecuación entre transformaciones del discurso y transformaciones de lo real, y de señalar la enorme separación que puede existir entre un fenómeno social y su proyección mediática. Al respecto, uno de los entrevistados expresa que: “en la actualidad hay iniciativas como por ejemplo: la baja de la edad de imputabilidad, que no se crean en ninguno de los operadores, ni en abogados, ni en escribanos, ni en jueces, ni en fiscales, nacen de una movida política, la paternidad nace de una movida política, entonces ya nace renga la cosa, porque si no tenés la base de la consulta a técnicos especializados, vas a agravar mucho más la situación”.
LEGISLAR A
LOS APURONES
Otro de los entrevistados en el trabajo dijo que en la actualidad hay “una forma de legislar a los apurones, poco sistemática, poco técnica, que en realidad agrega más problemas de los que soluciona”. Se considera entonces, que esta postura del legislador, se vuelve peligrosa, ya que no  responde a  un análisis exhaustivo de las situaciones conflictivas, sino que lo hace ante una opinión pública deseosa de punir. Y ante esta situación el legislador bajo el término “criminal” crea delitos y no lo hace de la manera más conveniente. “Lo que implica una eficacia fundamentada en el endurecimiento de los mismos métodos que se revelan ineficaces, significa endurecer la ineficacia”. “Es usual la sanción de leyes sin datos estadísticos que las sustenten, sin debates amplios y democráticos, sin estudios y sin evaluar la posibilidad de su implementación y las consecuencias de su aplicación (…) creyendo que solo es suficiente aprobar leyes para transformar realidades”.
DERECHO
PENAL MÍNIMO
Otro punto que adquiere relevancia para el análisis, se dice en el trabajo presentado, es cuando se plantea que “el Derecho Penal, tiene que ser pequeño, que maneje las situaciones desviadas que en una sociedad sana, no tendría que ser más de un 3 o 4 %”. Se aprecia que en el discurso se reconoce que es normal que haya situaciones desviadas, lo que concuerda con lo que la teoría sociológica de Durkheim expresa, esto es: lo normal es que exista cierto volumen de criminalidad, ya que la ausencia absoluta del crimen será “patológica”.
Uno de los entrevistados manifiesta que “por definición el sistema penal no puede ser eficaz y entonces esta es una de las llamadas disfunciones del sistema. Si aspira a la eficacia el SP tendría que criminalizar el 100% de las infracciones y el sistema judicial no daría para afrontarlas, y no  daría el sistema penitenciario para albergar a estas personas”.
NO RESULTA
OPERANTE
Para los investigadores “la creación de más delitos por parte de los legisladores no resulta operante para solucionar el problema de fondo, el cual se presenta como el aumento vertiginoso de la criminalidad; la “hipertrofia legislativa” no ayuda a paliar el mencionado flagelo, sino que tiende a agravarlo. El problema debería ser encarado mediante un análisis profundo a través de la conjunción de varias disciplinas científicas, siendo el Derecho un elemento totalmente infértil para encarar solitariamente el tema. En ese sentido, se piensa que debería darse la “transdisciplinariedad”, por intermedio de la comunicación entre las diversas disciplinas como la llámese Psicología, Sociología, Derecho y las Ciencias Sociales.






El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...