Solo alfabetización digital, ¿es suficiente?

En 2001 un 32% de los hogares uruguayos tenían computadora, en el 2008 un 50% y en el 2009 un 63% (Grupo Radar)

6Desde el comienzo de la década pasada se ha dado un proceso de constante aumento en el acceso a computadoras en nuestro país. Entre el 2001 y el 2009 las PCs en los hogares crecieron un 70% en Montevideo y un 180% en el Interior, mientras que los usuarios de Internet en el año 2009 alcanzaron un 54% en la capital y un 44% en el Interior (El perfil del internauta, 2009. Grupo Radar). El Plan Ceibal por su parte ha permitido la democratización digital en los grupos de nivel socioeconómico más bajo, en tanto un 41% de estos hogares solo cuenta con esas computadoras.

Sin embargo, cabe destacar que no todas las personas que tienen una computadora en su hogar la utilizan, no todos se conectan a Internet, y lo más importante es que para avanzar en el desarrollo de la Sociedad de la Información y el Conocimiento y de este modo colocar a Uruguay como un país competitivo en esa materia, la simple utilización de Internet no es suficiente puesto que es necesario generar capacidades en los individuos, capacidad para acceder a información y conocimiento útil, para producir contenidos propios, preguntarse sobre el mundo actual, plantearse problemas y buscar formas de resolverlos.

En ese sentido la mera alfabetización digital (en contraposición a la alfabetización informática)  pone limitaciones a las perspectivas de desarrollo de la sociedad informacional en Uruguay y a la reducción de la brecha digital.

 

Alfabetización digital vs alfabetización informacional

La alfabetización digital es mucho más general y limitada que la alfabetización informacional, la digital se reduce al uso administrativo y de control teniendo como objetivo la utilización de las nuevas tecnologías en función de la eficiencia y haciendo de los individuos meros consumidores o usuarios que solo deben aprender a ejecutar operaciones básicas, por lo cual el conocimiento de los procesos queda en manos de los especialistas.

Por otra parte, la alfabetización informacional pone como centro a la persona, de modo que la utilización de las tecnologías deben ser incorporadas como herramientas de comunicación y producción. Un sujeto alfabetizado informacionalmente es capaz de tener un conocimiento básico de operaciones, conociendo los procesos y mecanismos para tomar las decisiones tanto con respecto a lo informático pero también vinculándolo a sistemas de índole social, político o económico. Esta implica una verdadera apropiación de tecnología que favorece los vínculos sociales y afectivos.

Acceso a computadoras, Internet y distintos usos en Uruguay

Según la conocida encuesta realizada por el Grupo Radar en el año 2009, El perfil del Internauta, uno de cada tres hogares uruguayos tiene una computadora del plan Ceibal (Xo) y en uno de cada seis hogares es la única computadora (en el grupo de nivel socioeconómico bajo la Xo es la única computadora en un 41% de esos hogares, mientras que en los hogares de ingreso medio esta situación solo se observa en un 7% y en los de ingreso alto no hay casos con hogares que solo posean Xo).

En el 2009, un 92% del grupo de nivel socioeconómico alto tenía al menos una PC en su hogar, en el grupo de nivel medio alcanzó el 70% y en el bajo un 47%.

Para el mismo año, un 47% de los uruguayos contaba solo con computadoras de escritorio, un 7% solo con notebook, un 16% solo con Xo, un 12% con PC de escritorio y notebook, un 15% con PC de escritorio y Xo, y un 3% con los tres tipos mencionados.

Con relación a la utilización de Internet, un 49% de los uruguayos se conecta a Internet aunque sea esporádicamente (54% en Montevideo y 44% en el Interior) este valor llega a un 80% entre los jóvenes de 12 a 19 años, un 62% entre los de 20 y 29 años, un 58% entre las personas de 30 a 39 años y un 43% en el grupo de 40 a 49. El lugar de conexión que se observa más frecuentemente en los mayores de 12 años es el hogar (68%), los cybers (valor que bajó de un 42% en 2008 a un 23% en 2009), el lugar de trabajo (21%), la casa de amigos y familiares (14%) y los lugares de estudio (7%).

