“Si la sociedad y las empresas del medio no nos dan una mano, no sabemos qué va a pasar”, dijo Juan C. Sánchez

“Si la sociedad y las empresas del medio no nos dan una  mano, no sabemos qué va a pasar”, dijo Juan C. Sánchez
El estado abandónico y el maltrato animal, junto a la omisión de tenencia responsable son temas que siguen preocupando hondamente a la Protectora de Animales de Salto (PRODEA), que prosigue en la lucha constante para que las mascotas puedan tener los servicios indispensables que todo animal merece.
Juan Carlos Sánchez, presidente de la institución se refirió a toda la actividad cumplida y a los logros a corto plazo, en los que se cuentan la realización del muro perimetral en la nueva morada de los canes y la necesidad de comenzar la construcción de 35 caniles donde se alojaría la población canina.
Está previsto comenzar a principios de año con una campaña a nivel departamental, con la  finalidad de recabar fondos para poder culminar las obras.
A lo largo de la actividad anual no surgieron demasiadas novedades, salvo en los últimos días que quienes integran Prodea, pudieron conseguir los materiales con la Intendencia Departamental, para concretar finalmente el muro perimetral en la quinta.
“Está aún pendiente toda la parte interna, se tiene proyectado como mínimo la construcción de 37 caniles y ello demandará dinero tanto en materiales como mano de obra, situación que nos tiene muy preocupados porque se hacen cuentas y nos percatamos que si la sociedad y las empresas del medio – a quienes hemos cursado nota – no nos dan una mano, no sabemos qué va a pasar.
Nosotros ponemos todo lo que está a nuestro alcance, pero somos muy pocos trabajando en esto y no nos dan las fuerzas ni los medios económicos para todo lo que urge hacer” – reveló Sánchez.
Aún no se ha podido trasladar a los animales a la nueva morada, lo que implica la manutención de dos frentes y ello demanda mucho dinero.
Cada vez se agranda el presupuesto, las entradas son las mismas y a veces menos de lo pensado.
En materia de comida, el representante de la protectora sostuvo que felizmente los canes están bien alimentados, merced a que la Intendencia ha cumplido sin inconvenientes con las partidas, que llegan regularmente.
Por otra parte se tiene un gasto muy importante con los servicios de veterinaria; implica que el dinero recibido por parte de la Intendencia se va en alquileres y el servicio de atención médica para los animales.
Lo que sigue generando malestar es el maltrato y abandono animal: a veces viene una buena racha de entregar perros en adopción y “se encuentran personas inescrupulosas que llegan en vehículo y dejan animales frente a la puerta de la protectora” – un grave problema al que no se ha encontrado solución hasta el momento.
A diario se reciben alrededor de quince o veinte llamadas a Prodea, donde se denuncian casos de maltrato y abandono de perros.
La labor voluntaria de Prodea es muy sacrificada, puesto que no se dispone de un horario fijo de trabajo, no hay sábados ni domingos, ni días festivos. Hay que sí o sí acudir a las urgencias; y lamentablemente la gente no ha tomado real conciencia de ello.
“El maltrato a los animales nos crea tremendas situaciones de angustia, pues el animal que está suelto tiene posibilidades de moverse, de buscar un lugar de sombra o que alguien le de algo de comida, pero los que están atados en el fondo de una casa a la intemperie, se ven en minoría de condiciones.
A ese tema no le encontramos una explicación racional” – enfatizó  el entrevistado.
Se está muy lejos de cumplir con una tenencia responsable “pues existe una conciencia primitiva todavía en lo que significa hacerse cargo de un animal.
ABANDONO = MALTRATO
Cada vez más se entiende que los animales domésticos son una responsabilidad, no un juguete y que por tanto el propietario tiene la obligación de cuidar con la debida diligencia.
El abandono pues se puede considerar como un maltrato si consideramos que en la calle, rutas, terrenos baldíos y/o encerrados, los animales no pueden proveerse por sí mismos de comida, agua, abrigo y protección de su salud. Abandonados, sin asistencia alguna, los animales están expuestos a toda especie de agresión y violencia, como envenenamientos, golpes y muerte.
Los principales motivos del abandono animal son:
Falta de interés por el animal, Nacimiento de un hijo, mudanza hacia un espacio más pequeño, fallecimiento del propietario o ingreso de los dueños al hospital.

El estado abandónico y el maltrato animal, junto a la omisión de tenencia responsable son temas que siguen preocupando hondamente a la Protectora de Animales de Salto (PRODEA), que prosigue en la lucha constante para que las mascotas puedan tener los servicios indispensables que todo animal merece.

