“No comprendo que pretende enseñarnos, los salteños no precisamos de su mesiánico aporte para saber de lo importante de la continuidad de la Bienal de Salto”

En respuesta al libelo del Sr. Oscar Larroca del día 4 de octubre del 2013 publicado en el Diario “El Pueblo” de Salto
Agradecemos al Diario El Pueblo por darnos la oportunidad de contestar a las severas acusaciones vertidas en nuestra contra por el Sr. Oscar Larroca.
Antes que nada invitar a los salteños a que concurran masivamente a la Bienal, como siempre lo han hecho, donde hay muchas obras de excelente nivel, incluidas muchas de las premiadas.
Manifestar nuestro apoyo a este evento que nos ha movilizado desde siempre y a la participación de los artistas de todo el país, y si fuera posible también de extranjeros como se ha intentado desde siempre lograr.
Expresar nuestra convicción de que la Bienal de Salto, con su prestigio y el compromiso de todos los actores culturales de Salto, afortunadamente está por encima de toda crítica, provenga de donde provenga, y sí debe aceptarlas como sucede en cualquier actividad. Integramos las comisiones organizadoras de las Bienales del ’98 y del 2000, nos enteramos de muchas críticas que se hicieron a las mismas, y nadie involucrado con la organización salió a descalificar o difamar a quienes las hicieron atribuyéndoles aviesas intenciones.
Réplica a la publicación
del Sr. Larroca
En primer lugar expresar nuestra sorpresa ante que se nos considere capaces de incidir en la opinión pública por ser ”referentes culturales” de tal importancia, porque no creemos serlo, salvo quizás en temas patrimoniales. Manifestar además nuestra creencia de que la población salteña tiene formación y madurez suficiente para elaborar sus propias opiniones.
La polémica se genera a partir de una publicación mía del 29 de setiembre en el muro de mi perfil de facebook, que dice:
“El público, en general, y muchos artistas presentes, no comparten el fallo del jurado, a excepción, para algunos, de las obras de Bassi, de Stolarsky y Pastorino. Salto organiza una Bienal divorciada del interés de sus habitantes…”.
Pregunto: ¿ puede eso considerarse un intento de “oscurecer la muestra y ensuciar de forma gratuita al jurado”(sic)?
El Sr. Larroca maneja frases extraídas de contexto de la polémica iniciada a partir de esa publicación en facebook, y enterado de su contenido  comenzó a enviarme mensajes al respecto, ante lo cual lo invité a participar de la misma, prueba clara de que no existía ninguna conspiración, donde ingresó el 30 de setiembre a las 15:22 según el registro que tengo archivado.
Mucha gente se expresó con libertad, en el acierto o en el error, creyendo que se encontraba en un ámbito privado de amigos, sin pensar que eso sería difundido y replicado a otras personas que también comenzaron a pedirme amistad para participar de la misma, algunas de las cuales acepté.
No voy a cometer la infidencia de transcribir aquí frases de dicha polémica ya que me parece poco ético hacerlo, salvo en el caso de alguna del propio denunciante, quien seguramente tiene otro concepto, ya que las de otros las hizo públicas en su artículo.
Ante opiniones en la referida publicación respecto a que los jurados de Montevideo conocían a los artistas residentes en esa, como era lógico pensar, el Sr. Larroca en su comentario inicial en la misma de las 15.22 había manifestado: «El jurado no puede saber «que es la misma gente», salvo en el caso de Vignolo, que se le veía la cara en el video que mandó.»(sic)
En contra de esa aseveración, y a raíz de que debido a su intervención se hizo algo más pública la polémica, nos informan artistas de Montevideo, por mensaje privado, que uno de los jurados, el Sr. Boglione, ya había hecho una crítica elogiosa a la obra que obtuvo el primer premio, cuando la misma estaba expuesta en la Bienal de Montevideo, en artículo del 22.3.2013 en “La Diaria”, en artículo titulado “De la Bienal como escaparate”, donde dice de la misma: “Luna con dormilones de Pablo Uribe (Uruguay). El meteorólogo mediático Núbel Cisneros que, impasible, relata lo que parece un pronóstico del tiempo, pero que se refiere, en realidad -aunque no haya enganches visuales que lo manifiesten- a una famosa pintura de José Cúneo. Sutil meditación, a través de un deslinde culto, sobre lenguaje técnico y expresividad, exactitud y vaguedad, palabra e imaginación.”(sic)