A esto se agrega que un 21% de los usuarios de Internet uruguayos son altos usuarios, consumen un 68% de las horas de conexión y se conectan 10 horas semanales; un 35% son usuarios medios, consumen un 28% de las horas y se conectan entre 2 y 10 horas semanales; y un 44% son bajos usuarios, consumen un 4% de las horas y se conectan menos de dos horas por semana.

Por último, con respecto a los usos que se le da al Internet gran parte lo utiliza para recibir y enviar mails (75%), para buscar información de interés (62%), chatear (60%), leer noticias y temas de actualidad (49%), bajar música (47%), buscar información sobre productos y servicios (46%), tareas de estudio (44%), Facebook y otras redes sociales (38% ), Youtube (36%) y tareas laborales (32%). En los hombres prevalece la búsqueda de noticias y temas de actualidad (52%) y en las mujeres las tareas de estudio (48%). Entre los adolescentes lo que más se observa es el uso del chat (75%), bajar música (66%), las tareas de estudio (62%), facebook y otras redes (55%). Entre las personas de 40 a 49 años, un 68% busca información de interés y 57% busca información sobre productos y servicios.

La Sociedad de la Información y el Conocimiento

El desarrollo como tal implica una ampliación de las capacidades de los seres humanos (Sen, Amartya. 2000) y por esto requiere de cambios en la producción y en las tecnologías a modo de ampliar esas capacidades, por lo cual la incorporación y aprovechamiento de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) constituyen un factor decisivo en esta materia.

En Uruguay, el consumo de tecnología ha aumentado por lo cual la posesión de computadoras en la población es mayor que la de Internet. Sin embargo, uno de los elementos centrales de la dinámica que caracteriza a Uruguay con niveles de inversión bajos, frecuentes crisis financieras y de endeudamiento externo como también débil generación de empleo; es la insuficiencia en el progreso tecnológico como generador de desarrollo (basado en innovación y conocimiento).

En nuestro país la inversión en Investigación y Desarrollo (I+D) es diez veces menor que el promedio mundial y la tercera parte que el promedio de Latinoamérica (Informe del PNUD -Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo-. 2005). Si bien la formación de la población uruguaya se ubica en una buena posición a nivel mundial (aunque cabe destacar el deterioro en la calidad de la educación en secundaria así como el aumento de la deserción en este sistema) y hay una difusión importante de las tecnologías, se registra un rezago en la capacidad para generar valor a través de la innovación y el conocimiento y de este modo exportar este tipo de productos y también patentarlos.

Por todo esto Uruguay se ubica entre los países que son seguidores dinámicos, con conocimiento especializado superior al de países rezagados pero no como líder, lo cual  también explica porque Uruguay ha crecido gracias a capital humano y no por medio de la innovación.

 

Necesidad de ampliar capacidades y generar innovación a través de las TIC

La simple difusión de las tecnologías acompañada de una limitada alfabetización digital (cuando no es informacional) no es suficiente para acortar la brecha digital (refiere a las desigualdades socioeconómicas que se generan entre los grupos sociales por el acceso y no acceso a los medios digitales y también por las capacidades diferentes para utilizarlos).

En ese marco, queda expresa la necesidad de ampliar las capacidades de la población a través de las tecnologías incorporando al individuo a la Sociedad de la Información no como un mero consumidor de tecnología sino como capital humano capaz de crear nuevos contenidos aplicándolos a la esfera tecnológica y productiva.

Por María Nohelia Lorda

1 Comentarios para ésta nota

  1. Juan Costa dice:

    En ese sentido las oficinas estatales deberian dar el ejemplo.El BPS,los liceos durante las inscripciones todavia hay extensas filas.
    Si se multiplica el numero de personas en las filas por el tiempo de ser atendidas se piesden miles de horas hombres al año.
    Muy pocas instituciones han adquirido el sistema de consulta por Internet en sus sitios web pero la mayoria su contenido es mas que irrelevante ya que no esta orientado al usuario.
    Si las consultas se realizasen por Internet como se hacen en los paises desarrollados los usuarios se ahorrarian un tiempo muy valioso y se dejarian de importar cantidades considerables de combustible que se despilfarra en transporte cuando una consulta puede hacerse frente a un terminal.

Háganos llegar su comentario