Juan Carlos Sánchez, presidente de la institución se refirió a toda la actividad cumplida y a los logros a corto plazo, en los que se cuentan la realización del muro perimetral en la nueva morada de los canes y la necesidad de comenzar la construcción de 35 caniles donde se alojaría la población canina.

Está previsto comenzar a principios de año con una campaña a nivel departamental, con la  finalidad de recabar fondos para poder culminar las obras.

A lo largo de la actividad anual no surgieron demasiadas novedades, salvo en los últimos días que quienes integran Prodea, pudieron conseguir los materiales con la Intendencia Departamental, para concretar finalmente el muro perimetral en la quinta.

“Está aún pendiente toda la parte interna, se tiene proyectado como mínimo la construcción de 37 caniles y ello demandará dinero tanto en materiales como mano de obra, situación que nos tiene muy preocupados porque se hacen cuentas y nos percatamos que si la sociedad y las empresas del medio – a quienes hemos cursado nota – no nos dan una mano, no sabemos qué va a pasar.

Nosotros ponemos todo lo que está a nuestro alcance, pero somos muy pocos trabajando en esto y no nos dan las fuerzas ni los medios económicos para todo lo que urge hacer” – reveló Sánchez.

Aún no se ha podido trasladar a los animales a la nueva morada, lo que implica la manutención de dos frentes y ello demanda mucho dinero.

Cada vez se agranda el presupuesto, las entradas son las mismas y a veces menos de lo pensado.

En materia de comida, el representante de la protectora sostuvo que felizmente los canes están bien alimentados, merced a que la Intendencia ha cumplido sin inconvenientes con las partidas, que llegan regularmente.

Por otra parte se tiene un gasto muy importante con los servicios de veterinaria; implica que el dinero recibido por parte de la Intendencia se va en alquileres y el servicio de atención médica para los animales.

Lo que sigue generando malestar es el maltrato y abandono animal: a veces viene una buena racha de entregar perros en adopción y “se encuentran personas inescrupulosas que llegan en vehículo y dejan animales frente a la puerta de la protectora” – un grave problema al que no se ha encontrado solución hasta el momento.

A diario se reciben alrededor de quince o veinte llamadas a Prodea, donde se denuncian casos de maltrato y abandono de perros.

La labor voluntaria de Prodea es muy sacrificada, puesto que no se dispone de un horario fijo de trabajo, no hay sábados ni domingos, ni días festivos. Hay que sí o sí acudir a las urgencias; y lamentablemente la gente no ha tomado real conciencia de ello.

“El maltrato a los animales nos crea tremendas situaciones de angustia, pues el animal que está suelto tiene posibilidades de moverse, de buscar un lugar de sombra o que alguien le de algo de comida, pero los que están atados en el fondo de una casa a la intemperie, se ven en minoría de condiciones.

A ese tema no le encontramos una explicación racional” – enfatizó  el entrevistado.

Se está muy lejos de cumplir con una tenencia responsable “pues existe una conciencia primitiva todavía en lo que significa hacerse cargo de un animal.

ABANDONO = MALTRATO

Cada vez más se entiende que los animales domésticos son una responsabilidad, no un juguete y que por tanto el propietario tiene la obligación de cuidar con la debida diligencia.

El abandono pues se puede considerar como un maltrato si consideramos que en la calle, rutas, terrenos baldíos y/o encerrados, los animales no pueden proveerse por sí mismos de comida, agua, abrigo y protección de su salud. Abandonados, sin asistencia alguna, los animales están expuestos a toda especie de agresión y violencia, como envenenamientos, golpes y muerte.

Los principales motivos del abandono animal son:

Falta de interés por el animal, Nacimiento de un hijo, mudanza hacia un espacio más pequeño, fallecimiento del propietario o ingreso de los dueños al hospital.

¿Que significa ser un dueño responsable?

Un dueño responsable se preocupa de satisfacer todas las necesidades básicas de su mascota:

–  Alimentación.

– Espacio y protección de las condiciones ambientales.

– Limpieza y desinfección del lugar donde habita la mascota.

–  Cuidados sanitarios.

– Cariño y respeto.

Un dueño responsable nunca:

– Abandona a su mascota

– Permite que deambule libremente en la calle

– Deja que se alimente de basura o desperdicios

– Consiente en que se reproduzca descontroladamente

Un dueño responsable evita que su mascota pueda transformarse en un riesgo para la salud de la familia, vecinos, otros animales o el ambiente.

Los médicos veterinarios son los únicos profesionales que pueden aconsejar correctamente sobre las medidas para mantener la salud de la mascota, curar adecuadamente las enfermedades a través de indicaciones y medicamentos específicos, y ayudar a evitar riesgos para la salud del ser humano.

Por colaboraciones, comunicarse por los  tels – 47339876 – 47321808 – 47339870 –  cel – 091357172.