“Somos gente de trabajo y solo queremos un lugar donde vivir”, dicen los ocupantes

“omos gente de trabajo, gente honesta, en muchos casos somos personas que vivimos con un desalojo, otros que no tenemos donde vivir y que estábamos viviendo de agregados con nuestras familias en algunas casas, otros lo hacíamos en el fondo de la casa de nuestros padres por no tener donde ir, y hasta algunos en una carpa al lado del río, por eso ocupamos este lugar que tiene 400 metros cuadrados y que está vacío”, señalaron varios de los integrantes de la “Comisión de Vecinos” que ayer analizaban la serie de denuncias recibidas por parte de las autoridades ante la acción emprendida.
Luego de haber sido notificados de la denuncia penal en su contra y con una disposición judicial que podría surgir en las próximas horas, quienes dijeron ser los representantes de las 62 familias, se mostraban positivos con la posibilidad de “llegar a un acuerdo” para no ser desalojados.
“Mi caso es de hacinamiento, vivía con otra familia y éramos muchos, yo soy trabajador, y no tengo un lugar para darle a mi familia, en el barrio se corrió la voz de que estaban armando casas acá y yo me vine, no tengo nada que perder si estaba viviendo mal, ahora espero poder levantar mi casa, estamos en eso y vamos a pelear para poder conseguirlo”, afirmó uno de los integrantes de la Comisión de Vecinos que se formó para enfrentar esta situación.
La misma es presidida por Walter Ferrari, uno de los primeros en instalarse en el lugar. Molesto porque, según dijo, la prensa capitalina “tergiversó” lo que estaba sucediendo, se negaban a dar declaraciones pero al final expusieron su posición a EL PUEBLO.
“Acá todos trabajamos, yo me levanto a las 7 de la mañana y hay muchos acá que hacen lo mismo para ir a ganarse el pan, pero aún así estamos en una situación de desesperación porque no tenemos donde vivir”, dijeron.
“Nadie roba luz ni agua, queremos hacer bien las cosas, queremos que nos cobren la contribución, que nos ayuden a abrir calles para que si un niño está lastimado y tiene que venir una ambulancia pueda ingresar tranquilamente, a poner luz y agua. No queremos a nadie colgado de ningún servicio, y muchos menos desprolijidades como cables en el piso y otras cosas”, dijo el representante de la comisión.
“Nosotros estamos dispuestos a pagar, queremos trabajar, si tenemos que levantar columnas de luz, lo haremos, si tenemos que trabajar para mejorar el lugar estamos dispuestos a hacerlo, no lo dudamos”, insistió.
Por lo general, los ocupantes son trabajadores, no piden dádivas, ni viven del Estado. Hay muchos niños y mujeres de todas las edades, sobre adultos mayores y mayores, los que ayer se encontraban  con caras largas, alrededor de alguna fogata para calentarse entre la bruma del frío descampado donde pasarían la noche, esperando que nadie los desaloje, por no saber adónde ir.
“Somos conscientes que hay un déficit de viviendas, que hay una situación que es mala y que eso pasa en todo el país, pero nosotros no vamos a esperar a que las cosas lluevan del cielo, ahora estamos acá, en este lugar que es un descampado abandonado, esperamos poder quedarnos y tener nuestra casa, al menos es un lugar donde vivir”, dijo uno de los jefes de familia que estaba ayer en el lugar.

“Somos gente de trabajo, gente honesta, en muchos casos somos personas que vivimos con un desalojo, otros que no tenemos donde vivir y que estábamos viviendo de agregados con nuestras familias en algunas casas, otros lo hacíamos en el fondo de la casa de nuestros padres por no tener donde ir, y hasta algunos en una carpa al lado del río, por eso ocupamos este lugar que tiene 400 metros cuadrados y que está vacío”, señalaron varios de los integrantes de la “Comisión de Vecinos” que ayer analizaban la serie de denuncias recibidas por parte de las autoridades ante la acción emprendida.

Luego de haber sido notificados de la denuncia penal en su contra y con una disposición judicial que podría surgir en las próximas horas, quienes dijeron ser los representantes de las 62 familias, se mostraban positivos con la posibilidad de “llegar a un acuerdo” para no ser desalojados.

“Mi caso es de hacinamiento, vivía con otra familia y éramos muchos, yo soy trabajador, y no tengo un lugar para darle a mi familia, en el barrio se corrió la voz de que estaban armando casas acá y yo me vine, no tengo nada que perder si estaba viviendo mal, ahora espero poder levantar mi casa, estamos en eso y vamos a pelear para poder conseguirlo”, afirmó uno de los integrantes de la Comisión de Vecinos que se formó para enfrentar esta situación.

La misma es presidida por Walter Ferrari, uno de los primeros en instalarse en el lugar. Molesto porque, según dijo, la prensa capitalina “tergiversó” lo que estaba sucediendo, se negaban a dar declaraciones pero al final expusieron su posición a EL PUEBLO.

“Acá todos trabajamos, yo me levanto a las 7 de la mañana y hay muchos acá que hacen lo mismo para ir a ganarse el pan, pero aún así estamos en una situación de desesperación porque no tenemos donde vivir”, dijeron.

“Nadie roba luz ni agua, queremos hacer bien las cosas, queremos que nos cobren la contribución, que nos ayuden a abrir calles para que si un niño está lastimado y tiene que venir una ambulancia pueda ingresar tranquilamente, a poner luz y agua. No queremos a nadie colgado de ningún servicio, y muchos menos desprolijidades como cables en el piso y otras cosas”, dijo el representante de la comisión.

“Nosotros estamos dispuestos a pagar, queremos trabajar, si tenemos que levantar columnas de luz, lo haremos, si tenemos que trabajar para mejorar el lugar estamos dispuestos a hacerlo, no lo dudamos”, insistió.

Por lo general, los ocupantes son trabajadores, no piden dádivas, ni viven del Estado. Hay muchos niños y mujeres de todas las edades, sobre adultos mayores y mayores, los que ayer se encontraban  con caras largas, alrededor de alguna fogata para calentarse entre la bruma del frío descampado donde pasarían la noche, esperando que nadie los desaloje, por no saber adónde ir.

“Somos conscientes que hay un déficit de viviendas, que hay una situación que es mala y que eso pasa en todo el país, pero nosotros no vamos a esperar a que las cosas lluevan del cielo, ahora estamos acá, en este lugar que es un descampado abandonado, esperamos poder quedarnos y tener nuestra casa, al menos es un lugar donde vivir”, dijo uno de los jefes de familia que estaba ayer en el lugar.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...