“La vida es el tesoro más grande que tenemos”

Daniel Albernaz – conocido en nuestro ámbito educativo por su ejercicio en la docencia de Literatura –  vivió un suceso que le cambió para siempre su modo de ver la vida.
En el 2009 experimentó un siniestro de tránsito que le dejó hasta hoy, serias secuelas.
Empero lejos de caer en un estado de depresión, decidió continuar con su vida y compartir su experiencia para generar una sociedad más conciente, con valor hacia la vida.
Hoy trabaja mano con mano con la Red de Víctimas y Familiares de Víctimas de Siniestros de Tránsito y asevera que es un tema prioritario a nivel nacional, en el cual somos todos responsables, al igual que el Estado en cuanto a promover políticas de prevención.
Eligió la Literatura y el camino de la docencia y en el 2007 pidió un año sabático para irse a la capital del país y realizar un trabajo de investigación sobre Nancy Bacelo, destacada literata uruguaya con la cual comparte una amistad, quien falleció el 1ro. de septiembre de ese año.
A partir de ese momento se instaló en la capital del país, ejerciendo su labor docente.
El 2 de marzo 2009 Daniel se dirigía a una reunión en el Codicen como delegado de sus compañeros del CERP Salto y tuvo un siniestro de tránsito a una cuadra en Cuareim y Guatemala frente al diario “El Observador”.
“Mis alumnos se portaron genial… me apoyaron y mimaron, compartía con ellos mi amor por la música, el cine, la literatura y de todo eso me llenaron la casa” – rememoró
El policía que lo atendió en el lugar del siniestro, se comunicó con una de sus amistades que vive en Artigas.
“Ella pensó que yo estaba en Salto y enloqueció” y comenzó a comunicarse con otros allegados y amigos de Albernaz.
LAS VICISITUDES
DE SU FAMILIA
PARA PODER UBICARLO
Su hermana desde Salto fue a la comisaría a efectos de obtener información y dar con el nosocomio donde se hallaba internado el docente siniestrado.
“Hete aquí viene una falla, no hay banco de datos y le dijeron que tendría que ir por todas las comisarías… mis amigos de allí, llamaron a hospitales y sanatorios” – relató.
Fue así que  finalmente lograron saber que en el Hospital Maciel supieron había un siniestrado grave, que correspondía con la identidad de Daniel Albernaz.
“Mi hermana quiso verme y le dijeron que yo estaba muy mal y que verlo en esas condiciones la afectaría”.
El profesor salteño guarda un gran agradecimiento hacia todo el personal médico que lo atendió.
“LOS MÉDICOS
ME SALVARON LA VIDA…
LES ESTOY MUY
AGRADECIDO”
“Del Maciel me trasladaron a Casmu,  pues soy socio desde hace muchos años.
Cuando llegué, Elizabeth Johnston, una Neuróloga grado 5 me intervino, luego el Dr. Daniel Kertesz que también es Odontológo, y Cirujano Plástico y no se ve lo que me hizo. Ambos me salvaron la vida y se los agradezco eternamente
El siniestro lo relegó a Albernaz a un mes en coma, tres meses en centro de terapia intensiva con peligro de vida  y varios meses inconsciente.
Posteriormente vino la etapa de internación domiciliaria y desde hace tres meses, pudo recuperar la lucidez plena.
Asegura tener amnesia de los sucesos anteriores a octubre 2009 y vaguedad de recuerdos de lo posterior; solamente tiene impresiones.
“Lo positivo es que no me deprimo, angustio ni  me bajoneo…pues estoy vivo y esos son lujos que no me los puedo dar… la vida es el más grade tesoro que tenemos.
UN ANTES Y
UN DESPUES…
LA VALORACIÓN
DE ESTAR VIVO
Al cabo de experimentar un suceso totalmente imprevisible,  Albernaz tiene presente que “hay que sentirse feliz de poder tomar agua de Ose como si fuese el mejor champagne… muchos directamente no tienen ese privilegio… creo que valoro todo aún más y estoy feliz de estar vivo”
Y haciendo gala de su sapiencia sobre literatura dice que se siente Edipo que siendo vidente no veía y se arranca los ojos para ver la verdad”
Perdió una vista pero ya no le engañan las apariencias, la ropa, el nombre, la billetera… la cuenta bancaria.
También descubrió en las malas que algunos de quienes se rodeaba muchos  no estuvieron cuando los necesitó.
En la actualidad, concurre a clases de plástica con Federico Arnaud, a quien conozco desde que comenzó a trabajar en Secundaria.
“Fui su profesor y hoy los roles cambiaron…aparte de plástica escribo y hago gestión”.
Recientemente organizó una jornada a sobre la escritora Nancy Bacelo y de mi. Elder Silva (también salteño de colonia Lavalleja), Roberto Etchavarren, Mariano Arana, además  de exponer parte de su  trabajo que figura en el libro «El velo del Misterio».
UNA VALIOSA
REFLEXIÓN
Daniel Albernaz se ha vinculado para ayudar a otros con su experiencia a la Red de Víctimas y Familiares de Víctimas de Siniestros de Tránsito.
“Dije siniestro, no accidente, pues son dos términos diferentes referidos a dos realidades distintas, mientras el accidente es azaroso y eventual, el siniestro no”.
En el siniestro falla el factor humano y eso se puede prevenir con educación.
Albernaz reconoce que el periodismo y los medios cuentan con las vías para concientizar sobre este tema.
“Estoy empezando a ser conciente del mundo… conjuntamente con Unasev y como integrante de la Red de Víctimas y Familiares de Víctimas de Siniestros de Tránsito, estuvimos en Tacuarembó, organizando la creación de la red local.
Es fundamental respetar las normas de tránsito, tanto conductores como peatones. El Estado debe asumir un rol protagónico en ello”.

