“Mi candidatura es resistida por principales grupos del FA que no ven que suma a los que no se sienten representados”

“Mi candidatura es resistida por principales grupos del FA que no ven que suma a los que no se sienten representados”
on mucho calor, en un pequeño local sin ventilación, con pocas sillas, una mesa chica y escasos materiales electorales que por reclamo de su candidata fueron repartidos a la prensa, la precandidata a la presidencia de la República por el Frente Amplio, Constanza Moreira estuvo en Salto y apuntó con todo, sin problemas hacia la interna de la coalición de izquierdas.
Tiene 54 años de edad y es senadora titular del Movimiento de Participación Popular. Es politóloga y docente universitaria. Desde que lanzó su precandidatura en la interna del Frente Amplio, varios la vieron con malos ojos, porque interpretaron que lo que estaba haciendo era romper con la anhelada unidad dentro de la coalición de izquierdas, sin embargo, ella entiende que su presentación en las internas podrá “fortalecer” a la izquierda uruguaya, devenida en candidatos ya entrados en años, hombres y con sentido conservador. Entiende que su propuesta generará una “alteración” en la estructura partidaria del Frente, algo que considera “importante”.
Destaca que “pesa y mucho”, su cuestión de género, ya que a diferencia de Brasil, Argentina, Chile, Alemania o Inglaterra que fueron o son gobernadas por mujeres, el Uruguay está considerado como uno “de los peores países del mundo en lo que tiene que ver con la participación de la mujer en política en lugares de privilegio”.
“Si hoy tanto problema para encontrar una candidata mujer en la fórmula presidencial, es producto de la invisibilización de la mujer en política, sino sería mucho más fácil encontrar una mujer para ello”, dijo la senadora del Frente Amplio y precandidata a presidente.
COMPETIR
Sobre los motivos que determinaron su precandidatura a la presidencia y los fines que esta persigue  “nosotros queríamos competencia presidencial y sin dudas aspirábamos a tener más apoyo o menos resistencia de las que estamos teniendo desde los principales grupos del Frente Amplio. Hay algo que me parece que los sectores del FA, no terminan de entender y es la característica positiva que tiene la candidatura alternativa respecto de la perspectiva electoral en su conjunto”, dijo Moreira.
Y enfatizó “soy politóloga, no haría nada para dañar al Frente Amplio, si lo hago es porque creo que esto ayuda a representar a un montón de gente que no se tiene representada por los principales sectores del FA y por la candidatura del Tabaré Vázquez, es muy simple”.
Aunque reconoció que quizás “nuestra candidatura no de cuenta de toda esa representación porque el Frente Amplio es muy grande, hay mucha diversidad política y mucha diversidad ideológica y para poder representarlo bien tendríamos que tener más de dos candidatos. Por ahora eso es lo que tenemos, pero nosotros habríamos aspirado a que los sectores miraran con más simpatía que con menos resistencia a la idea de una candidatura alternativa”.
Allí apeló a lo que se ha dicho públicamente por parte del algunos sectores del FA que se muestran renuentes a que haya lanzado su campaña como precandidata a presidente. “Cuando yo veo los comentarios que se hacen sobre el discurso mío del acto del 26 de Marzo (en Montevideo y en conjunto con Tabaré Vázquez), me doy cuenta que los comentarios expresan más rechazos a mi candidatura que otra cosa, porque el discurso del 26 de Marzo fue cualquier cosa menos confrontativo”, expresó.
Siguió diciendo en relación a la postura que llevó a esa celebración pública del Frente Amplio, donde sabía que iba a estar en el ojo de la militancia que “por un lado, fue un discurso pro positivo y que por un lado criticó a los partidos tradicionales, con la idea del modelo agotado de éstos, y por otro lado, un discurso que trató de plantear cosas hacia adelante de la campaña, así que viendo la resistencia de varios sectores a esta candidatura, que sin dudas más bien ayuda que desestimula, y que intenta representar a los que no se sienten representados dentro de la izquierda hoy, yo diría que el primer objetivo que tenemos por delante es el de abrir un espacio nuevo dentro del Frente Amplio”.
Sobre el mismo dijo que se trata de un “proceso en construcción y por lo tanto ya veremos qué características va a ir tomando. Pero en este período el FA va a recibir una alteración muy importante, porque teníamos un FA con un MPP grande, con un 30 por ciento de los votos, un Frente Líber Seregni segundo, un Partido Socialista que articulaba entre los dos y después venían partidos bastante menores y me parece que vamos a una estructura distinta, donde el MPP va a caer proporcionalmente en votos, se está produciendo una acumulación entre el MPP, el Partido Comunista y la 711 (de Raúl Sendic), el Partido Socialista ha tendido a acercarse más al Frente Líber Seregni, así que nosotros logramos aire del Frente Amplio vamos a hacer un tercer campo que es lo que buscamos”.
n
Con mucho calor, en un pequeño local sin ventilación, con pocas sillas, una mesa chica y escasos materiales electorales que por reclamo de su candidata fueron repartidos a la prensa, la precandidata a la presidencia de la República por el Frente Amplio, Constanza Moreira estuvo en Salto y apuntó con todo, sin problemas hacia la interna de la coalición de izquierdas.