Entonces, ¿cómo puede afirmar que el jurado no podría saber que es la misma gente?… Nosotros solo inferíamos con lógica elemental, que el jurado, salvo la integrante extranjera, conocía a los artistas premiados y que eso otorga cierta ventaja a los artistas ya consagrados en el medio, cosa con la que concuerdan muchos artistas no locales, sin atribuirle malas intenciones, y aún pensamos, pese a lo mencionado anteriormente, que los integrantes del jurado no las tuvieron.
Su puntualización 2 corre toda por cuenta suya, la realidad existe y nadie intenta forzar nada…
En la 3 involucra el tácito apoyo a la difusión de mis opiniones de artistas no admitidos, desconozco cuales porque no los nombra, y mis publicaciones las hice a título personal, como salteño que se criara con los salones y bienales de primavera, y participara en la organización de dos de ellas como mencioné anteriormente. La frase donde expresé: “me parece bien que la gente esté enojada, para ver si algo cambia”, no es ningún comentario pirómano (su figura de “incendiar las praderas”(sic) parece muy poco feliz…) sino una aspiración a que cambien algunas cosas en el futuro, como que artistas desconocidos de todo el país deban competir en igualdad de condiciones contra artistas consagrados. Muchos artistas montevideanos también están molestos de que haya participado la obra ya hiper consagrada de Uribe aunque no haya nada ilegal en ello.
No dice el Sr. Larroca, que se presenta tan correcto en su artículo, que él nos respondió, en otra instancia a la hora 21:12 : “Respecto del jurado, siempre van a venir con el diario del lunes los que perdieron («qué jurado horrible») y los que ganaron («que jurado fenómeno»). En fin, tilinguería pura, ignorancia, maniqueísmo y mala leche.”, adjudicando él sí malas intenciones a todos aquellos que perdieron y están desconformes con ello. Ciertamente no es mi caso, y debo agradecer al jurado no haber sido seleccionado ya que me libraron de hacer un papelón frente a muchas obras de excelencia que se exponen.
Luego sigue manejando la información a su gusto con fragmentos aislados de contexto que llevaría páginas rebatir uno a uno y obligaría a incluir opiniones que juzgo no se deben compartir ya que fueron hechas en un ámbito privado.
Respecto a la puntualización 7 agradezco sus palabras, porque formé parte en muchas formas de la creación de ese “invalorable espacio” (sic), y muy activamente en las Bienales de 1998 y 2000 en que integré la Comisión organizadora, habiendo estado invitado a participar en  la del 2011, honor al que decliné ya que quería poder presentarme a la misma.
Rechazo plenamente la intención que atribuye en el punto 8, a quienes estamos en contra del fallo, de “ensuciar de forma gratuita y soez al jurado”. Y es en aras de mantener la continuidad del evento en los níveles magníficos que se habían alcanzado que emitimos nuestras críticas.
Respecto al punto 9 no comprendo que pretende enseñarnos, los salteños no precisamos de su mesiánico aporte para saber de lo importante de la continuidad de la Bienal de Salto, como de la importancia de la presencia de artistas de todo el país, y nuestro reclamo es simplemente el de una evaluación más objetiva que asegure igualdad de condiciones para todos, lo que a nuestro juicio solo lo asegura la exigencia de que la obra presentada sea inédita y la presencia de mayoría de extranjeros en el jurado.
Reitero que esta publicación mía del 29 de setiembre la hice pensando  solo en los amigos del facebook y si hubiera tenido otras intenciones hubiera enviado una nota para ser publicada, como he hecho tantas veces respecto a otros temas.
Mi crítica inicial al primer premio solo era que a mi juicio no se debería premiar una obra tan elitista que por lo que he visto la gente no comprende ni valora, y a los premios en general a que tres de los cinco principales premios fueran otorgados a figuras tan conocidas y avaladas, aspecto este último que ha sido compartido por importantes artistas no salteños como también discutido por otros…
Reitero que a mi entender la Bienal está por encima de mi opinión y de la suya y perdurará en tanto exista expresión artística en nuestro país. Espero también que siga existiendo la más absoluta libertad de expresión donde se puedan manifestar discrepancias sin que alguien les atribuya intenciones que no tienen.
Arq. Edmundo Rodríguez Prati.