Daniel Albernaz – conocido en nuestro ámbito educativo por su ejercicio en la docencia de Literatura –  vivió un suceso que le cambió para siempre su modo de ver la vida.

En el 2009 experimentó un siniestro de tránsito que le dejó hasta hoy, serias secuelas.

Empero lejos de caer en un estado de depresión, decidió continuar con su vida y compartir su experiencia para generar unaalbernaz001 sociedad más conciente, con valor hacia la vida.

Hoy trabaja mano con mano con la Red de Víctimas y Familiares de Víctimas de Siniestros de Tránsito y asevera que es un tema prioritario a nivel nacional, en el cual somos todos responsables, al igual que el Estado en cuanto a promover políticas de prevención.

Eligió la Literatura y el camino de la docencia y en el 2007 pidió un año sabático para irse a la capital del país y realizar un trabajo de investigación sobre Nancy Bacelo, destacada literata uruguaya con la cual comparte una amistad, quien falleció el 1ro. de septiembre de ese año.

A partir de ese momento se instaló en la capital del país, ejerciendo su labor docente.

El 2 de marzo 2009 Daniel se dirigía a una reunión en el Codicen como delegado de sus compañeros del CERP Salto y tuvo un siniestro de tránsito a una cuadra en Cuareim y Guatemala frente al diario “El Observador”.

“Mis alumnos se portaron genial… me apoyaron y mimaron, compartía con ellos mi amor por la música, el cine, la literatura y de todo eso me llenaron la casa” – rememoró

El policía que lo atendió en el lugar del siniestro, se comunicó con una de sus amistades que vive en Artigas.

“Ella pensó que yo estaba en Salto y enloqueció” y comenzó a comunicarse con otros allegados y amigos de Albernaz.

LAS VICISITUDES DE SU FAMILIAPARA PODER UBICARLO

Su hermana desde Salto fue a la comisaría a efectos de obtener información y dar con el nosocomio donde se hallaba internado el docente siniestrado.

“Hete aquí viene una falla, no hay banco de datos y le dijeron que tendría que ir por todas las comisarías… mis amigos de allí, llamaron a hospitales y sanatorios” – relató.

Fue así que  finalmente lograron saber que en el Hospital Maciel supieron había un siniestrado grave, que correspondía con la identidad de Daniel Albernaz.

“Mi hermana quiso verme y le dijeron que yo estaba muy mal y que verlo en esas condiciones la afectaría”.

El profesor salteño guarda un gran agradecimiento hacia todo el personal médico que lo atendió.

“LOS MÉDICOS ME SALVARON LA VIDA…LES ESTOY MUY AGRADECIDO”

“Del Maciel me trasladaron a Casmu,  pues soy socio desde hace muchos años.

Cuando llegué, Elizabeth Johnston, una Neuróloga grado 5 me intervino, luego el Dr. Daniel Kertesz que también es Odontológo, y Cirujano Plástico y no se ve lo que me hizo. Ambos me salvaron la vida y se los agradezco eternamente

El siniestro lo relegó a Albernaz a un mes en coma, tres meses en centro de terapia intensiva con peligro de vida  y varios meses inconsciente.

Posteriormente vino la etapa de internación domiciliaria y desde hace tres meses, pudo recuperar la lucidez plena.

Asegura tener amnesia de los sucesos anteriores a octubre 2009 y vaguedad de recuerdos de lo posterior; solamente tiene impresiones.

“Lo positivo es que no me deprimo, angustio ni  me bajoneo…pues estoy vivo y esos son lujos que no me los puedo dar… la vida es el más grade tesoro que tenemos.

UN ANTES Y UN DESPUES… LA VALORACIÓN DE ESTAR VIVO

Al cabo de experimentar un suceso totalmente imprevisible,  Albernaz tiene presente que “hay que sentirse feliz de poder tomar agua de Ose como si fuese el mejor champagne… muchos directamente no tienen ese privilegio… creo que valoro todo aún más y estoy feliz de estar vivo”

Y haciendo gala de su sapiencia sobre literatura dice que se siente Edipo que siendo vidente no veía y se arranca los ojos para ver la verdad”

Perdió una vista pero ya no le engañan las apariencias, la ropa, el nombre, la billetera… la cuenta bancaria.

También descubrió en las malas que algunos de quienes se rodeaba muchos  no estuvieron cuando los necesitó.

En la actualidad, concurre a clases de plástica con Federico Arnaud, a quien conozco desde que comenzó a trabajar en Secundaria.

“Fui su profesor y hoy los roles cambiaron…aparte de plástica escribo y hago gestión”.

Recientemente organizó una jornada a sobre la escritora Nancy Bacelo y de mi. Elder Silva (también salteño de colonia Lavalleja), Roberto Etchavarren, Mariano Arana, además  de exponer parte de su  trabajo que figura en el libro «El velo del Misterio».

UNA VALIOSA REFLEXIÓN

Daniel Albernaz se ha vinculado para ayudar a otros con su experiencia a la Red de Víctimas y Familiares de Víctimas de Siniestros de Tránsito.

“Dije siniestro, no accidente, pues son dos términos diferentes referidos a dos realidades distintas, mientras el accidente es azaroso y eventual, el siniestro no”.

En el siniestro falla el factor humano y eso se puede prevenir con educación.

Albernaz reconoce que el periodismo y los medios cuentan con las vías para concientizar sobre este tema.

“Estoy empezando a ser conciente del mundo… conjuntamente con Unasev y como integrante de la Red de Víctimas y Familiares de Víctimas de Siniestros de Tránsito, estuvimos en Tacuarembó, organizando la creación de la red local.

Es fundamental respetar las normas de tránsito, tanto conductores como peatones. El Estado debe asumir un rol protagónico en ello”.