Tiene 54 años de edad y es senadora titular del Movimiento de Participación Popular. Es politóloga y docente universitaria. Desde que lanzó su precandidatura en la interna del Frente Amplio, varios la vieron con malos ojos, porque interpretaron que lo que estaba haciendo era romper con la anhelada unidad dentro de la coalición de izquierdas, sin embargo, ella entiende que su presentación en las internas podrá “fortalecer” a la izquierda uruguaya, devenida en candidatos ya entrados en años, hombres y con sentido conservador. Entiende que su propuesta generará una “alteración” en la estructura partidaria del Frente, algo que considera “importante”.
Destaca que “pesa y mucho”, su cuestión de género, ya que a diferencia de Brasil, Argentina, Chile, Alemania o Inglaterra que fueron o son gobernadas por mujeres, el Uruguay está considerado como uno “de los peores países del mundo en lo que tiene que ver con la participación de la mujer en política en lugares de privilegio”.
“Si hoy tanto problema para encontrar una candidata mujer en la fórmula presidencial, es producto de la invisibilización de la mujer en política, sino sería mucho más fácil encontrar una mujer para ello”, dijo la senadora del Frente Amplio y precandidata a presidente.
COMPETIR
Sobre los motivos que determinaron su precandidatura a la presidencia y los fines que esta persigue  “nosotros queríamos competencia presidencial y sin dudas aspirábamos a tener más apoyo o menos resistencia de las que estamos teniendo desde los principales grupos del Frente Amplio. Hay algo que me parece que los sectores del FA, no terminan de entender y es la característica positiva que tiene la candidatura alternativa respecto de la perspectiva electoral en su conjunto”, dijo Moreira.
Y enfatizó “soy politóloga, no haría nada para dañar al Frente Amplio, si lo hago es porque creo que esto ayuda a representar a un montón de gente que no se tiene representada por los principales sectores del FA y por la candidatura del Tabaré Vázquez, es muy simple”.
Aunque reconoció que quizás “nuestra candidatura no de cuenta de toda esa representación porque el Frente Amplio es muy grande, hay mucha diversidad política y mucha diversidad ideológica y para poder representarlo bien tendríamos que tener más de dos candidatos. Por ahora eso es lo que tenemos, pero nosotros habríamos aspirado a que los sectores miraran con más simpatía que con menos resistencia a la idea de una candidatura alternativa”.
Allí apeló a lo que se ha dicho públicamente por parte del algunos sectores del FA que se muestran renuentes a que haya lanzado su campaña como precandidata a presidente. “Cuando yo veo los comentarios que se hacen sobre el discurso mío del acto del 26 de Marzo (en Montevideo y en conjunto con Tabaré Vázquez), me doy cuenta que los comentarios expresan más rechazos a mi candidatura que otra cosa, porque el discurso del 26 de Marzo fue cualquier cosa menos confrontativo”, expresó.
Siguió diciendo en relación a la postura que llevó a esa celebración pública del Frente Amplio, donde sabía que iba a estar en el ojo de la militancia que “por un lado, fue un discurso pro positivo y que por un lado criticó a los partidos tradicionales, con la idea del modelo agotado de éstos, y por otro lado, un discurso que trató de plantear cosas hacia adelante de la campaña, así que viendo la resistencia de varios sectores a esta candidatura, que sin dudas más bien ayuda que desestimula, y que intenta representar a los que no se sienten representados dentro de la izquierda hoy, yo diría que el primer objetivo que tenemos por delante es el de abrir un espacio nuevo dentro del Frente Amplio”.
Sobre el mismo dijo que se trata de un “proceso en construcción y por lo tanto ya veremos qué características va a ir tomando. Pero en este período el FA va a recibir una alteración muy importante, porque teníamos un FA con un MPP grande, con un 30 por ciento de los votos, un Frente Líber Seregni segundo, un Partido Socialista que articulaba entre los dos y después venían partidos bastante menores y me parece que vamos a una estructura distinta, donde el MPP va a caer proporcionalmente en votos, se está produciendo una acumulación entre el MPP, el Partido Comunista y la 711 (de Raúl Sendic), el Partido Socialista ha tendido a acercarse más al Frente Líber Seregni, así que nosotros logramos aire del Frente Amplio vamos a hacer un tercer campo que es lo que buscamos”.