En respuesta al libelo del Sr. Oscar Larroca del día 4 de octubre del 2013 publicado en el Diario “El Pueblo” de Salto

Agradecemos al Diario El Pueblo por darnos la oportunidad de contestar a las severas acusaciones vertidas en nuestra contra por el Sr. Oscar Larroca.

Antes que nada invitar a los salteños a que concurran masivamente a la Bienal, como siempre lo han hecho, donde hay muchas obras de excelente nivel, incluidas muchas de las premiadas.

Manifestar nuestro apoyo a este evento que nos ha movilizado desde siempre y a la participación de los artistas de todo el país, y si fuera posible también de extranjeros como se ha intentado desde siempre lograr.

Expresar nuestra convicción de que la Bienal de Salto, con su prestigio y el compromiso de todos los actores culturales de Salto, afortunadamente está por encima de toda crítica, provenga de donde provenga, y sí debe aceptarlas como sucede en cualquier actividad. Integramos las comisiones organizadoras de las Bienales del ’98 y del 2000, nos enteramos de muchas críticas que se hicieron a las mismas, y nadie involucrado con la organización salió a descalificar o difamar a quienes las hicieron atribuyéndoles aviesas intenciones.

Réplica a la publicación

del Sr. Larroca

En primer lugar expresar nuestra sorpresa ante que se nos considere capaces de incidir en la opinión pública por ser ”referentes culturales” de tal importancia, porque no creemos serlo, salvo quizás en temas patrimoniales. Manifestar además nuestra creencia de que la población salteña tiene formación y madurez suficiente para elaborar sus propias opiniones.

La polémica se genera a partir de una publicación mía del 29 de setiembre en el muro de mi perfil de facebook, que dice:

“El público, en general, y muchos artistas presentes, no comparten el fallo del jurado, a excepción, para algunos, de las obras de Bassi, de Stolarsky y Pastorino. Salto organiza una Bienal divorciada del interés de sus habitantes…”.

Pregunto: ¿ puede eso considerarse un intento de “oscurecer la muestra y ensuciar de forma gratuita al jurado”(sic)?

El Sr. Larroca maneja frases extraídas de contexto de la polémica iniciada a partir de esa publicación en facebook, y enterado de su contenido  comenzó a enviarme mensajes al respecto, ante lo cual lo invité a participar de la misma, prueba clara de que no existía ninguna conspiración, donde ingresó el 30 de setiembre a las 15:22 según el registro que tengo archivado.

Mucha gente se expresó con libertad, en el acierto o en el error, creyendo que se encontraba en un ámbito privado de amigos, sin pensar que eso sería difundido y replicado a otras personas que también comenzaron a pedirme amistad para participar de la misma, algunas de las cuales acepté.

No voy a cometer la infidencia de transcribir aquí frases de dicha polémica ya que me parece poco ético hacerlo, salvo en el caso de alguna del propio denunciante, quien seguramente tiene otro concepto, ya que las de otros las hizo públicas en su artículo.

Ante opiniones en la referida publicación respecto a que los jurados de Montevideo conocían a los artistas residentes en esa, como era lógico pensar, el Sr. Larroca en su comentario inicial en la misma de las 15.22 había manifestado: «El jurado no puede saber «que es la misma gente», salvo en el caso de Vignolo, que se le veía la cara en el video que mandó.»(sic)

En contra de esa aseveración, y a raíz de que debido a su intervención se hizo algo más pública la polémica, nos informan artistas de Montevideo, por mensaje privado, que uno de los jurados, el Sr. Boglione, ya había hecho una crítica elogiosa a la obra que obtuvo el primer premio, cuando la misma estaba expuesta en la Bienal de Montevideo, en artículo del 22.3.2013 en “La Diaria”, en artículo titulado “De la Bienal como escaparate”, donde dice de la misma: “Luna con dormilones de Pablo Uribe (Uruguay). El meteorólogo mediático Núbel Cisneros que, impasible, relata lo que parece un pronóstico del tiempo, pero que se refiere, en realidad -aunque no haya enganches visuales que lo manifiesten- a una famosa pintura de José Cúneo. Sutil meditación, a través de un deslinde culto, sobre lenguaje técnico y expresividad, exactitud y vaguedad, palabra e imaginación.”(sic)

Entonces, ¿cómo puede afirmar que el jurado no podría saber que es la misma gente?… Nosotros solo inferíamos con lógica elemental, que el jurado, salvo la integrante extranjera, conocía a los artistas premiados y que eso otorga cierta ventaja a los artistas ya consagrados en el medio, cosa con la que concuerdan muchos artistas no locales, sin atribuirle malas intenciones, y aún pensamos, pese a lo mencionado anteriormente, que los integrantes del jurado no las tuvieron.

Su puntualización 2 corre toda por cuenta suya, la realidad existe y nadie intenta forzar nada…

En la 3 involucra el tácito apoyo a la difusión de mis opiniones de artistas no admitidos, desconozco cuales porque no los nombra, y mis publicaciones las hice a título personal, como salteño que se criara con los salones y bienales de primavera, y participara en la organización de dos de ellas como mencioné anteriormente. La frase donde expresé: “me parece bien que la gente esté enojada, para ver si algo cambia”, no es ningún comentario pirómano (su figura de “incendiar las praderas”(sic) parece muy poco feliz…) sino una aspiración a que cambien algunas cosas en el futuro, como que artistas desconocidos de todo el país deban competir en igualdad de condiciones contra artistas consagrados. Muchos artistas montevideanos también están molestos de que haya participado la obra ya hiper consagrada de Uribe aunque no haya nada ilegal en ello.

No dice el Sr. Larroca, que se presenta tan correcto en su artículo, que él nos respondió, en otra instancia a la hora 21:12 : “Respecto del jurado, siempre van a venir con el diario del lunes los que perdieron («qué jurado horrible») y los que ganaron («que jurado fenómeno»). En fin, tilinguería pura, ignorancia, maniqueísmo y mala leche.”, adjudicando él sí malas intenciones a todos aquellos que perdieron y están desconformes con ello. Ciertamente no es mi caso, y debo agradecer al jurado no haber sido seleccionado ya que me libraron de hacer un papelón frente a muchas obras de excelencia que se exponen.

Luego sigue manejando la información a su gusto con fragmentos aislados de contexto que llevaría páginas rebatir uno a uno y obligaría a incluir opiniones que juzgo no se deben compartir ya que fueron hechas en un ámbito privado.

Respecto a la puntualización 7 agradezco sus palabras, porque formé parte en muchas formas de la creación de ese “invalorable espacio” (sic), y muy activamente en las Bienales de 1998 y 2000 en que integré la Comisión organizadora, habiendo estado invitado a participar en  la del 2011, honor al que decliné ya que quería poder presentarme a la misma.

Rechazo plenamente la intención que atribuye en el punto 8, a quienes estamos en contra del fallo, de “ensuciar de forma gratuita y soez al jurado”. Y es en aras de mantener la continuidad del evento en los níveles magníficos que se habían alcanzado que emitimos nuestras críticas.

Respecto al punto 9 no comprendo que pretende enseñarnos, los salteños no precisamos de su mesiánico aporte para saber de lo importante de la continuidad de la Bienal de Salto, como de la importancia de la presencia de artistas de todo el país, y nuestro reclamo es simplemente el de una evaluación más objetiva que asegure igualdad de condiciones para todos, lo que a nuestro juicio solo lo asegura la exigencia de que la obra presentada sea inédita y la presencia de mayoría de extranjeros en el jurado.

Reitero que esta publicación mía del 29 de setiembre la hice pensando  solo en los amigos del facebook y si hubiera tenido otras intenciones hubiera enviado una nota para ser publicada, como he hecho tantas veces respecto a otros temas.

Mi crítica inicial al primer premio solo era que a mi juicio no se debería premiar una obra tan elitista que por lo que he visto la gente no comprende ni valora, y a los premios en general a que tres de los cinco principales premios fueran otorgados a figuras tan conocidas y avaladas, aspecto este último que ha sido compartido por importantes artistas no salteños como también discutido por otros…

Reitero que a mi entender la Bienal está por encima de mi opinión y de la suya y perdurará en tanto exista expresión artística en nuestro país. Espero también que siga existiendo la más absoluta libertad de expresión donde se puedan manifestar discrepancias sin que alguien les atribuya intenciones que no tienen.

Arq. Edmundo Rodríguez Prati.